Economía y Empresas > COACHING KARINA PITTINI

Una vez más, ¿seguimos esperando que nos manden?

Los empresarios o jefes que aún hacen ir a la gente a la empresa pudiendo implementar el trabajo remoto, deben darse cuenta que estamos en un mes de alta complejidad, plantea Karina Pittini

 Mientras unos hacen uso del tapabocas, el lavado de manos, el distanciamiento físico y el teletrabajo, entre otras cosas, otros siguen caminando por la vía pública sin tapabocas y hasta compartiendo el mate en un claro grupo que no es burbuja

Tiempo de lectura: -'

11 de abril de 2021 a las 05:00

Entre noticias, avisos, conferencias, asesores, científicos, políticos y politiquería, la gente toma distintas posturas y acciones. Casi 4.000 casos positivos de covid 19 en un día. Ojalá fuera solo un chiste de mal gusto pero es la realidad, una consecuencia a la que nos expusimos.  

¿Qué estamos esperando? ¿Al final del día saber cómo estuvimos? ¿A que te avisen que fuiste contacto o que te enfermes? Mientras unos hacen uso del tapabocas, el lavado de manos, el distanciamiento físico y el teletrabajo, entre otras cosas, otros siguen caminando por la vía pública sin tapabocas y hasta compartiendo el mate en un claro grupo que no es burbuja. ¿A qué estamos jugando?

Mientras existe un gran número de inconscientes o conscientes irresponsables, que es peor, muchos esperan que papá gobierno ponga penitencias o diga qué se puede o no se puede hacer. ¡Vergonzoso!

Somos adultos y como tales debemos ser responsables no solo de nosotros mismos sino de nuestros hijos, nuestras familias y entornos. Necesitamos activar la solidaridad de la que tanto nos vanagloriamos como uruguayos, por lo que hasta nos creemos diferentes, mejores en estos sentidos.

¿Siquiera pensamos, antes de actuar, que los médicos y el personal de salud están altamente desafiados?

Ellos serán los que nos cuiden no solo si enfermamos de covid, lo harán si enfermamos de lo que sea o hasta si tenemos un accidente.

¿Estás libre de necesitarlos vos o algún familiar? Aunque solo sea por eso, activá las estrategias de cuidado que son necesarias y probadas.

Si sos de los que cree que la pandemia es una gripecita, que a vos no te va a tocar… ponete a pensar un segundo si le podría tocar a alguno de tus seres queridos. ¿Y qué tal si a tu empresa o negocio también se le complica? Un día de facturación quizá te moleste, dos te empiece a preocupar y más quizá, te propone una situación no deseada para ir de mal en peor.

A estas alturas, cuidarnos es prevenir hoy para no estar peor mañana.

Si sos de esos empresarios o jefes que aún hacen ir a la gente a la empresa pudiendo implementar el trabajo remoto, date cuenta que estamos en un mes de alta complejidad.

En el lado positivo, el teletrabajo desafía al progreso ya que impone un estilo de gestión más avanzado.

Se trata de trabajar por objetivos entre otras muchas bondades.

Quien lo logre, tanto sea empleador o colaborador, será más valioso terminada la pandemia.

¿Acaso no es una oportunidad hasta como país? La situación pospandemia dependerá de eso que estamos haciendo hoy.

Podrás estar pensando que muchas actividades requieren presencialidad y es cierto, por eso esas deben ser mantenidas. Pero hay muchas otras que pueden hacerse a distancia. ¡Aprovechá la oportunidad!

Utiilizá estos momentos para transformar, ajustar, hacer eso innovador que te puede llevar a un mejor estadio. A vivir mejor, a facturar más, a gastar menos… lo que sea.

Aplicá creatividad, pensá fuera de la caja, actúa diferente pero, sobre todo, activa todas y cada una de las estrategias de cuidado personal y preventivo del covid para que aportemos a una mejoría de la situación.

Desde la convicción que la economía y el bienestar de nuestro país lo hacemos todos. No es un slogan, es una realidad. Colaborar con otros, mirar para el costado, ayudar aportando valor; es parte de nuestra esencia como seres humanos, es una necesidad y condición para progresar, estar sanos y felices como personas y sociedad. 

¿Qué concretamente podés hacer?

1. Revisá lo que estás haciendo y ajustá conductas de cuidado responsable.

2. Establecé un espacio de pensamiento reflexivo y estratégico para criticar tus hábitos, procesos y procedimientos. A nivel personal y laboral.

3. Hacé una lluvia de ideas acerca de qué puede ser diferente. En este momento no descartes nada.

4. Considerá cada una de las ideas aplicando filtros de realidad: – costo beneficio – tiempo de activación - resultados esperados, etc. En definitiva evaluá la viabilidad.

5. Pedí ayuda y trabajá en equipo.

6. Establecé un plan de acción.

7. Medí resultados.

8. Instalá una rutina periódica de pensamiento reflexivo estratégico. Volvé a empezar. Instalarás un circulo virtuoso de crecimiento eficiente y productividad.

 Estos tips son válidos para implementar en estrategias empresariales, laborales y domésticas, desde el trabajo por objetivos al menú familiar. El foco es cuidarnos entre todos y aprovechar este momento para mejorar, salir airosos, ganar y diferenciarnos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...