The Sótano > Argentina

Un argentino en la historia

Es una foto emblemática de una época y fue producto de la casualidad

Tiempo de lectura: -'

19 de noviembre de 2018 a las 05:01

Poca gente sabe quién es William E. “Bill” Eppridge. Menos son los que han de saber que nació en Buenos Aires, Argentina, y es autor de una de las fotos más famosas de la historia. Eppridge nació en la capital argentina, pero creció en Estados Unidos, habiendo vivido su juventud en diversas ciudades de la Unión Americana. Desde joven tuvo interés en la fotografía y apenas comenzó a conocer más del oficio supo que quería dedicarse al fotoperiodismo, comenzando a publicar al poco tiempo sus trabajos en prestigiosos medios informativos.

Eppridge (marzo 20, 1938–octubre 3, 2013) alcanzó su pináculo cuando comenzó a publicar en la revista Life, que durante su existencia fue el summum en cuanto a imágenes gráficas. Antes de los tiempos en que cualquiera con celular en mano se convierte en fotógrafo en potencia y puede conseguir que sus imágenes aparezcan luego en diarios y revistas, publicar en Life convertía a un fotógrafo en estrella, mejor dicho, pasaba a formar parte de la elite de imprescindibles a la hora de salir a la cacería de imágenes exclusivas.  A quienes les interese el tema, recomiendo el libro Life photographers: what they saw (1998), de John Loengard, en el cual aparecen algunas de las fotografías cumbres publicadas en esa revista.

El prestigio que alcanzó Eppridge en su profesión puede verificarse en un detalle. Cuando murió a los 75 años, de septicemia, el New York Times le dedicó un obituario. Su prestigio quedó magnificado por un hecho en que diversas circunstancias corrieron a su favor en uno de los días más oscuros de la vida política estadounidense. Tal como bien sabemos quiénes desde hace tiempo trabajamos en esta noble profesión, a la hora de conseguir exclusivas el periodista necesita siempre de la ayuda de la suerte. Hay periodistas (categoría en la cual incluyo a los fotógrafos) que han logrado una primicia que hizo historia por haber estado casualmente en el lugar donde se originó la noticia. Eso fue lo que le pasó a Eppridge.

En la medianoche del miércoles 5 de junio de 1968, a las 00.15 horas aproximadamente, luego de un acto político de su campaña presidencial realizado en el hotel Ambassador de Los Angeles, Robert Kennedy decidió cortar camino por la cocina. Ahí le salió al paso el inmigrante palestino Sirhan Sirhan, quien disparó ocho veces, dando en el blanco en tres ocasiones.  Kennedy, aún con vida, cayó al piso, y fue rápidamente socorrido por Juan Romero, un muchacho de 18 años de edad de origen mexicano, que trabajaba como ayudante de mesero en el restaurante del hotel. La única persona que pudo registrar la conmovedora escena de Romero (muerto dias atrás) sosteniendo la cabeza del malherido candidato presidencial fue Eppridge, quien captó una imagen que aun hoy vale más que varios miles de palabras. Romero mira a la cámara, sin poder creer lo que había pasado, como preguntándole al fotógrafo: ¿Qué hago? Kennedy murió 26 horas después, sin que los médicos pudieran hacer nada para salvarle la vida.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...