Nacional > JUSTICIA

Suprema Corte confirmó restitución a España de niña presuntamente abusada por su padre

La madre había pedido a la Corte revisar el caso pero no se hizo lugar al planteo y ambas deberán viajar en los próximos días

Tiempo de lectura: -'

07 de junio de 2018 a las 16:24

María y su hija deberán viajar a España en los próximos días, luego de que la Suprema Corte de Justicia definiera de forma unánime que en el proceso judicial en el que se definió la restitución de niña a pedido de su padre español, se había respetado las garantías de todas las partes. Este era el último recurso que le quedaba a los abogados de la mujer para impedir su retorno a España, a donde la mujer decidió no volver luego de que surgieran indicios de que el hombre había abusado sexualmente de la menor.

Sucede que ya a fines de diciembre de 2016 la justicia de Familia había resuelto que la niña debía volver a España, y denunciar en ese país al padre, si es que había elementos para responsabilizarlo de ejercer violencia doméstica y de haber abusado de la menor, ya que el padre y la niña son españoles y los hechos presuntamente delictivos ocurrieron en esa jurisdicción. Más tarde, un tribunal de apelaciones confirmó esa sentencia con la condición de que se cumplieran medidas cautelares en España, como la restricción de comunicación y de acercamiento del padre a su hija y a su expareja, así como suspender las denuncias penales que el hombre había presentado contra María.


El hombre accedió a esas condiciones, por lo que la mujer y su hija iban a viajar el 5 de octubre de 2017. Sin embargo, para evitar el traslado, la madre solicitó que la Suprema Corte de Justicia revisara el caso alegando que la niña no había sido correctamente defendida. Según había argumentado la mujer el abogado de la menor durante el proceso, Walter Pritsch, confabuló con los defensores del padre en España.

Uno de los argumentos claves de esta denuncia fue que Pritsch les facilitó el video completo de una entrevista que concedió a TNU en la que decía que la menor había sufrido un nivel de violencia en España similar al que están acostumbrados muchos hogares de Uruguay.

La Suprema Corte se limitó a analizar si la niña había sido correctamente defendida o si por el contrario, hubo colusión entre su abogado y los del padre. De haberse confirmado la segunda hipótesis, las sentencias de primera y segunda instancia hubiesen quedado sin efecto y el juicio se hubiera tenido que iniciar de nuevo, esta vez centrando el análisis en si la niña debía ser restituida o no.

Sin embargo, para los ministros de la Suprema Corte la niña fue correctamente defendida y por lo tanto deberá cumplirse lo impuesto por el Tribunal de Familia de Sengunda Instancia, esto es viajar a España pero con la condición de que el padre no se acerque, ni se comunique, con la mujer y la menor. Además, el hombre deberá levantar las denuncias presentadas contra María.

Una de las abogadas de la mujer, María Eugenia Cal, dijo que esta situación "genera angustia y desazón", ya que la niña deberá viajar España, donde vive el padre de la menor de quien la Justicia uruguaya pudo comprobar que existía una situación de violencia doméstica contra la mujer, e indicios de abuso sexual hacia la niña.

De hecho, la pericia psicológica realizada en Uruguay concluye de forma "indubitable" que "la niña ha sido espectadora de situaciones de violencia doméstica y protagonista de conductas inadecuadas y violentas por parte de su padre". Sin embargo, señala que no se pudo recabar elementos que "indiquen que haya sufrido abuso sexual, aunque no puede descartarlo", según se extrae del texto de la sentencia de segunda instancia.

Por su parte, otra de las defensoras de María, Virginia Salvo, señaló que "la niña hace más de dos años que está en Uruguay, esto será un nuevo cambio para ella, deberá dejar su jardín y su terapia psicológica".

María y su hija llegaron a Uruguay en abril de 2016 para pasar la Semana Santa, como lo hacían todos los años. Sin embargo, cuando estaban en el avión la menor comenzó a hacer unos dibujos que llamaron la atención de su madre. Al llegar a Montevideo consultó a una psicóloga. Según manifestó la defensa de la mujer ante la Justicia, la especialista afirmó que "en sus expresiones verbales y juegos se ven indicadores de abuso sexual por parte del padre".

A raíz de esta situación, la madre decidió no retornar a España donde vive el hombre. Como consecuencia, el padre de la menor presentó en la Justicia española un recurso para exigir la restitución de la menor.


Comentarios