Cargando...
Visita de Joe Biden a Arabia Saudita

Mundo > Biden en Arabia Saudita

Una visita polémica marcada por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi

El presidente estadounidense debió sortear muchas preguntas incómodas sobre por qué saludó con un golpe de puños a Mohamed bin Salman, el príncipe heredero señalado en 2018 por su responsabilidad en el asesinato del corresponsal del Washington Post.

Tiempo de lectura: -'

17 de julio de 2022 a las 05:01

El presidente estadounidense Joe Biden llegó el viernes a Arabia Saudita para recomponer las relaciones de Washington con el mayor exportador de petróleo del mundo, pese a que el propio Biden había amenazado con volverlo un estado “paria” en la escena internacional luego del asesinato del corresponsal del Washington Post Jamal Khashoggi en 2018.

El jefe de la Casa Blanca se reunió con el príncipe heredero Mohamed bin Salman, al que saludó con un choque de puños, pese a que el príncipe de la monarquía saudí fue señalado como uno de los responsables del homicidio de Khashoggi concretado en Turquía. El interés de la Casa Blanca estuvo centrado en los encuentros que Biden mantuvo con otros jeques sauditas para hablar sobre petróleo.

Un hecho inusual y previo al viaje que ablandó los ánimos en Estados Unidos fue la columna que escribió el propio Biden en el Washington Post, en la que argumentó los por qué de la visita a Arabia Saudita. “Sé que muchos no están de acuerdo -escribió Biden-. Pero mis opiniones sobre los derechos humanos son claras y continúan, las libertades fundamentales están siempre en la agenda cuando viajo”.

La reunión con bin Salman se concretó en Yedá, ciudad saudí a la cual llegó el mandatario estadounidense tras su visita a Israel y Palestina. Luego del encuentro, en rueda de prensa, Biden se atajó ante los periodistas aclarando que su primer planteo ante el jefe saudí fue por el asesinato del corresponsal. “Lo planteé al principio de la reunión, dejando en claro lo que pensaba en ese momento y lo que pienso ahora. Fui sencillo y directo al discutirlo. Dejé mi punto de vista muy claro”, dijo Biden.

"Hemos revertido la política de cheques en blanco que heredamos" del anterior presidente Donald Trump, agregó ante los periodistas. “Desde el principio, mi objetivo ha sido reorientar, pero no romper la relación", insistió.

En una entrevista con la CNN, el Ministro de Estado de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, quien estuvo en el encuentro de ambos jefes de Estado, expresó: “Investigamos, castigamos y nos aseguramos de que esto no vuelva a suceder. Esto es lo que hacen los países. Esto es lo que hizo Estados Unidos cuando se cometió el error de Abu Ghraib”.

“Los responsables (del asesinato de Khashoggi) han sido investigados y enfrentaron la ley y están pagando el precio de su crimen”, dijo Jubeir en CNN sobre la discusión. “La conversación avanzó en términos de la discusión oficial”, afirmó.

La decisión de Biden de reunirse cara a cara con bin Salman recibió múltiples rechazos en Estados Unidos. Sin embargo, las necesidades energéticas y la inflación en Estados Unidos estuvieron por encima de la confrontación con el mandatario saudí, a pesar de las evidencias recogidas por las agencias de inteligencia estadounidenses y turcas sobre la responsabilidad de bin Salman con la muerte violenta de Khashoggi.

Biden llegó a Arabia Saudita en busca de soluciones a los altos precios del combustible en su país, aunque muchos le recordaron por estas horas que durante su campaña presidencial en 2020 había prometido convertir a la monarquía saudí en un "paria internacional". Por entonces la puja era con Trump, quien tenía un buen vínculo con los jeques saudíes y no daba trascendencia al asesinato del corresponsal del Washington Post.

Una vez en el gobierno, más precisamente en febrero de 2021, Biden ordenó desclasificar un informe de la CIA que concluía que bin Salman, había "validado" el asesinato de Khashoggi.

La invasión rusa de Ucrania detrás escena

La agencia de noticias francesa AFP publicó una entrevista a David Rigoulet-Roze, investigador asociado al Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas e investigador del Instituto Francés de Análisis Estratégico. "Es un viaje que no es fácil de entender para el público estadounidense, dada la postura de Biden al principio de su mandato. Entre los demócratas, se lo señala como alguien que se niega a sí mismo. Y en el bando republicano se mofan de que haga lo mismo que Donald Trump después de haberlo criticado decididamente”, señaló el especialista.

“El presidente de Estados Unidos se vio atrapado por el principio de la realidad; es decir, la defensa de los intereses geopolíticos y estratégicos estadounidenses", analiza Rigoulet-Roze. “La invasión rusa de Ucrania ha barajado todas las cartas al hacer subir el precio del petróleo y provocar una inflación que afecta a todos los países occidentales, incluido Estados Unidos. Esta situación da a Arabia Saudita un lugar central que Biden no puede ignorar", agregó

El contexto y los vaivenes de Washington son por motivos evidentes: quieren que el mayor exportador de petróleo del mundo abra más sus grifos para calmar el precio del crudo y aliviar la inflación. Dos temas claves para Biden de cara a las legislativas de noviembre en Estados Unidos.

EEUU no cederá espacios

En lo que fue el cierre de su gira por Medio Oriente, Biden expuso ante los seis miembros del Consejo de Cooperación del Golfo, que en esta ocasión incluyó a Egipto, Jordania e Irak. En ese contexto, el presidente estadounidense expresó que Washington no cederá su influencia en la región "para que la llenen China, Rusia o Irán". Ocasión en la que, además, prometió un paquete de US$ 1.000 millones para la seguridad alimentaria.

Biden aprovechó el encuentro para hablar sobre la volatilidad de los precios internacionales del petróleo y de la guerra entre Rusia y Ucrania, que puso de manifiesto una divergencia antes impensable entre la Casa Blanca y sus principales aliados en Medio Oriente, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, dos gigantes petroleros cada vez más independientes en la escena internacional.

Las dos monarquías, pese a que reciben a las tropas estadounidenses y apoyaron a Washington durante décadas en diversos conflictos, se abstuvieron hasta el momento de seguir los dictados del gobierno de Biden en su intento por aislar al Kremlin, una determinación que los analistas consideran un punto de inflexión en las relaciones de los países del Golfo Pérsico con Estados Unidos.

Por su parte, bin Salman, criticó las "políticas poco realistas" para reducir las emisiones de gases contaminantes y defendió los combustibles fósiles, claves para la economía del mayor exportador de petróleo. "La adopción de políticas poco realistas para reducir las emisiones, excluyendo las principales fuentes de energía, provocará en los próximos años una inflación excepcional y un aumento de los precios de la energía", destacó.

En tanto, el emir de Qatar, Tamim bin Hamad al Thani, pareció escuchar los pedidos de Biden y se comprometió a trabajar junto a otros líderes árabes para garantizar el "continuo flujo" de los suministros de energía y aliviar la repercusión de la guerra sobre la economía mundial. "Qatar, en solidaridad con las víctimas y apoyo a los esfuerzos políticos para poner fin a esa guerra, no escatimará esfuerzo ", dijo.

En un gesto de acercamiento, Biden invitó a su homólogo emiratí, el jeque Mohamed bin Zayed Al-Nahyan, a Washington antes de fin de año. En lo inmediato, Biden -que firmó 18 acuerdos en energía, espacio, salud e inversión con Arabia Saudita - admitió que está "haciendo todo lo que se puede para aumentar el suministro de petróleo", pero añadió que los resultados concretos no se verán "hasta dentro de un par de semanas".

Con relación al acercamiento entre los países árabes e Israel, Arabia Saudita -que se negó a unirse a los Acuerdos de Abraham auspiciados por Estados Unidos y que en 2020 propiciaron los vínculos de Tel Aviv con Emiratos Árabes Unidos y Bahréin- ratificó que mantendrá la tradicional postura de la Liga Árabe de no tener relaciones con Israel mientras persista el conflicto con los palestinos. Esto último luego de mostrar cierta apertura al levantar las restricciones de sobrevuelo para los aviones que viajan hacia y desde Israel.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...