Economía y Empresas > Joaquín Idoyaga

Reforma de la seguridad social debe cambiar esquema de comisiones de las AFAP, según Sura

El vicepresidente de Legales para Latinoamérica considera como una falla del sistema que un jugador fije los topes a todo el sistema 

Joaquín Idoyoaga, VP de Legales para Latinoamérica de Sura

Tiempo de lectura: -'

16 de octubre de 2020 a las 05:04

El Fondo de Ahorro Previsional del sistema de AFAP -integrado por el subfondo de acumulación más el subfondo de retiro- acumula US$ 14.500 millones (cerca de 25% del PIB de Uruguay), y corresponde a los ahorros previsionales de casi 1,5 millones de uruguayos. El Observador entrevistó a Joaquín Idoyaga, VP de Legales para Latinoamérica de Sura y presidente del directorio de AFAP Sura en Uruguay y especialista en gobierno corporativo. El ejecutivo defendió el rol de las AFAP en la región, celebró la Ley de Urgente Consideración (LUC) y la reforma de la seguridad social que está en proceso. 

Idoyaga toca temas sensibles como que las prácticas de buen gobierno corporativo no son frecuentes en el país, la ley de los cincuentones y el sistema de comisiones que rige en las AFAP en Uruguay. Los accionistas del Grupo Sur son más de 600 fondos internacionales y 15.000 personas físicas. Idoyaga respondió desde Medellín, Colombia.

¿Cómo está Uruguay en materia de estándares de gobierno corporativo?

La gran ley este año es la Ley de Urgente Consideración (LUC). Sus artículos 272, 276, 278, 282 son normas que van en esa dirección, la de dar lineamientos al Estado para introducir buenas prácticas de gobierno corporativo que deben tener, como mínimo, el estándar que toma el Banco Central para los emisores de oferta de valores pública en el país. 

Las prácticas de buen gobierno corporativo no son solo para empresas privadas, son implementables en empresas públicas, y se ha hecho en otros países de América Latina. Es una forma de aggiornar a las empresas públicas, algo que es bastante ajeno en Uruguay.

¿Por qué es algo bastante ajeno en Uruguay?

Porque hay pocas empresas listadas en Bolsa en Uruguay. Si se mira la Bolsa de Valores en Montevideo y se buscan los emisores de acciones, deben ser cinco o seis, y sus acciones casi no flotan. En Uruguay, hay empresas que tienen directorios y auditores independientes, eso es bienvenido, pero es algo raro. Generalmente los propietarios de las empresas de este país son familias.

¿Eso significa que hay menos transparencia?

No, creo que en Uruguay los mercados de acciones de renta variable local no se han desarrollado. 

Pero independientemente de la causa, el resultado es que no se sabe bien qué está pasando.

Correcto. Lo que quiero decir es que en Uruguay, el Estado tiene un rol fundamental. En todos los sectores estratégicos de la economía, el Estado está presente con alguna empresa pública. 

En la medida en que esas empresas no tengan estándares de buen gobierno corporativo ni políticas para revelar su información financiera y no financiera al mercado de manera recurrente y con toda una estructura de controles internos, nunca van a acceder a que Doña María, en el barrio de Malvín o Pocitos, por ejemplo, pueda invertir o confiar en el desarrollo de esas empresas. 

Nunca van a acceder a que Doña María, en el barrio de Malvín o Pocitos, pueda invertir o  confiar en el desarrollo de esas empresas (si no hay estándares)

Ese planteo tiene larga data en el país…

Sí, cito a Danilo Astori en Latin Finance hace 10 años cuando dijo “Vamos a sacar a Bolsa a las empresas públicas: al BROU, a Ancap…”, y a mí se me hizo una sonrisa de oreja a oreja, porque la verdadera forma de democratizar el capital y la propiedad de las empresas en Uruguay es llevándolas a Bolsa. Ahora, la Ley de Urgente Consideración va en ese camino de más estándares. Eso llevará a profesionalizar más las compañías.

Pasemos al tema de la reforma de la seguridad social en Uruguay, en la que probablemente se proponga ir cada vez más a un sistema mixto, ¿qué opinión le merece?

Celebro que haya una comisión, la reforma precisa un abordaje técnico y pragmático, consensuado, que traiga soluciones completamente divorciadas de cualquier ideología. Si bien las AFAP privadas no fuimos invitadas a integrar la comisión, bienvenida la comisión técnica en la que están representados todos los partidos.

¿Por qué no fueron invitadas?

Nos explicaron las razones, las entendimos, no las compartimos, pero no hay problema. En esto preferiría que respondiera el gerente general de Sura, porque no me quiero meter en su cancha. Pero ellos (se refiere a las autoridades nacionales) la representación de las AFAP ya estaba con República AFAP, y es entendible. No nos quejamos para nada. El bosque es que se vino la reforma y vamos bien.

La historia de las AFAP ha estado cuestionada, mucha gente se quiso -o quiere- retirar de su órbita. ¿Qué reflexión le merece el tema?

Las AFAP funcionaron bien. Quienes dicen que no, me gustaría preguntarles qué es lo que no funcionó. Como todas las empresas, hay oportunidades de mejora. Pero el rol de entregar valor en las futuras jubilaciones de los trabajadores uruguayos, lo cumplieron. Las AFAP han llevado el dinero de los trabajadores uruguayos a muchas carreteras, a los molinos de los parques eólicos de UTE, a construcciones de instituciones y a otros desarrollos productivos del país, con buenas rentabilidades. Tal vez por la sofisticación de la industria o la falta de divulgación, no se conocen bien estos temas que son una apuesta para el desarrollo de Uruguay.  

Los uruguayos que se fueron de las AFAP a partir de la ley de cincuentones y algunas otras voces no piensan igual...

El tema de los cincuentones es un tema de transición. Siempre que hay cambios de un sistema a otro, hay personas que se quedan en una transición. Se pudo haber solucionado antes; se generó y se solucionó después y se podría discutir si la gestión fue buena o mala.

La verdad es que si al final del día los cincuentones consiguen mejor jubilación, me parece muy bien. Espero que se haya ido al que le convenía salirse. Lo importante también es que las mejores jubilaciones no condicionen las futuras jubilaciones de las generaciones actuales. 

Las AFAP administran un fondo de US$ 14.500 millones. ¿Cuál ha sido la tendencia de los montos?

Siempre en crecimiento. La rentabilidad que han arrojado las AFAP han sido muy buenas. Más de las dos terceras partes de esos fondos es rentabilidad, menos del tercio son los aportes de los trabajadores. 

El dinero se va multiplicando con el tiempo y ese dinero está invertido, en su gran mayoría, en títulos de deuda pública del Estado, en financiamiento de compañías y a los proyectos del país que mencioné. Las AFAP han sido, son y serán grandes financiadores del Estado de Uruguay. 

Las Afap han sido, son y serán grandes financiadores del Estado de Uruguay. 

 

Los negocios de este rubro están muy regulados y no podemos mover una lapicera sin que las normas nos permitan hacerlo, o sin la supervisión del Banco Central.

Todavía se recuerda en Uruguay unas declaraciones del exministro de Trabajo, Ernesto Murro, que en 2017 comparó las ganancias de las AFAP con las del narcotráfico. ¿Qué puede decir al respecto?

Qué puedo decir a eso… Murro puede decir lo que quiera decir, es un político… No tengo nada para decir.

¿Cómo se calculan las ganancias de las AFAP?

Tenemos una comisión que está regulada por el BCU. Hay una comisión máxima que la fija el competidor más barato. Es una comisión por ingreso que se cobra por cada peso que ingresa a la AFAP. Se cobra una vez y ese peso se administra toda la vida. 

Con las declaraciones que usted comenta de esa época (se refiere a Murro) y demás, se ajustó el sistema a algo anticompetitivo, y para nosotros inadecuado y equívoco, que fue atar la comisión de todo el sistema a un jugador (por República AFAP).

 

Se ajustó el sistema a algo anticompetitivo, y para nosotros inadecuado y equívoco, que fue atar la comisión de todo el sistema a un jugador. 

No puede ser que el jugador que cobra las comisiones más bajas fije la comisión máxima de todo el sistema. El sistema comisional en Uruguay es otro de los temas que se tiene que revisar en la reforma.

¿Qué otros cambios propone?

El sistema debería tener cuatro pilares: no contributivo (donde el Estado pueda financiar a las personas más vulnerables); contributivo obligatorio (capitalización); contributivo voluntario (ahorro de las propias personas), y basado en la solidaridad intergeneracional. 

Hubo soluciones bastante buenas en la región, como por ejemplo las reformas de Michelle Bachelet y Sebastián Piñera, que establecieron algunos mecanismos de transferencias intergeneracionales. 

En otro orden, en Uruguay está el Fondo de Acumulación y el de Retiro, pero podría crearse un subfondo para los jóvenes, quienes son los que más riesgo pueden tomar. 

En Colombia, por ejemplo, hay varios fondos para los distintos momentos del ciclo de vida. En México, hay diez fondos en función de eso. La ventaja es que permite manejar mejor los portafolios. Pero, claro, para tener diez fondos se necesita un mercado de capitales desarrollado.

Otra mejora en Uruguay podría ser tener un sistema de cálculo jubilatorio único, como plantea Anafap. Hoy, por ejemplo, no es visible cuál es el cálculo jubilatorio que surge del BPS; deberíamos unificar  BPS y AFAP y tener un cálculo con las dos jubilaciones unidas para el afiliado.

 

Avances de gobierno corporativo en la región

El tema de gobierno corporativo ha aterrizado en América Latina a través de estándares que ha admitido la Organización para la Cooperación y Desarrollo (OCDE) y eso alcanza a sus miembros como Colombia, México, Chile, Perú, entre otros países.
La OCDE plantea estándares a nivel internacional, basados en procedimientos y políticas principalmente de las empresas que cotizan en Bolsa. "El Grupo Sura ha tomado esos estándares para irradiarlos a alrededor de 20 compañías financieras en seis países que, al igual que Uruguay, tienen fondos Afaps, comisionistas de bolsas y las fisas o gestoras de fondos", dijo Idoyaga. 
"A mayor implementación de buenos estándares de gobierno corporativo, mejor es el valor de la compañía. Si hay directorios con integrantes de prestigio, auditores externos independientes y se vela por el control interno, se da seguridad a terceros a la hora de invertir. Las empresas con buen gobierno corporativo llegan a tener 35% más de valor que las demás", agregó.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...