Mundo > OPERACIÓN LIBERTAD

Tras fracasar con los militares, Guaidó apuesta a una huelga general

El líder opositor continúa alentando a la población para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro 

Tiempo de lectura: -'

02 de mayo de 2019 a las 05:03

El cielo todavía estaba oscuro en Caracas cuando, poco antes de las siete de la mañana de este martes, el opositor venezolano Juan Guaidó publicó en su cuenta de Twitter un video que demostraba la disposición militar para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro. Una jugada ambiciosa para un estado controlado por un régimen cuya fortaleza se centra en el poder militar. Pero a un puñado de uniformados distinguidos con lazos azules en sus brazos eso no le importaba: habían decidido revelarse contra sus autoridades oficiales y liberar al líder opositor Leopoldo López, apresado en 2017 por fomentar la violencia contra el régimen bolivariano.

Con este panorama empezó la primera fase de lo que Guaidó bautizó como la "Operación Libertad", el segundo intento -luego del episodio de la ayuda humanitaria- por destronar a Maduro. La acción se trasladó a la calles: ciento de miles de venezolanos contrarios al régimen gritaron "libertad" con la ilusión de recuperar la soberanía que consideran usurpada. La crisis había estallado. Pero tan rápido como llegó, se desinfló.  

El chavismo no tardó en reaccionar y alentó a sus partidarios -incluyendo los grupos paramilitares- a salir a las calles. Eran unos contra otros. Los balazos y los gritos se adueñaron de Caracas. Y en medio de las dos convocatorias, Maduro apareció en su cuenta de Twitter. "¡Nervios de acero! He conversado con los comandantes de todas las REDI y ZODI del país, quienes me han manifestado su total lealtad al pueblo, a la Constitución y a la patria", advirtió el mandatario.

Fue a media tarde cuando se dibujó el primer síntoma de una eventual derrota. López debió refugiarse junto a su familia en la embajada chilena y, horas más tarde, se trasladó para la española. Además, unos 25 militares pidieron asilo en la embajada de Brasil.

Al final del día, los servicios de salud reportaron 69 personas heridas a lo largo de las manifestaciones. Dos de ellos fueron heridos de bala durante las manifestaciones en apoyo a una sublevación militar contra Maduro. En tanto, los medios locales informaron sobre un tercer herido y el gobierno denunció que un militar leal a Maduro también había sido baleado. Maduro, por su parte, dijo que el intento de Guaidó había sido derrotado. 

El día después

La oposición y el oficialismo no dieron el brazo a torcer. Este miércoles se movilizaron nuevamente en Venezuela en el Día del Trabajador pero con el telón de fondo de la crisis interna.

Guaidó alentó a redoblar sus fuerzas para derrocar a Maduro vía Twitter: “Mañana continuamos con la ejecución de la #OperaciónLibertad. Iniciamos la fase final y estaremos de forma sostenida en las calles hasta lograr el cese de la usurpación. ¡Vamos con todo, con más fuerza y determinación!”. También difundió cómo organizar las movilizaciones en las diferentes ciudades venezolanas.

Y sobre el mediodía volvió la represión. Una cuadrilla de militares impidió con gases lacrimógenos el avance de una marcha en el sector de El Paraíso, a unos cuatro kilómetros del palacio presidencial de Miraflores, según imágenes de medios locales. 

En claro contraste, desde un un ambiente festivo, los chavistas vestidos de rojo, con banderas y pancartas con mensajes "antimperialistas", celebraban el fracaso de lo que el gobierno denunció como un intento de golpe de Estado. “Quedó demostrado que la injerencia, el golpismo y el enfrentamiento armado, no son el camino para nuestra amada Venezuela. La ruta para dirimir las diferencias siempre será la constitucionalidad y el respeto mutuo. Los patriotas venceremos la violencia y ganaremos la paz”, tuiteó Maduro.

Sin embargo, los opositores seguirán en las calles y Guaidó dijo que a partir de este jueves "Operación Libertad" incorporará la participación de los empleados públicos, con paros escalonados hasta la huelga general. Al igual que los militares, los funcionarios públicos que adhieran a la propuesta del líder opositor usarám su distintivo tricolor o azul en señal "de respaldo a la Constitución y el cese de la usurpación".

EEUU reedita su amenaza

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró este miércoles que su gobierno está preparado para intervenir militarmente al país sudamericano.

"El presidente [Donald Trump] ha sido cristalinamente claro e increíblemente consistente. Una acción militar es posible. De ser ello necesario, eso es lo que Estados Unidos hará", dijo Pompeo a la cadena Fox Business, el día después al fracaso de la operación de Guaidó.

Pompeo aseguró que Maduro estaba listo para irse de Venezuela hasta que fue disuadido por Rusia. "Él tenía un avión en la pista, estaba listo para irse esta mañana, por lo que sabemos, y los rusos le dijeron que debería quedarse", dijo el secretario de Estado en una entrevista con CNN este martes.

La afirmación fue luego desmentida por el gobierno ruso. “Washington está haciendo todo lo posible por desmoralizar al Ejército venezolano y ahora usó las falsificaciones como parte de la guerra de información", retrucó María Zajárova, portavoz de la Cancillería de Rusia, este miércoles en una entrevista con CNN. 

 Trump, por su parte, amenazó con emprender un embargo total a Cuba si la isla no cesa su apoyo a Maduro. 

Esfuerzos internacionales

Los esfuerzos internacionales por generar un espacio de diálogo en Venezuela siguen lejos del objetivo. El Grupo de Contacto Internacional (GCI), que el gobierno uruguayo integra, emitió un comunicado este miércoles en el que “reafirma su apoyo a una solución política, pacífica, democrática y venezolana a la crisis, en el marco de la Constitución de ese país”.  

El grupo, integrado por Uruguay, la Unión de Europea, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia, Reino Unido, Ecuador y Costa Rica, anunció además que el próximo 6 y 7 de mayo se realizará en San José de Costa Rica una reunión a nivel ministerial para seguir “de cerca” la situación de Venezuela.

“Los acontecimientos actuales confirman la necesidad y urgencia de tal solución política”, apunta el texto del Grupo de Contacto y agrega: “La crisis está empeorando y agravando la terrible situación humanitaria del pueblo venezolano”.

Asimismo, el documento señala que “los derechos humanos y las libertades civiles de todos los venezolanos deben ser respetados”, y apunta a que “los miembros de la Asamblea Nacional y los líderes de los partidos deben poder llevar a cabo su trabajo político sin temor a represalias o castigos”. “La libertad de los medios de comunicación debe restablecerse y los presos políticos deben ser liberados”, agrega la declaración.

Tras los acontecimientos de este martes, el gobierno uruguayo postergó una misión que viajaría a Carcas para avanzar en el diálogo junto a Suecia, España y Portugal. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...