Espectáculos y Cultura > La pelea del año

Crónica de una batalla anunciada: ¿Qué pasó entre Martin Scorsese y Marvel y por qué?

El director de "Buenos Muchachos" prendió fuego todo cuando dijo que lo que hacía Marvel no era cine; varios le saltaron a la yugular, pero otros lo defendieron

Tiempo de lectura: -'

29 de octubre de 2019 a las 05:00

El panal estaba quieto, bien prendido al árbol. Las avispas, adentro, muy tranquilas, viviendo la vida, volando de allá para acá, disfrutando y revolcándose en su miel. Y entonces cayó Martin Scorsese con ganas de revolver un poco el avispero. Agarró un palo, lo revoleó por encima de su cabeza y le dio duro y parejo. El golpe fue tan seco que sacudió a las avispas de ese panal, pero también despertó a otras de nidos vecinos. Todas se unieron y lo aguijonearon en conjunto para hacerlo recular, pero el hombre aguantó. Y siguió pegando. Y se le unieron otros con más ganas que él de pegar. Uno de ellos fue su amigo Francis Ford Coppola, que cayó con un hierro en vez de un palo. La cosa se puso complicada, las nubes de avispas aumentaron y de repente lo único que importó fue seguir alimentando la gresca. Palo va, pinchazo viene, durante varias semanas el conflicto fue de lo único que se habló. Al menos en el universo del cine. 

El panal, claro, es Marvel. Scorsese es Scorsese. Y el palo con el que le dio fuerte es una frase que el maestro del cine, director de algunas de las mejores películas de la historia, soltó en una entrevista que le hicieron a principios de octubre: “El valor de una película que parece un parque temático, como el cine que hace Marvel, convierte las salas en parques de atracciones y esa es una experiencia diferente. No es cine, es otra cosa”, dijo. Para qué.

Ídolo de multitudes, incluso de los directores que ganan millones dirigiendo para la compañía de los superhéroes, los comentarios de Scorsese calaron hondo. Dolieron. Era el viejo cine dándole la espalda a lo que hoy rige las salas. Era el maestro repudiando el trabajo del alumno. Era un pionero fundador del Nuevo Hollywood tirándose encima el resultado de esa refundación y a millones de fanáticos exacerbados. 

Obviamente, en las redes lo crucificaron –con tanta o más saña que a Jesús en La última tentación de Cristo–, y lo más leve que le dijeron fue “viejo gagá” y que solo hacía películas de mafiosos. Los memes, además, no se hicieron esperar. Pero desde el mismo centro del cine también empezaron a soltarle bombazos. Primero fue Kevin Smith, el director de Clerks, que quiso hacerle ver que sus dichos estaban boicoteando el cine de otros, así como a él le quisieron boicotear la película de Cristo en su momento. Después James Gunn, el director de Guardianes de la Galaxia, que lloró un rato en Instagram mientras decía que Scorsese era su ídolo y que estaba decepcionado y que le dolía que hablara así de sus películas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Many of our grandfathers thought all gangster movies were the same, often calling them “despicable”. Some of our great grandfathers thought the same of westerns, and believed the films of John Ford, Sam Peckinpah, and Sergio Leone were all exactly the same. I remember a great uncle to whom I was raving about Star Wars. He responded by saying, “I saw that when it was called 2001, and, boy, was it boring!” Superheroes are simply today’s gangsters/cowboys/outer space adventurers. Some superhero films are awful, some are beautiful. Like westerns and gangster movies (and before that, just MOVIES), not everyone will be able to appreciate them, even some geniuses. And that’s okay. ❤️

Una publicación compartida de James Gunn (@jamesgunn) el

Pero no todos fueron ataques contra el creador de Taxi Driver, Toro Salvaje, Buenos Muchachos y El irlandés, de próximo estreno. Hubo quienes no se quisieron quedar afuera y una de esas personas fue la actriz Jennifer Aniston. Sin mucho que ver con ninguno de los dos improvisados bandos, se alineó para el lado del italoamericano y dijo que las películas de Marvel empobrecían el cine. Con las llamas asomando por debajo de la puerta, hubo algunos que quisieron poner paños fríos. Samuel L. Jackson, Natalie Portman y Robert Downey Jr quisieron bajar un cambio y aseguraron que en la salas había lugar para todos –cosa que, lo sabemos, no es así–.

Pero como la cosa se estaba calmando, apareció Francis Ford con munición más gruesa que la que usó para prender fuego las palmeras en el arranque de Apocalypse Now. Coppola no tuvo ningún problema en decir lo que se le cruzaba por la cabeza y en una entrevista con The Guardian fue al hueso: “Cuando Scorsese dijo que las películas de Marvel no eran cine, tenía razón porque uno espera que el cine te enseñe algo, que te de algo, que te deje conocimiento, inspiración, entendimiento. Y no creo que nadie saque nada de eso viendo la misma película una y otra vez. Martin fue amable cuando dijo que lo de Marvel no era cine. Él no dijo que lo de Marvel es despreciable. Que es lo que yo creo que es”.

A partir de ahí empezó a pasar algo curioso. Cada vez que un periodista tenía enfrente a algún gran nombre del cine, le preguntaba qué le parecía el temita de Marvel. Y salieron algunos comentarios jugosos, claro. Por ejemplo el del británico Ken Loach, el de El viento que acaricia el prado, que dijo lo siguiente: “Las hacen como mercancía, como hamburguesas, y no pretenden comunicar ni compartir nuestra imaginación, sino generar réditos económicos a una mega corporación. Son un ejercicio de cinismo, de mercado, y no tienen nada que ver con el arte del cine”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No hate, just memes 🤭 #Scorsese #MCU

Una publicación compartida de Cinema Monkeys™ (@cinemonkeys) el

Hoy la discusión sigue, aunque un poco más aplacada. Uno de los últimos en salir a defender a Marvel fue Bob Iger, el actual CEO de Disney, la empresa madre de la casa de Spiderman y el Capitán América. Y tiene sentido que lo haga: al defender a Marvel, Iger defiende un sistema que ha cambiado el rumbo del cine, o al menos de su industria. Hoy lo que impera es el blockbuster, la fórmula segura que se repite y que funciona, la nostalgia que lleva a millones a las salas, el universo compartido que requiere de una atención total a cada una de sus películas, pero tampoco demasiado. Al día de hoy, la taquilla marca que las primeras seis películas más taquilleras del 2019 son de Disney. La primera, la cuarta y la quinta son de Marvel. Todas son o secuelas, o franquicias o algo que ya se vio.

Ante este panorama, es lógico que la vieja guardia se vea amenazada. Scorsese, Coppola, Loach, todos enfocan sus cámaras a la industria de hoy y apenas ven rastros de lo que hicieron en los años 70 u 80, al menos en esos momentos en que se asoman a una sala de cine y las marquesinas anuncian la décimo octava de Rápido y Furioso, la quinta de Iron Man y una versión de Aladdin con perros. Sabemos que siempre habrá  lugar para su cine, porque quienes lo siguen siempre buscarán que sus películas alcancen la mayor cantidad de público, pero es cierto que el área se acota. El ejemplo más claro es que ningún estudio grande quiso invertir la plata que Scorsese quería invertir en El irlandés para estrenarla, y por eso recaló en Netflix. Y estamos hablando de un estreno que quizás esté entre los más importantes de los últimos años. 

Quizás Scorsese se fue un poco de boca. Quizás Coppola también. Acá el verdadero problema no es que Marvel sea cine o no, porque de hecho el debate de qué lo es y qué no es enorme y demasiado largo para estas líneas. El drama real es que esta mega corporación termine acaparando todo, que sea la única opción, que Marvel termine siendo ÉL cine, así con mayúsculas. Aunque sería un escenario casi distópico, es normal que un hombre como Martin Scorsese sienta, al menos, un escalofrío al imaginarlo. Más teniendo en cuenta que cuidó al séptimo arte desde sus inicios, que lo mimó, lo reformó. Incluso salió a defender a la Cinemateca uruguaya cuando estuvo en problemas económicos y a punto de cerrar. Es un padre que siempre cuidó a su criatura con esmero y cariño, y ahora solo teme perderla entre los millones que la industria invierte en esta gran franquicia en serie denominada Universo Cinematográfico de Marvel. Por el bien de todos, esperemos que eso no suceda jamás.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...