Ciencia > Vida extraterrestre

Titán: el satélite de Saturno de condiciones meteorológicas que podrían esconder vida

Titán, el segundo satélite más grande del Sistema Solar, posee una atmósfera con fenómenos meteorológicos similares a los de la Tierra y podría albergar vida extraterrestre

Tiempo de lectura: -'

06 de junio de 2019 a las 20:48

Por Bruno Gariazzo, especial para CROMO.

En 1997 Robert Zemeckis presentaba su adaptación cinematográfica de la novela "Contact" escrita por Carl Sagan en 1985, historia de ciencia ficción en la cual la doctora Eleanor Arroway (Jodie Foster) recibe una señal de radio proveniente de la estrella Vega que evidencia la existencia de vida fuera de la Tierra. La película trata, según su director, la relación cercana y a la vez opuesta que poseen la ciencia y la religión con respecto a la verdad y a las posibilidades de la misma: ambas se basan en la fe ante lo desconocido, pero mientras una intenta siempre ir más allá de los límites aparentes del conocimiento humano, la otra tiene tendencia a simplemente aceptarlos como límites.

Sin embargo, la ciencia convertida en ciencia-ficción ha tenido la capacidad de despertar esa inquietud humana tan celestial y milenaria: ¿estamos solos? Esta misma inquietud es la que sigue motivando a la comunidad científica a seguir lanzando el pensamiento más allá para responder preguntas tanto sobre la propia existencia del ser humano, como sobre otras posibles existencias inimaginables. Abiertos a toda posibilidad, la ciencia así hoy evalúa la posible existencia de vida extraterrestre (bien diferente a la terrestre) fuera de lo que se considera propiamente un planeta.

El cuerpo denominado "Titán" es el satélite más grande de los más de sesenta que orbitan alrededor de Saturno, y es el segundo más grande del Sistema Solar después de Ganímedes, el satélite natural más grande de Júpiter. Descubierto el 25 de marzo de 1655 por el astrónomo y físico neerlandés Christiaan Huygens, Titán es el único satélite hasta el momento que ha presentado evidencia de poseer una densa atmósfera, la cual está compuesta principalmente por nitrógeno, pero también por ion amonio, argón, etano y metano. Este último gas es una de las razones que impulsan las probabilidades de la presencia de vida en este satélite, ya que el mismo es liberado en el planeta Tierra en gran medida por procesos metabólicos de organismos vivos.  La presencia de metano también permitiría la presencia de componentes orgánicos que surgirían de la degradación de este componente por los rayos del Sol, lo que abre la posibilidad, en definitiva, de que se haya formado vida a base de metano en vez de agua en esta luna saturniana.

 Por otro lado, durante los últimos 30 años las misiones Hyugens, de la Agencia Espacial Europea (ESA), y Casssini,de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), han permitido descubrir un ciclo climático dinámico en la troposfera de este satélite. En esta capa de la atmósfera, el metano se encuentra tanto en estado líquido, como sólido y gaseoso, por lo que fenómenos como precipitaciones, evaporaciones y criovulcanismos son altamente probables. Los mismos fenómenos que se dan en la Tierra en base a la molécula del agua, se estarían dando en Titán pero en base a la molécula de metano. Con formaciones de cumulonimbus (nubes de crecimiento vertical) de hasta 25 km de altura, se producirían así lluvias de metano y otros hidrocarburos que caerían muy lentamente, por lo que gran parte de las mismas se reevaporarían antes de tocar el suelo y los procesos de erosión también serían lentos.

Además, fueron descubiertos los vestigios de corrientes de fluidos en la superficie del satélite, por lo que se cree que podrían estarse produciendo allí ríos y océanos de metano líquido que erosionarían el terreno durante ciertos períodos de tiempo. Todo esto brinda evidencia de la existencia de fenómenos meteorológicos dependientes de estaciones, cada una de las cuales dura unos 2.700 días terrestres  (cada día titaniano equivale a unos 16 días terrestres). 

Situado a una distancia de cerca de 1,5 billones de kilómetros del Sol, la temperatura de la superficie de Titán (la cual es relativamente plana) es de -180 °C, lo que hace a esta roca, meteorológicamente parecida a la Tierra y posiblemente habitable, un lugar lo suficientemente frío como para al menos preocuparse por llevar abrigo. Debido a las fuerzas de atracción que ejerce Saturno sobre el satélite, los vientos pueden soplar a una velocidad que varía de entre 4 km/h a unos 180 km/h, por lo que serían plausibles en este hábitat los huracanes frecuentes. Aún con estas condiciones inhóspitas, la mínima posibilidad de la existencia de cualquier forma de vida entusiasma enormemente a los investigadores. Con este entusiasmo es que la NASA ha anunciado para el 2020 el lanzamiento de la misión "Dragonfly", la cual consiste en enviar a un dron con cámaras de alta resolución a estudiar en mayor detalle la composición de  la superficie de Titán y la posible evidencia de reacciones químicas de formación prebiótica. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...