Personajes > Entrevista

Soledad Silveyra y el feminismo: "Siempre me costó formar parte de colectivos"

La actriz argentina estará el 13 y 14 de setiembre en el teatro Metro junto a Facundo Arana con la obra Cartas de amor

Tiempo de lectura: -'

04 de septiembre de 2019 a las 05:03

Soledad Silveyra habla pausado. Lento y firme. Dice y vuelve a decir varias veces que es feminista y que está dejando sus "pancitos de Hansel y Gretel" en el crecimiento de sus nietas. Que les trajo libros en los que las princesas se salvan solas y que ha rechazado hacer campañas a favor de la legalización del aborto solo porque era un tema que aún no había hablado con ellas. Que no participa en los colectivos feministas porque no es verticalista pero que tiene una lucha individual. Habla de cuánto extrañó a la actriz cuando tuvo que dejarla a un lado para conducir Gran hermano y sus "valientes" y cuando fue parte de Bailando por un sueño. De las críticas, de lo que volvería a hacer y lo que no, de la grieta argentina, de su salida del kirchnerismo, del gobierno de Mauricio Macri y de su rol como madre de Alicia Muniz en Monzón habló la actriz que estará una vez más en Montevideo junto a Facundo Arana con Cartas de amor. Ya no escribe cartas, pero guarda las de sus nietas como tesoros. Esas son sus cartas de amor.

Está encarnando a la madre de Alicia Muniz en la serie Monzón, un personaje muy fuerte, muy especial por el tema del que se trata. ¿Cuánto le costó lograrlo?

Me costó encontrar el tono muscular del personaje porque hay muy poco material sobre la señora Muniz, entonces lo que traté de ver fue a todas las madres ante el crimen que sufren sus hijas. Después de ver varios testimonios traté de hacer algo con mucho dolor pero muy contenida. Se jugaba mucho en ese momento. No era lo mismo que pedir justicia hoy. Y sobre todo pidiendo que se hiciera justicia con un gran campeón, con una figura enorme del boxeo argentino. Obviamente en ese momento era un crimen pasional, no era un femicidio.

En ese sentido, ¿quiso saber antes de aceptar el papel cómo se iba a tratar el femicidio de Alicia Muniz?

Nos dieron una explicación de que se iba a basar fundamentalmente en el femicidio, respetando la biografía de (Carlos) Monzón y su carrera boxística, pero este tema iba a ser preferencial. Jesús Braceras, que es un enorme director, me puso al tanto de todo y después quedé bajo sus órdenes.

¿Recuerda cómo lo vivió en el momento en que sucedió?

Si, yo estaba en Mar del Plata. Fue un verano trágico porque al mes pasó lo de Alberto Olmedo. Y fue un impacto. Yo soy una mujer que viene de los 70, soy feminista desde chiquita –no tan "radicala" como hoy las niñas, que me gusta que también estén así– , cuando pasó yo ya era una feminista hecha y derecha, o sea que enseguida me coloqué donde yo sentí que debía colocarme, que era pedir justicia junto con la madre de Alicia, eso lo tengo clarísimo.

Justamente en referencia a los movimientos feministas, usted no forma parte del colectivo Actrices Argentinas, ¿por qué?

Porque en los colectivos puede haber diferencias de opinión, hay algunas pruebas a la vista de algunas compañeras que tomaron distancia, y ya no tengo edad para colectivos. Siempre me ha costado formar parte de colectivos, no soy nada verticalista. Nunca pude ser peronista por lo verticalista que es, hubiera adorado tener una pertenencia, te diría que soy una socialdemócrata deshilachada hoy en día, pero nunca pude formar parte del movimiento, siempre me costó como al extranjero entender al peronismo. Tengo una lucha individual, y cuando hay que expresarse y apoyar he apoyado. No formo parte de la militancia del colectivo pero por supuesto apoyo y pongo mis corazones verdes. Pero, sobre todo, esto fue en un momento en el que mis nietas mayores recién empezaban a conocer el tema. Y yo, lo que no he sido como madre lo soy como abuela, porque fui madre muy joven, a los 18, y en ese momento había  que trabajar, si había que hacer un desnudo había que hacerlo, y entonces no los cuidé tanto. Me acuerdo cuando mi hijo con 12 o 14 años llorando me dijo 'Vieja no hagas un desnudo' y ahí dije, "bueno, no hago más". Y obviamente por respeto a ellos no lo hice, los compañeros de colegio pueden ser crueles. Ahora voy a hacer un personaje polémico en una novela nueva de Sebastián Ortega –que no puedo decir qué voy a hacer porque no estoy autorizada por Underground– y lo primero que hice fue hablarlo con mis nietas, que tienen 11 y 10 años. Son chiquitas y al mismo tiempo están enteradas de algunas cosas, y en un tema tan femenino como el feminismo, yo ya cuando tenían 8 años me iba a las librerías feministas en Madrid y les traía bolsitas con libros de princesas que se salvan a sí mismas. Esos pancitos de Hansel y Gretel voy dejando en su crecimiento.  Pero me parecía que tocar todo este tema de la despenalización y el aborto legal era demasiado para su edad. Una amiga actriz me dijo "Vení, vamos a hacer el testimonio" y le dije: "No, te amo con todo mi corazón y lo haría pero yo esto no lo hablé con mis nietas". Y me valió críticas ¿eh?

Según publicaron medios de su país tiempo atrás dijo que no le gustaría que Cristina Fernández se candidateara a la Presidencia.

Lo que dije fue que había tomado distancia del kirchnerismo por un tema mío: sentí que dejé de pertenecer. Un día me fui y no volví, pero no por algo particularmente de ellos sino por algo que me pasó a mí. Tomé distancia, empecé a ver cosas que no me gustaban, pero por ejemplo hubo un medio en Argentina que tituló "Soledad Silveyra lapidó a Cristina", y yo no lapido a nadie. La palabra lapidar como feminista no la quiero nada y me pareció muy duro.

¿Y cómo evalúa ahora el gobierno que está terminando?

Y bueno, creo que las pruebas están a la vista. Está siendo un gobierno que iba por un cambio cultural y eso nos ha quedado a mitad de camino con la economía. La economía hace que uno se olvide de todo y de algunos valores también. Creo que estamos viviendo un momento muy difícil. Si Alberto Fernández llega a ganar, que es lo más probable según se comenta,  creo que tiene una enorme responsabilidad, entre evitar que la gente se caiga del sistema y al mismo tiempo que nosotros podamos aprender a gastar lo que nos entra, y no más de lo que nos entra. Lo que hacen muchos países del Estado grande, pero desgraciadamente llega un momento donde el Estado no da más. ¿Qué vamos a hacer con eso? Eso es lo único que yo quiero ver en los debates, quiero escuchar.

Tuvo algunas interrupciones en su vida como actriz. Aquella de Gran hermano y la última de Showmatch, en la que no se libró de algunas polémicas y no la pasó bien. ¿Cuánto extrañó a la actriz en esos momentos?

Mucho. Tuve un accidente después que me tuvo parada un año y medio, que me jorobó mucho, y lo primero que hice fue empezar taller. Necesitaba otra vez nutrirme del texto, por eso me vino tan bien Cartas…. Hice cuatro películas, actuaciones especiales que no me importaba si el papel era grande o chico, quería entrenar, ver mi mirada en el cine. Así que estoy muy feliz porque no paré de trabajar y entrené bien para volver. Hay que estar muy afinada espiritualmente y ese ha sido mi trabajo en los últimos cuatro años, encontrar el espíritu.

Y a esas cosas que no le gustaban, ¿volvería?

La necesidad no tiene cara. No sé. Nunca puedo decir esto no lo haría nunca más. Por otro lado tampoco es que la pasé tan mal. Pude viajar con mis nietas, me dio una gratificación enorme con la gente. Yo salgo del teatro y la gente me dice "Solita volvé al Bailando", y pasaron tres años y medio del Bailando. No tiene un mal recuerdo la gente de mí ahí, evidentemente. El público más teatrero me lo puede cuestionar pero me ha dado muchísimas alegrías.

¿La criticaron mucho en el teatro por haber participado?

Hoy ya no critican, están todas. Hoy ya nadie puede correr a nadie. Porque todos pasaron de acá a allá y de allá a acá. A mí nadie me puede correr con nada.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...