Nacional > ROBERT PÉREZ

Robert Pérez, el narco en silla de ruedas que comandó el negocio en San Carlos y terminó muerto

Robert Pérez, de 47 años, fue asesinado este lunes en su casa; lideró la venta de drogas en San Carlos durante más de una década

Tiempo de lectura: -'

29 de diciembre de 2020 a las 10:44

La historia de Robert Pérez, un conocido narcotraficante de San Carlos de 47 años, terminó este lunes cuando fue asesinado en su casa desde donde manejó, durante más de una década, la venta de estupefacientes en gran parte de Maldonado.

Durante su apogeo en la venta de droga fue atacado varias veces. De hecho, estaba en silla de ruedas desde 2007, cuando recibió seis disparos de parte de otro delincuente de la ciudad. Su limitación física no le impidió seguir con el manejo del narcomenudeo hasta que fue perdiendo espacio a partir del crecimiento de otras tres bandas: la del Buñuelo, la del Dany y la del Kane, informaron a El Observador fuentes policiales.

Pérez tenía 18 antecedentes penales. El primero se remonta a 1991, cuando fue imputado por un delito de sustracción de menores contra su voluntad. Luego fue llenando su prontuario con hurtos, violencia privada, lesiones personales y receptación con al menos un procesamiento por año.

Cuando comenzó con el negocio de venta de drogas y aumentó su poder económico, no dudó en ampliar su red comprando a policías corruptos. En 2008 cuatro policías de la seccional 2° de San Carlos fueron a la cárcel, entre ellos, el propio comisario, por un delito de cohecho. En esa oportunidad, el narco volvió a caer preso –la primera vez por narcotráfico–, junto a su esposa y su chofer.

Los policías integraban la red que permitía mantener liberadas de los operativos algunas zonas de San Carlos para que Pérez pudiera hacer sus negocios. La banda era alertada cada vez que la Brigada de Narcóticos lanzaba operativos y logró evitar algunos allanamientos con el pago de coimas a los efectivos. Por esa razón es que hasta ese año al narcotraficante no se le pudo probar ningún delito vinculado a la venta de drogas.

Tres años más tarde y con Pérez en libertad, fue detenida su nueva pareja, a quien se le encontró una importante cantidad de cocaína y pasta base, además de dos armas robadas. La policía allanó la casa del narcotraficante pero no encontró nada. Las fuentes informaron que Pérez era muy hábil para esconder la droga, pero esa vez volvió a la cárcel tras las declaraciones de consumidores que lo vincularon con el negocio.

Cada vez que salía de la cárcel, volvía a sus negocios. En 2012 volvió a la cárcel tras entregarle un arma al líder de otra banda de narcos de Maldonado Nuevo, amigo de Pérez, que le pidió ayuda para "cuidarse" de ataques en aquella ciudad.

El búnker

A raíz de su limitación física, Pérez regenteaba el negocio desde su casa ubicada en la calle Ituizangó del barrio Del Core en San Carlos, donde comenzó y terminó su carrera delictiva.

Entre 2015 y 2017 su vivienda fue allanada varias veces porque ese “búnker” que construyó Pérez era un gran centro de distribución de drogas y de artículos robados recibidos por los consumidores.

La casa tenía varias medidas de seguridad: cámaras, rejas altas, portones de hierro, y adentro guardaba varias armas y drogas, además de dinero en efectivo.

La vivienda, de dos pisos pero precaria, había sido allanada a fines de 2018, durante uno de los operativos contra el narcotráfico que realizaba el entonces ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y que coordinaba el sociólogo Gustavo Leal.

El 17 de diciembre de 2018, la policía había encontrado debajo de su cama un fusil, dos armas de nueve milímetros, y varios "huecos" distribuidos en distintas partes de la casa que funcionaban como "escondites" para guardar la droga, indicaron los informantes. El lugar también tenía  un montacargas para llevar la silla de Pérez –que vivía en planta baja– al segundo piso.

El ascenso de los nuevos narcotraficantes y su deteriorado estado de salud lo llevó a que, en los últimos años, su negocio decayera. 

La principal hipótesis de su homicidio que manejan los investigadores es que se trató de un ajuste de cuentas, ya que de todas formas seguía vinculado a negocios ilícitos. Debido a la cantidad de veces que fue atacado, reforzó las paredes y ventanas de su casa con madera.

Vivía solo y quien llamó a la policía en la tarde de este lunes fue su vecino lindero, que oyó disparos. Los policías lo encontraron tendido en el suelo, ya muerto.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...