Nacional > CORRUPCIÓN

Secretaría Antilavado tiene a más de 20 sociedades en la mira por Ruta del dinero K

Investigadores encontraron una nueva propiedad vinculada a la corrupción kirchnerista

Tiempo de lectura: -'

25 de agosto de 2018 a las 05:00

A dónde fueron a parar los más de US$ 200 millones en sobornos que empresarios argentinos pagaron a funcionarios de los gobiernos kirchneristas durante 10 años para obtener contratos en la obra pública? Esa es la gran incógnita que intenta resolver el fiscal argentino Carlos Stornelli, a cargo de la investigación de la causa de los llamados "cuadernos de las coimas".

La información contenida en esos cuadernos, escritos por Óscar Centeno, el chofer del exnúmero dos del Ministerio de Planificación Roberto Baratta, no solo permitieron identificar a varios ejecutivos que pagaron los sobornos –muchos de los cuales hoy declaran como arrepentidos–, sino también conocer cómo se estructuraba la maniobra para apilar, distribuir y lavar los millones de dólares de la corrupción kirchnerista. Algunos de esos caminos condujeron a los investigadores otra vez hacia Uruguay, a donde se cree que llegaron bolsos llenos de billetes prontos para ser lavados.

Actualmente la Secretaría Antilavado en Uruguay investiga unas 20 sociedades sospechadas de ser parte de la corrupción K, dijo a El Observador una fuente vinculada al caso. Algunas de ellas fueron creadas en Uruguay, otras en paraísos fiscales como el Principado de Liechtenstein o Panamá.

Si bien algunas sociedades ya estaban siendo analizadas por la secretaría desde 2014, cuando comenzó a ser investigada la ruta del dinero K en Uruguay, en las últimas semanas se amplió el número gracias a la información revelada por la causa de los cuaderno de las coimas en Argentina.

Esas sociedades son claves para intentar dar con propiedades que pudieron haber sido compradas en Uruguay con el objetivo de blanquear el dinero. Según supo El Observador, la Secretaría Antilavado logró ubicar una nueva propiedad, la cual será informada al fiscal la próxima semana.

Las fuentes, que prefirieron mantener en reserva la ubicación del predio, adelantaron que también serán investigados los escribanos que participaron de la compra de esa propiedad.

De esa forma se sumaría una nueva inversión inmobiliaria en Uruguay que se hizo con dinero de la corrupción kirchnerista. En 2016 la Justicia uruguaya embargó el campo El Entrevero (Ruta 10 entre José Ignacio y Punta del Este), que había sido comprado por el empresario Lázaro Baez en 2011 por US$ 14 millones. El fiscal de la ruta del dinero K en Uruguay, Luis Pacheco, había pedido la extradición del contador de Báez, Daniel Pérez Gadín, a fines de 2017, pero todavía no ha viajado Uruguay porque está preso en su país.

La investigación en Argentina también permitió reactivar las averiguaciones sobre la compra de dos predios de 7.000 metros cuadrados cada uno en la parada 8 de la Brava, en Punta del Este. Para eso fue clave la declaración como arrepentido de Carlos Wagner, expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción, y uno de los apoderados de la sociedad que giró los US$ 16,5 millones para la compra de esos terrenos a una cuenta de Helvetic Services Group –una sociedad vinculada a Báez– en el Principado de Liechtenstein.

Detrás de la búsqueda de inmuebles adquiridos por personas vinculadas a la ruta del dinero K está un grupo integrado por la Secretaría Antilavado, la Unidad de Análisis Financiero del Banco Central, el Instituto Técnico Forense, la Dirección General Impositiva, el Banco de Previsión Social y la Policía. Este mismo grupo es quien participó en el caso de El Entrevero, pero fue reactivado esta semana luego de que se revelaran nuevas informaciones sobre la ruta del dinero.

La forma en la que llegó al país también es tema de investigación para el fiscal Luis Pacheco, luego de que se conociera que el exsecretario de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, hizo 35 viajes a Uruguay entre 2008 y 2015, de los cuales al menos 12 se hicieron en aviones privados o taxis aéreos.

Asimismo, de estos últimos, ocho se hicieron pocos días después que el funcionario K recibiera bolsos con dinero de parte del número dos del Ministerio de Planificación argentino, Roberto Baratta, según figura en los cuadernos que escribió su chofer Óscar Centeno.

También están los viajes del financista argentino Ernesto Clarens, señalado por empresarios de la construcción como uno de los principales encargados de sacar el dinero fuera del país y que viajó a Uruguay 91 veces en barcos privados a pesar de ser dueño de una compañía de taxis aéreos.
Según su declaración ante la Justicia de su país, los viajes los hacía con destino a Puerto Camacho, en Carmelo, para ir a su casa en el barrio privado de El Faro.

Una nueva inversión en la mira

En su declaración como arrepentido en Argentina, el exsecretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, señaló a Fernando Romero, exsubsecretario de Obras Públicas de la Intendencia de San Isidro.

Según informó Carve, Romero está vinculado a Syrah Global y Construcciones Ecológicas SA, dos empresas que están construyendo el proyecto Syrah Premium en Punta Ballena.
Según supo El Observador, Pacheco está al tanto de esa declaración, por lo tanto se sumará a la investigación que lleva adelante en Uruguay. El fiscal solicitó información de todos los que declararon como arrepentidos en la causa de las coimas en busca de información sobre posible lavado de dinero en Uruguay.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...