Economía y Empresas > TARIFAS PÚBLICAS

Suba de naftas se entrevera con objetivo electoral y complica balance de ANCAP

Los técnicos del ente y el MEF consideran que lo más saludable sería evaluar un ajuste ahora, pero el Directorio considera que el tema no tiene tanta urgencia

Tiempo de lectura: -'

18 de octubre de 2018 a las 05:04

En ANCAP, los mandos medios ven con cierta preocupación cómo la apuesta a profesionalizar la gestión de la empresa y mejorar su desempeño operativo y financiero, comienza a estar bajo amenaza si no de toma una decisión de subir las tarifas en el corto plazo.

La disparada del precio del crudo y el dólar terminaron por complicar el cierre de año para el ente petrolero. Una de las fuentes consultadas por El Observador no ocultó su disconformidad por la forma en que se está dilatando una definición sobre este tema y por la posible “contaminación” de un tema técnico con la campaña electoral que está en marcha.

La ministra de Industria, Carolina Cosse, es una de las precandidatas que tiene el Frente Amplio de cara a las próximas internas de junio próximo. La jerarca todavía no hizo oficial cuándo tiene previsto dejar su cargo en el Ejecutivo para dedicarse de lleno a la campaña. Uno de los informantes dijo que con la decisión de postergar la suba se pone en riesgo la “mejora y profesionalización en la gestión que viene mostrando la empresa”.

 

No obstante, en el Directorio, no tienen una visión de urgencia por plantear al Poder Ejecutivo la necesidad de subir las tarifas antes de enero, pese a que los números están justos. Una de las fuentes del Directorio reconoció que seguramente el balance 2018 esté bastante más cerca de cero que de mostrar una ganancia de US$ 42 millones como la del ejercicio anterior. De todas formas, admitió que hoy “no se puede descartar” que puedan corregirse las tarifas en las próximas semanas. Explicó que la postura de la dirección es la de procurar que el ente tenga sus números equilibrados, tratando de evitar un impacto sobre los contribuyentes.

Otro director consideró que si se tomó como definición revisar las tarifas cada seis meses se debería “respetar ese criterio”, aunque en su opinión esa política debería corregirse a futuro para ir hacia revisiones, por ejemplo, semanales para que los números del ente no estén bajo presión cuando se disparan los costos de su materia prima, pero también cuando se produce el efecto inverso y la empresa genera ganancias.

Combo letal

El precio de la materia prima, el crudo Brent, que es responsable del 90% de los costos del ente, se disparó 40% desde principios de año y lo que va de octubre. En enero, un barril de crudo le costaba al ente $ 1.911, mientras que hoy su cotización trepó a $ 2.679.

Durante el primer trimestre ANCAP llegó a ganar más de US$ 70 millones, pero en el segundo la ecuación se revirtió y cerró con números rojos. De todas formas, al culminar el primer semestre se quedó con una ganancia de US$ 53 millones.

Para acompasar su matriz de costos de cara al segundo semestre, el Ejecutivo autorizó una suba de 9% en las tarifas de las naftas en julio y actualizó su paramétrica con un Brent a US$ 75 y un dólar a $ 30,5 en promedio para el período julio-diciembre.

Sin embargo, el segundo tramo del año arrancó con un combo letal con una fuerte valorización del tipo de cambio y una disparada del crudo que llegó a su mayor nivel en cuatro años el pasado 3 de octubre cuando superó los US$ 86 por barril, aunque este miércoles bajaba 1,4% y se negociaba a US$ 80,25.

En el último mes, el costo en pesos del crudo Brent ha estado un 18% en promedio por encima de la paramétrica que tiene ANCAP hasta diciembre. En el período julio-setiembre, la empresa cerró con los números equilibrados, revelaron las fuentes. Esto porque a nivel contable hay un arrastre de los stocks de crudo comprados con anterior de unos dos meses. Por tanto, al no corregirse las tarifas para el período octubre-diciembre, ese trimestre cerrará con números. La fuente consideró como probable que ese deterioro pueda llevarse la totalidad de la ganancia obtenida al cierre de junio.

La postura y preocupación de los técnicos de ANCAP es compartida por el Ministerio de Economía, la otra pata clave y la mayoría de las veces decisoria a la hora de definir la política de ajuste en las tarifas públicas. Una de las “ventajas” de ajustar ahora sería que la nueva modificación que debería procesarse en enero del próximo año, no se tan “abultada” respecto a dejar sin cambios las tarifas en lo que resta de 2018. Hay que recordar que en enero el Poder Ejecutivo ajusta por la evolución de la inflación anual la carga del Imesi sobre las naftas. Este tributo equivale hoy al 38% ($ 21,24) de un litro de nafta Súper que sale hoy al público $ 54,95.

Con un déficit fiscal que orilla el 4% y la alertas de algunas calificadoras como Fitch que dejó a la deuda uruguaya a un peldaño de perder el grado inversor -luego que redujera a negativa la perspectiva su nota-, las autoridades del equipo económico tienen un argumento de peso para no postergar un ajuste que pueda entorpecer la meta de mejorar el desempeño de las cuentas públicas en lo que resta de este período de gobierno.

A esto se suma, las sugerencia que han realizado varios analistas económicos sobre la necesidad de atender el desequilibrio fiscal con medidas de corto impacto y efectivas como las tarifas de los entes públicos. El socio de la consultora Deloitte, Pablo Rosselli, enumeró a las naftas y la energía residencial como uno de los caminos más eficaces que tendría el gobierno (junto con otras medidas) para atacar el déficit fiscal, antes de apelar a otras más impopulares como impuestos al consumo o ingresos personales.

Pronóstico poco alentador

“Resumo reporte de la Agencia Internacional de Energía: producción y demanda mundial de crudo récord, con recuperación de stocks, pero sin margen para compensar potencial caída de producción en Irán, Libia, México, Venezuela. Precio alto y dólar fuerte pueden impactar países emergentes”, posteó este lunes en su cuenta de Twitter la presidenta de ANCAP, Marta Jara.

Los mercados petroleros parecen "adecuadamente abastecidos por el momento", gracias al fuerte aumento de la producción que ha habido en los seis últimos meses, pero la industria se está ajustando, indicó la Agencia Internacional de Energía (AIE).

 

La capacidad de producción ociosa de crudo a nivel mundial descendió al 2% de la demanda global, con la probabilidad de nuevos descensos, indicó el organismo supervisor en su reporte mensual. "Este ajuste podría seguir con nosotros durante algún tiempo y estará acompañado probablemente por precios más altos, por mucho que los lamentemos, junto al negativo impacto que tienen sobre la economía global", señaló la organización con sede en París.

Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros exportadores como Rusia acordaron en junio elevar la producción, ya que el mercado parecía cada vez más ajustado. El precio del barril referencial mundial Brent ha subido desde en torno a los US$ 45 dólares de junio de 2017 hasta más de US$ 86 este mes gracias a las apuestas alcistas de los especuladores.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...