Economía y Empresas > Reconocimiento

Tres economistas, entre ellos una mujer, ganan Nobel por trabajos sobre la pobreza

La franco-estadounidense Esther Duflo se convirtió en la segunda mujer a la que se le otorgó el premio y también en la ganadora más joven de la historia 

Tiempo de lectura: -'

14 de octubre de 2019 a las 12:38

La franco-estadounidense Esther Duflo y los también estadounidenses Abhijit Banerjee nacido en India- y Michael Kremer, ganaron el Premio Nobel de Economía por sus trabajos sobre la reducción de la pobreza en el mundo. 

Sus trabajos "han introducido un nuevo enfoque (experimental) para obtener respuestas válidas sobre la mejor manera de luchar contra la pobreza global", anunció en Estocolmo el secretario general la Academia Real de Ciencias Sueca, Goran Hansson.

A mediados de los años 1990, Kremer, de 54 años, profesor de la Universidad de Harvard, "demostró cuán poderoso puede ser este enfoque utilizando experiencias de campo para probar diversas intervenciones que pueden mejorar los resultados escolares en el oeste de Kenia ", explicó la Academia.

Casados, Banerjee y Duflo, han realizado estudios similares sobre otras cuestiones y en otros países. Sus métodos de investigación experimental dominan actualmente lo que se entiende como la economía del desarrollo.

El premio Nobel de Economía, creado tardíamente en 1968 para celebrar los 300 años del Banco de Suecia, fue atribuido el año pasado a los estadounidenses William Nordhaus y Paul Romer que describieron las virtudes y los aspectos nocivos de la actividad económica en el clima.

La más joven de los Nobel de Economía 

Duflo es profesora de economía en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), donde también ejerce su esposo -nacido en 1961- y se ha convertido en una de las economistas más celebres en el mundo, principalmente reconocida en Estados Unidos.

Ganadora de la medalla John Bates Clark 2010, se conviertió ahora en la segunda mujer en ganar el Premio Nobel de Economía en sus 50 años de existencia, tras Elinor Ostro, en 2009.

"Estoy muy honrada. Para ser sincera, no pensé que fuera posible ganar el Nobel tan joven", reaccionó la economista que, a sus 46 años, se convierte en la más joven de los ganadores del premio de economía.

Sus trabajos le valieron en 2013 ser elegida por la Casa Blanca para asesorar al presidente Barack Obama en temas de desarrollo, como miembro del nuevo Comité para el Desarrollo Mundial.

"El Premio Nobel de Economía tiene una característica especial en comparación con otros premios, y es que refleja un cambio en el ámbito económico, y que generalmente lleva tiempo" antes de que la teoría se ponga en práctica, agregó, entrevistada en inglés por la Academia.

Un enfoque económico distinto sobre la pobreza

"Es una intelectual francesa de centroizquierda que cree en la redistribución y en la noción optimista de que el mañana podría ser mejor que hoy", escribió sobre Duflo en 2010 el New Yorker, en un número dedicado a los innovadores de nuestro tiempo.

Nacida en París en 1972, esta mujer de cabello castaño y mirada decidida creció en el seno de una familia protestante, con una madre pediatra, muy implicada en obras humanitarias, y un padre profesor de matemáticas.

Graduada de la Ecole Normale Supérieure y de la Ecole des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS) en Francia, tiene también un doctorado del Massachusetts Institute of Technology (MIT) en Estados Unidos.

En el laboratorio de Investigación Abdul Latif Jameel sobre la pobreza, que cofundó en 2003, realiza experiencias de terreno, en las que recurre al azar, en colaboración con organizaciones no gubernamentales (ONG). 

Por ejemplo, "si se establece un nuevo programa de tutoría en escuelas, se eligen 200 escuelas al azar, 100 de las cuales establecerán el programa y las otras 100 no", explicó a AFP en 2010. 

El progreso de los estudiantes se compara y evalúa en ambos casos, y los resultados de estos experimentos se transmiten a las autoridades públicas y a organizaciones benéficas como la Fundación Bill y Melinda Gates para que los "amplíen", señaló.

Su libro "Repenser la pauvreté" (Reconsiderar la pobreza), escrito en colaboración con Abhijit Banerjee, recibió el premio Financial Times/Goldman Sachs al Libro Económico del Año en 2011.

"Nuestra visión de la pobreza está dominada por caricaturas y clichés", señaló Duflo en una entrevista en 2017. "Si queremos entender los problemas asociados con la pobreza, debemos ir más allá de estas caricaturas y entender por qué el hecho mismo de ser pobre cambia algunas cosas en el comportamiento y otras no".

Este esfuerzo por cambiar la percepción de la pobreza, también le gustaría aplicarlo a la economía y a los economistas. "Los economistas tienen una reputación muy mala y parte de esta mala reputación se justifica probablemente por la forma en que funciona la disciplina", explicó a principios de 2019 en una entrevista con France Inter.

"Cuando eres economista, la gente piensa que estás interesado en las finanzas o que trabajas para los ricos, pero no es forzosamente el caso".

Una mujer premiada en 2019

Después de una edición de 2018 funestamente excepcional debido al aplazamiento del premio de literatura, la temporada Nobel 2019 no ha suscitado ninguna pasión ni polémica más allá de la consagración del escritor austriaco Peter Handke.

El autor de "El miedo del portero al penalti" (1970) es odiado en parte de los Balcanes por sus posiciones pro-serbias y su presencia en 2006 en el funeral del ex presidente yugoslavo Slobodan Milosevic, acusado de crímenes contra la humanidad y genocidio.

Su premio revivió un viejo debate sobre la separación entre el trabajo de un escritor y su compromiso político. Convocado para responder, el presidente del Comité Nobel de la Academia Sueca que otorga el premio manifestó: "Handke no es un escritor político".

Como esperaban los críticos, el Premio de Literatura 2018 aplazado un año después de un escándalo de tráfico sexual en pleno movimiento #MeToo, recayó en una mujer, la polaca Olga Tokarczuk.

La Academia Sueca, agobiada por este asunto en el que un francés casado con una académica fue sentenciado a dos años y medio de prisión por violación, tenía un solo objetivo en mente este año: hacer las menos olas posibles y regresar al "estilo".

Los antecesores de Tokarczuk y Handke habían criticado a los premiados Bob Dylan (2016), como demasiado "pop" y poco de escritor en su opinión, y Kazuo Ishiguro (2017), considerado del "gran público".

El Nobel de la Paz recompensó al primer ministro etíope, Abiy Ahmed, artífice de la asombrosa reconciliación entre su país y Eritrea y de reformas que quieren transformar radicalmente a este país africano, castigado por el autoritarismo durante años.

A excepción del premio otorgado a Tokarczuk para 2018, solo una mujer, Duflo, ha sido premiada este año.

Los tres galardonados reciben un premio de nueve millones de coronas (830.000 euros o 920.000 dólares), que deben repartirse, además de una medalla de oro y un diploma.

La entrega de los Nobel tendrá lugar el 10 de diciembre, fecha del aniversario de la muerte de su fundador, el industrial y filántropo sueco Alfred Nobel (1833-1896).

Fuente: AFP 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...