23 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 39,05 Venta 41,25
27 de febrero 2023 - 5:04hs

El exdirector de la Guardia Republicana, Alfredo Clavijo, apuntó contra el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) por los traslados irregulares del narcotraficante mexicano Gerardo González Valencia a Cárcel Central donde se encontraba con el mafioso italiano Rocco Morabito, quién se fugó de Cárcel Central en la noche del 23 de junio de 2019. Pero también dijo que el entonces director nacional de la Policía, Mario Layera, estaba al tanto de cada movimiento que se hacía del narco y que fue él quién le dio la orden de que la Republicana pasara a custodiarlo en 2016, por motivos de seguridad.

Según surge del audio al que accedió El Observador de la audiencia en la que la Fiscalía lo interrogó como indagado, Clavijo dijo que "no sabían" que el narcotraficante mexicano se encontraba con Morabito y apuntó al INR por ser quiénes organizaban las visitas conyugales. En ese sentido señaló que el subdirector administrativo Gerardo Vidarte y Mary González, entones directora de Cárcel Central eran quiénes les decían el día y la hora a la que tenían que llevarlo para las supuestas visitas conyugales.

En la audiencia, realizada en diciembre, por la que el entonces fiscal del caso Ricardo Lackner interrogó a Clavijo, este dijo que cada vez que trasladaban al lider de los Cuini a Cárcel Central Layera era informado. Sin embargo, Layera declaró que no sabía que el narco recibía visitas sin “ninguna restricción de tiempos” ni tampoco estaba al tanto de que en su celda tenía equipo de televisión, como informó El País este domingo.

Más noticias

Al declarar, Layera respondió que nadie le informó pero señaló que fue una decisión "política”. “En el sentido que la da el ministro”, agregó en referencia a Eduardo Bonomi, quien falleció en 2022. 

Por su parte, Clavijo contó que participó de reuniones con el gabinete del Ministerio del Interior. "Cada vez que lo trasladábamos se lo comunicábamos (a Layera)", dijo.

La investigación determinó que se realizaron en total 13 traslados de González Valencia a la Cárcel Central bajo la excusa de que realizara visitas conyugales. 

-"¿El director no dijo nada de que las dos potencias que trataran de separar se juntaran?", preguntó Lackner.

-"No, nunca me dijo nada", contestó Clavijo.

-"Para ese entonces ya estaba Morabito alojado en Cárcel Central", insistió el fiscal, ya que en otro momento Clavijo declaró que cuando empezaron las visitas Morabito no estaba en esa cárcel. 

-"Yo no sabía nada. Lo sabría él (Layera). No sé si lo sabía, el INR no depende de la Policía", dijo Clavijo.

Visiblemente molesto, Lacker agregó: "Cómo nos deja como inteligencia como país. Lo único que nos faltaba para quedar arrastrados en el prestigio internacional era que se escapara González Valencia".

En otro momento, molesto por las contestaciones de Clavijo, el fiscal le reprochó: "No lo trate de comparar con algo parecido porque no es parecido, es González Valencia. No es cualquiera, señor. Está en Wikipedia: los homicidios a los que está vinculado, los carteles que integra".

También le dijo que en el tema de las comunicaciones "es dónde hace agua". "Usted tenía que asegurarse que (las visitas conyugales) no eran una excusa, por lo que sabemos eran una excusa y terminó tomando café con Morabito", dijo el fiscal.

Antes, en el interrogatorio que duró una hora, Lackner preguntó a Clavijo sobre quién decidió que González Valencia fuera a la Guardia Republicana. A lo que respondió: "A mí me da la orden el director de la Policía que era Mario Layera". Agregó que eso ocurrió en abril de 2016.

El exdirector de la Republicana explicó que eso ocurrió luego de que se les solicitara realizar una requisa en su celda del Comcar porque había información de que estaba teniendo comunicación con el exterior y "gestiones para comprar a la custodia" y que a raíz de la requisa González Valencia amenaza al ministro Bonomi con que lo iba a colgar de un puente.

"Se me da la directiva (de parte de) Layera de que había que sacarlo de ahí y que nos ibamos a hacer cargo de la custodia", dijo.

Clavijo explicó que "se iba a generar una infraestructura y por eso se instaló un contenedor en la Guardia Republicana" y como el contenedor tenía poca privacidad lo trasladaban a la Cárcel Central para que tuviera ahi la visitas conyugales.

También contó que el narcotraficante pedía tener clases de gimnasia y pidió tener un lugar donde hacer un asado que se le autorizó. Clavijo dijo que esas decisiones las tomaba el INR y que es frecuente que en las celdas del interior haya televisores, y parrillero. "No me pareció extraño", afirmó.

Contó que también lo visitaban el cónsul mexicano, el cónsul norteamericano, el licenciado Martin Correa que era el encargado del área de migrantes del INR.

Ahora el caso está a cargo de la fiscal Silvia Porteiro quien tendrá que determinar si imputa a alguien más. Hasta el momento sólo fue imputado un oficial de la Guardia Republicana.

Celular de González Valencia

El último punto sobre el que Lackner interrogó a Clavijo fue el otorgamiento de un celular que le entregaron al narco. "Él lo pide para hacer una llamada internacional porque su esposa estaba en México o EEUU", explicó el exjerarca de la Republicana.

"Se habló con las autoridades políticas... No sé si era Charles Carrera o Federico Laca", agergó.

También contó que por un tiempo Interpol y la Brigada de Drogas lo interceptaron. "Les parecía mejor porque quedaba registrado con quién se comunicaba", concluyó.

Temas:

Cárcel Central Gerardo González Valencia Fuga de Rocco Morabito

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos