22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
8 de agosto 2023 - 5:03hs

Durante generaciones, los bancos privados de Suiza fueron el destino preferido de los supermillonarios del planeta para poner a resguardo sus patrimonios invertidos extraterritorialmente. Las cuentas cifradas del país helvético eran garantía de seguridad y discreción.

Ese negocio sobrevivió incluso a la cruzada contra la evasión fiscal liderada por los Estados Unidos que condujo, hace seis años, a la erosión de la legendaria legislación suiza sobre el secreto bancario.

Pero las nuevas turbulencias geopolíticas, incluyendo el desplazamiento de la riqueza y el poder hacia el Este, ponen en riesgo esa posición de privilegio de que gozan las bóvedas bancarias suizas.

Más noticias

El Boston Consulting Group (BCG) está convencido de que Hong Kong se convertirá, ya en 2025, en el destino que arrebate a la plaza financiera suiza el título de campeona en el manejo de patrimonios transfronterizos.

Singapur también lucha por obtener el segundo puesto, mientras la creciente pasión de la élite acaudalada de Rusia por Dubai impulsa a los Emiratos Árabes Unidos como un nuevo aspirante al liderazgo.

Plata que migra

La tensión mundial sacudió la riqueza extraterritorial el año pasado. El resultado fue que millonarios y multimillonarios decidieron invertir US$ 12 billones en activos fuera de sus fronteras nacionales, lo que implicó un notable incremento con respecto a 2021, según el BCG.

Pero los bancos suizos no fueron beneficiarios de las sanciones contra los oligarcas rusos ni de la inquietud que generó la extinción del Credit Suisse, que finalmente se confirmó en el pasado mes de marzo.

Los clientes acaudalados de Credit Suisse retiraron 110.000 millones de francos suizos (US$ 125.000 millones) en los últimos tres meses de 2022 y otros 60.000 millones durante el primer trimestre de 2023.

UBS, entidad que compró el Credit Suisse en marzo, sólo ganó 28.000 millones de francos suizos adicionales de activos netos nuevos como resultado de esta transacción.

De acuerdo con un estudio realizado por la consultora KPMG, el panorama también fue sombrío para otros 73 bancos suizos, entre ellos Julius Bär, Pictet y Lombard Odier. 

De acuerdo con esos datos, los clientes acaudalados sólo aportaron recursos frescos por 45.000 millones de francos suizos a estas entidades en 2022, muy por debajo de los 131.000 millones de francos reportados en 2021.

“Las escasas entradas de nuevos flujos netos de dinero se debieron posiblemente al impacto negativo de los disruptivos cambios experimentados por el panorama bancarios suizo y a un entorno geopolítico incierto”, dijo a SWI swissinfo.ch Christian Hintermann, socio de servicios financieros de KPMG.

“Esperábamos entradas de activos más significativas, ya que los bancos suizos siguen registrando operaciones exitosas y están bien posicionados globalmente”, agregó.

La respuesta del millón es si se trata de una tendencia sostenida o un mero contratiempo temporal.

Experiencia vs. nuevos beneficios

Para KPMG, la estabilidad y la experiencia características de los bancos privados suizos acabarán por imponerse. Pero el BCG difiere y, desde su perspectiva, el dominio suizo seguirá debilitándose en favor de otros centros de gestión de riqueza extraterritorial.

La pérdida de terreno suiza se debe, al menos parcialmente, a que el dinámico ritmo de creación de riqueza de China y otros países asiáticos genera un patrimonio que se quedará, en gran parte, en esta región.

El BCG estima que los haberes de las personas más ricas del mundo pasarán de US$ 460 billones en 2022 a US$ 600 billones, período en que la tasa de creación de riqueza de Asia y Oriente Medio superará largamente a la occidental.

Aunque el BCG reconoce que Suiza seguirá siendo una importante potencia en la gestión de patrimonios debido a su amplia experiencia bancaria y su condición de refugio seguro, advierte también que las sanciones rusas y la caída del Credit Suisse debilitaron su atractivo.

Pero François Mollat Du Jourdin, fundador y consejero delegado de la francesa MJ&Cie Family Office, empresa con una fuerte presencia en Suiza, difiere de esta visión.

“Las turbulencias geopolíticas no perjudicarán a Suiza en el largo plazo y probablemente consigan, por el contrario, reforzar su posición en el mercado de la administración de riqueza global”, dijo a SWI swissinfo.ch el presidente de la Red Europea de Family Offices, que reúne a entidades especializadas en la gestión de fortunas.

“Si usted es un empresario exitoso en un país con inestabilidad política, su prioridad será asegurar su patrimonio. Y no hay otra jurisdicción en el mundo, aparte de Suiza, que pueda garantizar tanta estabilidad política, seguridad normativa y elevados niveles de experiencia en la gestión de patrimonios”, detalló.

La Asociación de Bancos Privados Suizos (ABPS) aseguró que una cuarta parte de la totalidad de los activos invertidos extraterritorialmente en el mundo están resguardados actualmente en las cámaras acorazadas suizas, y sus propias estimaciones son distintas a las del BCG, por lo que descarta que Hong Kong pueda arrebatar pronto la corona a Suiza.

Ajustes estadísticos

Los bancos privados suizos gestionaron el equivalente a 2,2 billones de francos suizos de activos de particulares y familias de origen extranjero en 2020, y otros gestores de activos administraron 1,4 billones de francos adicionales de inversores extranjeros de carácter institucional. De acuerdo con la ABPS estas cifras no variaron en gran medida en la actualidad.

Los datos más recientes disponibles de la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong, correspondientes a 2021, revelan que más de la mitad de los US$ 1,36 billones en activos totales gestionados por sus bancos privados (alrededor de US$ 707.000 millones) fueron depositados por clientes extranjeros, y el 16% procede de China continental.

Otros US$ 1,3 billones de fondos extranjeros se invirtieron en firmas especializadas en la gestión de activos en Hong Kong.

Claramente, Hong Kong y Singapur no se cruzarán de brazos ante la promesa de riqueza potencial que se prevé para los años por venir.

Suiza colaboró en la creación de un sólido sector de la administración de fortunas en Singapur, mientras el mercado financiero de Hong Kong aún lleva consigo el legado de la antigua dominación británica.

Así que ambas jurisdicciones instrumentaron iniciativas que fomentan la llegada de nuevas oficinas familiares (family offices), especializadas en rentabilizar los haberes de las familias más ricas del mundo.

En Singapur, “el número de family offices unifamiliares dedicadas a la gestión de patrimonios casi se triplicó desde el inicio de la pandemia, en gran medida impulsado por una fuerte afluencia de familias chinas ricas”, afirmó en su Informe sobre la Riqueza 2023 el grupo de consultoría de bienes inmobiliarios de lujo Knight Frank.

Pero Singapur carece de la profundidad en el conocimiento técnico que tiene Suiza, y la futura estabilidad política de Hong Kong –cada vez más controlada por los reguladores de China continental– plantea interrogantes, según el consultor francés Mollat Du Jourdin.

“Hace 30 años, el modelo suizo de gestión de fortunas equivalía a dinero no declarado depositado en efectivo con fines de evasión fiscal. Pero el sector experimentó recientemente una transformación sustancial que lo volvió más transparente y competitivo a la hora de atraer riqueza, ofreciendo además servicios con valor añadido real para sus clientes”, aseguró el experto galo.

(Con información de agencias)

 

Temas:

Suiza bóveda

Seguí leyendo

Te Puede Interesar