Espectáculos y Cultura > Cine

Spider-Man volvió más optimista

El regreso del superhéroe al cine a cargo de los estudios Sony y Marvel es más que satisfactorio

Tiempo de lectura: -'

10 de julio de 2017 a las 05:00

El título de Spider-Man: de regreso a casa tiene más que un significado. En su versión original en inglés, titulada Spider-Man: Homecoming, el nombre hace referencia a un baile informal celebrado en los liceos de Estados Unidos, lo que otorga una pista para la ambientación y tono juvenil del filme.

Por otra parte, el título también alude al regreso del superhéroe al mando del estudio Marvel. En el pasado, esa compañía de comics vendió sus derechos cinematográficos a Sony y solo tras el éxito alcanzado con su producción continua de películas de superhéroes desde Iron Man (2008) pudo alcanzar recientemente un acuerdo para integrar a Spider-Man al mismo grupo de películas de Los Vengadores.

El resultado de ese convenio es más que satisfactorio. Spider-Man: de regreso a casa –que se estrenó en Uruguay el pasado jueves– no solo renueva un relato ya visto en dos ocasiones en el cine con una comedia de acción entretenida, sino que integra al personaje al universo Marvel sin que se vea forzado.

Presentado inauguralmente en Capitán América: Guerra Civil (2016) con un papel secundario, el actor británico protagoniza su primera incursión completa en el cine como Peter Parker, la identidad civil que Spider-Man esconde debajo de su máscara y telerañas.

Parker es un joven noble e inteligente que vive en un apartamento en Queens (Nueva York) con su tía May (Marisa Tomei). Parker es huérfano y su principal figura de autoridad, su tío Ben, fue asesinado por un error que el joven cometió en las primeras incursiones de sus poderes arácnidos.


Al menos, eso supone el espectador que está familiarizado con la historia del personaje originado en la década de 1960 en las historietas, ya que De regreso a casa no se preocupa en narrar el origen del superhéroe y en cambio lo muestra en un nuevo predicamento.

Tras mostrarse como una figura útil ante Tony Star/ Iron Man (Robert Downey Jr), Parker busca tener una nueva oportunidad de impresionar al fundador de Los Vengadores, quien en esta película aparece como un mentor del joven en los deberes de un superhéroe.

Pero para Stark, Parker no está listo para las ligas mayores y he aquí el principal conflicto del filme. Convencido de que está preparado para más, el protagonista intenta lidiar con su vida estudiantil (que cada vez le interesa menos) y sus relaciones sociales en la secundaria, al tiempo que intenta mantener el orden de las calles de Queens deteniendo a los malos.

Por si fuera poco, falta el antagonista. Michael Keaton interpreta a Adrian Toomes, un contratista devenido en traficante que bajo el alias Vulture altera tecnología alienígena encontrada en las situaciones anteriores de Marvel para vender como Alien.

Aunque la receta parezca excedida de ingredientes, el director Jon Watts y los guionistas Jonathan Goldstein y John Francis Daley encuentran el tono ideal entre comedia estudiantil y película de acción para barajar los problemas juveniles de Peter con sus aspiraciones como justiciero.

Con referencias directas a Un experto en diversión (1986), música de la banda punk Ramones –originarios de Queens– y una situación de comedia tras otra, la propuesta de Marvel y Sony es una comedia disfrutable de principio a fin, que también sorprende por sus momentos más serios y emocionales. De estos se encargan Holland y Keaton, quienes van cabeza a cabeza con dos personajes con objetivos bien fundados que le quitan a la película la ingenuidad y falta de peligro real que suele haber dentro de los largometrajes de Marvel.

A nivel físico, Holland parece haber estado hecho para portar el traje rojo y azul con la araña en el pecho. El actor, un apasionado por la danza y las acrobacias, da rienda suelta a su físico y las escenas en las que se balancea por la ciudad son un deleite. Está planeado que el actor retome el papel por múltiples filmes futuros.

En resumen, Spider-Man: de regreso a casa es una demostración ferviente que Marvel y Sony han dado en el clavo al traer a Peter Parker de nuevo a la pantalla. Entretenida, emocional y visualmente lograda, la película es una apuesta segura para asistir al cine, pasar un buen rato y pensar que verla de nuevo valdrá la pena.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...