Cargando...
Luis Suárez convierte el 1-0

Selección > EL ANÁLISIS

Se encendió Uruguay y cumplió: ganó, saldó una deuda y volvió a ver luz en el final del camino

Uruguay recuperó el valor agregado de las pelotas quietas y perdió el norte en la salida

Tiempo de lectura: -'

27 de enero de 2022 a las 23:49

A esta altura de las Eliminatorias y en las circunstancias en las que la AUF decidió encarar el cierre del clasificatorio para el Mundial de 2022 con cambio de entrenador, con Diego Alonso por Óscar Washington Tabárez, el listado de aspiraciones de Uruguay para la visita de este jueves a Asunción tenía un solo ítem urgente: ganar.

El resto, la forma en que llegaba a ese lugar, sería un detalle que podría embellecer el estreno del nuevo DT y generar mayor o menor entusiasmo en el público. No obstante, las necesidades de la selección pasaban por cortar la racha negativa que arrastraba desde setiembre, encontrarse con el gol, sumar tres puntos y volver a la zona de clasificación directa o repechaje.

El primer equipo de Diego Alonso con cambios, caras nuevas y sorpresas

En definitiva, lo consiguió, porque en el peor de los casos, este viernes quedará quinto en la tabla; y si empatan Perú-Colombia volverá a sentirse cómodo entre los cuatro primeros.

Visto desde ese lugar, el nuevo entrenador cumplió, saldó la deuda que le dejaron y mantuvo una racha ante Paraguay que lleva 15 años sin derrotas para los celestes en Asunción. No pierden desde 2007.

Colmadas las primeras necesidades, que le permitieron a Uruguay volver a zona de clasificación, la nueva selección dejó dibujada en la cancha algunos aspectos que permiten imaginar el resurgir de una de las fortalezas que le dieron a la selección un plus en los últimos tiempos: las pelotas quietas, que en los tres últimos años había perdido.

Con Araújo de lateral derecho (en una posición en la que no suele jugar ni en la que se muestra más cómodo sacrificó proyección para ganar altura), la selección sumó a un tercer grande para defender en las pelotas quietas y dañar en las de ataque.

A través de ese juego, le planteó a Paraguay problemas que los guaraníes no supieron resolver. Cada córner o falta cerca del área rival acercó a la emoción de sentir que estaría frente a una situación de gol. El cabezazo de Godín que Silva desvió en el primer tiro de esquina, el de Suárez en el palo en el segundo córners y otro de Godín en el palo en el tercer centro que se originó en un córner fueron señales del Uruguay que vuelve a latir.

La pelota quieta es la válvula de escape en situaciones extremas como la que vive la selección con un cambio de seleccionador. Y la oportunidad para reconstruir en poco tiempo.

Allí está el valor y acierto del nuevo entrenador para poner el foco en los asuntos que puede resolver más rápido, porque tiene a los especialistas para lograrlo.

Diego Alonso debutó en la selección

El nuevo entrenador sorprendió con la formación y las apuestas le dieron resultados, especialmente Olivera y Pellistri, la novedad en su oncena.

También recuperó buenos rendimientos de Godín y Suárez y consiguió poner a su equipo 10 metros más arriba de lo venía jugando con Tabárez, presión alta para forzar el error y acercarse al gol. Con eso construyó de mitad de cancha para adelante una buena propuesta.

No obstante, quedó en deuda con el trabajo defensivo y, particularmente, la aspiración de salir jugando que se transformó en un serio problema en el primer tiempo, hasta que decidió saltearse esta parte del libreto y resolver con pelotazos.

Uruguay pasó mal cada vez que intentó salir del fondo. Es un dato que se desprende de las situaciones de juego y de las estadísticas. Por suerte para los celestes, este jueves el rival fue Paraguay, uno de los más pobres seleccionados de las Eliminatorias, sino hubiera pasado mal en Asunción.

Ese desbalance lo expuso a una incómoda situación que finalmente emparchó en este primer partido evitando los riesgos de salir jugando y puso la pelota en la cancha de Paraguay, donde mejor supo resolver el juego y generó en el mediocampo una consistencia defensiva con la que evitó que los guaraníes llegaran con peligro al arco de Rochet.

Uruguay filtró el juego en la mitad del campo y Paraguay se diluyó en su propuesta ofensiva.

Resolvió todas sus necesidades con otro gol de Suárez. Ganó después de seis partidos y mantuvo su arco en cero después de cinco encuentros.

La actuación del nuevo Uruguay permite perfilar a la selección como se esperaba, clasificando en forma directa al Mundial, incluso después de las malas actuaciones de 2021 (no por el cierre ante Argentina, Brasil y Bolivia, rivales con los que podía perder, sino por lo que ocurrió en el resto de los partidos del año pasado).

¿Por qué Uruguay tiene un fixture favorable? En el cierre de las Eliminatorias enfrenta a los dos rivales más débiles (Paraguay y Venezuela en esta doble fecha), a Perú en Montevideo en la penúltima jornada y a Chile en Santiago en el cierre.

De los 12 puntos que debe jugar en 2022, solo Chile puede plantearle obstáculos reales en su aspiración de sumar de a tres. No obstante, ese asunto habría que observarlo en marzo, después que los trasandinos jueguen con Argentina, Brasil y Bolivia en La Paz.

La selección dio buenas señales en Paraguay y se volvió a poner en tono mundialista, marcado por un comienzo auspicioso del nuevo entrenador.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...