Fútbol > PEÑAROL

Torito Fernández, el amigo de la red

El delantero aurinegro volvió a ser determinante y anotó su séptimo gol para ser el goleador del torneo

Tiempo de lectura: -'

10 de septiembre de 2018 a las 05:02

Iban 16 minutos en el Campeón del Siglo y Peñarol dominaba de punta a punta en la tarde del sábado. Atenas de San Carlos solo se limitaba a defenderse y lo hacía con uñas y dientes. Eso sí, no pasaba la mitad de la cancha. Pero atrás tenían todo el texto estudiado y defendían con ocho hombres: línea de cinco y tres por delante.


Entonces a los hombres aurinegros le costaba una enormidad llegar con pelota dominada al área rival.


Hasta que Ignacio Lores habilitó a Gabriel Fernández. El Toro amagó con la derecha y dejó a un rival inactivo, la paró con la zurda y no le pegó para cualquier lado: la colocó contra el palo derecho de forma sutil. Fue un golazo.


Peñarol lleva siete partidos jugados –tuvo libre el que le correspondía ante El Tanque Sisley– y Gabriel Fernández estuvo presente en seis de ellos, ya que no fue tenido en cuenta contra River Plate en el Saroldi. Uno contra Racing, otro a Wanderers, un triplete a Liverpool en Belvedere, un tanto a Boston River en Rivera y el último, un golazo a Atenas. Al único que no le pudo convertir fue a Cerro en la fecha anterior.


La participación del Toro Fernández –goleador de este Torneo Clausura– en el juego colectivo de Peñarol ha sido directamente proporcional a su crecimiento dentro de la cancha.


Desde que llegó y se puso a punto con el correr de los encuentros, desde que supo la importancia y la impronta de vestir la camiseta de Peñarol, el futbolista comenzó a hacer la diferencia.

Más allá de su estatura importante, no es para nada tosco con la pelota en los pies. Al contrario. Muestra facetas interesantes a la hora de eludir a un rival, de picar y aguantar con su cuerpo los embates rivales cuando tratan de tirarlo o de cortarle la carrera. Tampoco es lento.


Es decir, tiene una cantidad de virtudes que son bien aprovechadas por el técnico Diego López. Tan es así que el sábado ni siquiera extrañó la ausencia por suspensión del delantero argentino Lucas Viatri, otro que ha sido fundamental.


Gabriel Fernández ha crecido como futbolista y eso lo capitaliza muy bien Peñarol. Sabe jugar con y sin pelota. También lo hace bien de espaldas al arco. Lo que le está faltando es habilitar un poco más a sus compañeros en el lugar más decisivo: el área rival. Si logra eso a la brevedad, será cada vez más completo.


El desempeño del Toro Fernández hasta el momento ha sido trascendente para la posición de lujo que ostenta Peñarol en este campeonato. Aún queda la mitad del torneo, pero de seguir así, cada vez tendrá mayor relevancia.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...