Economía y Empresas > Pastera

UPM destaca logros en diez años y avanza hacia la segunda planta

En las próximas semanas habrá una nueva puesta a punto con el gobierno sobre los avances logrados, dijeron desde la empresa 

Tiempo de lectura: -'

05 de septiembre de 2018 a las 05:02

“No se preocupe Steneri, este asunto de la plata se va a arreglar. Lo que importa es el crecimiento del país ¿Y sabe usted quién nos va a salvar? Los finlandeses”. La conversación mantenida por el expresidente Jorge Batlle y el economista Carlos Steneri, data del año 2003.

A diez años de que comenzó a funcionar la primera planta de celulosa en Fray Bentos y a 15 de dicha anécdota, una de los prioridades para el gobierno uruguayo al día de hoy es la instalación de la tercera planta procesadora de celulosa en el país –la segunda de la misma empresa-, que estaría ubicada sobre el Río Negro, a escasos kilómetros de la ciudad de Paso de los Toros.

El pasado 7 de noviembre el gobierno y la empresa finlandesa sellaron un acuerdo de 73 páginas donde se detallaba el potencial impacto económico de una segunda planta, a la vez que se daba a entender también que aunque la decisión final de inversión estará a cargo de UPM, la pelota estaba en pies del gobierno uruguayo.

En la mañana de este martes, el Poder Ejecutivo dio un puntapié clave al abrir la oferta del consorcio Vía Central para la construcción de 273 kilómetros de vía férrea que irá desde el Puerto de Montevideo hacia la futura planta. La fábrica tendrá una capacidad de producción de 2 millones de toneladas de celulosa anuales, mientras que la apuesta a la revitalización del sistema ferroviario uruguayo supondrá una capacidad de carga de 4,5 millones de toneladas anuales, lo que puede suponer en una reducción de costos a la hora de transportar secano desde esa zona del país, entre otros.  

Lea también: Las ganadas y las perdidas del acuerdo entre el gobierno y UPM

Consultado por El Observador, el director de Desarrollo de Negocios de UPM, Gonzalo Giambruno, dijo que las negociaciones son un proceso de largo plazo y de planificación a futuro, por lo que se está en etapa de implementar lo que se acordó en la hoja de ruta que fue el acuerdo de inversión.     

“Las conversaciones con el gobierno terminaron el 7 de noviembre y ahora estamos en plena implementación, realizando estudios de pre ingeniería, de gestión de autorizaciones para comenzar a operar y del desarrollo de las infraestructuras necesarias. Desde la empresa se tiene confianza de que el calendario establecido avanza desde el punto de vista del proceso y de la sustancia, con hitos intermedios que se han ido cumpliendo”, explicó.

Gonzalo Giambruno

El ejecutivo además agregó que en abril se dio una instancia en que la compañía pudo acreditar de que los requisitos se han ido cumpliendo satisfactoriamente, y adelantó que en un par de semanas tendrá lugar una nueva instancia para ver “como se viene avanzando”.

Sin embargo, a pesar de que el gobierno y la empresa “hagan todos los deberes”, se va a estar recién en “condiciones de arrancar el proceso formal de toma de decisiones”, aclaró Giambruno.

“UPM es una empresa internacional que cotiza en bolsa, por lo que para tomar una resolución de esta magnitud tiene un proceso formal que está definido. Se elevará al Directorio y deberá contar con determinados elementos para ser aprobada la inversión. El mandato para lo que estamos en Uruguay es seguir trabajando de acuerdo a esa hoja de ruta”, dijo.

Lea también: El tren para UPM 2 costará US$ 800 millones y empezará a construirse en enero 

En tanto, particularmente sobre la decisión de que UPM instale una segunda planta en el país, Giambruno destacó que en Uruguay existe una ley forestal desde 1987 y que desde ese entonces hubo gobiernos de todos los partidos que han tomado “decisiones importantes para que la industria forestal se consolide como una política de Estado, a la vez que rescató que el contexto geopolítico de Finlandia es similar al uruguayo, lo que genera que un país chico entre “hermanos grandes y poderosos” tenga que diferenciarse produciendo insumos de calidad y con seriedad.

Sobre el impacto ambiental que puede tener la instalación de una planta sobre el Río Negro, que tiene un menor caudal al Río Uruguay, Giambruno apuntó que los datos concretos van a estar cuando los estudios de impacto ambiental estén culminados.

“En principio lo que podemos hablar es de la perfomance de la planta de Fray Bentos. Lo que ya sabemos es que con esta especie (eucalipto) y con esta tecnología y forma de operar el comportamiento ambiental ha sido superior. Después tenemos los casos de la experiencia finalndesa, en donde plantas con volúmenes superiores de producción cohabitan junto a ríos con caudales diez veces menor al del Río Negro”, argumentó el ejecutivo.  

El impacto de UPM 1

Según datos presentados por la empresa el pasado viernes, desde instalada la planta aporta aproximadamente 1,4% del PBI del país, con una participación del 7,7% de las exportaciones totales de bienes. A su vez, los ejecutivos destacaron que esa industria trabaja con más de 600 empresas proveedoras que se incluyen en la cadena de valor y que la cantidad de empleos que se genera entre trabajos directos, indirectos e inducidos (trabajos generados a raíz de los directos e indirectos como el servicio hotelero por ejemplo) llega a 7.000, lo que equivale a US$ 180 millones en remuneraciones al año.

De hecho, en sintonía con los números que muestra la empresa el Indicador de Desarrollo Departamental (IDD) elaborado por el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve), que marca una clara división entre los departamentos ubicados sobre el norte y el sur del Río Negro, mostró al departamento homónimo al río como el de mejor desempeño entre los ubicados al norte.

Lea también: La pastera de UPM es la única esperanza para revivir al ferrocarril uruguayo

En esa línea, el informe señala a Río Negro como el departamento con la mejora relativa más alta en el ranking, ya que escaló del puesto 13 (en 2007) al tercer lugar (en 2015).

“Más allá que se trata de un indicador multifactorial, resulta claro que el ascenso del departamento se dio desde 2008 con la instalación de la planta de celulosa de UPM en Fray Bentos”, apunta el informe. En la actualidad UPM produce 1,3 millones de toneladas de celulosa por año y a su vez produce energía a base de biomasa que equivale al 8% del total de la energía producida en el país.

Entre otros datos presentados, se hizo hincapié en que diariamente ingresan 800 personas por día trabajar en la planta de Fray Bentos, sumado a que 70 nuevas empresas se han instalado en la ciudad con e fine de brindar servicios directos o indirectos a esa industria.

Promover un cambio cultural 

En el transcurso de una década los actores civiles de Fray Bentos pasaron de tener un reclamo asociado casi exclusivamente al empleo, a demandar capacitación, desarrollando incluso cierta autocrítica al entender que cuando UPM llegó en primera instancia, mucha de la mano de obra que ofrecía la ciudad en ese entonces no poseía la formación y las capacidades adecuadas para desarrollar tan desafiante proyecto.

Esta fue una de las principales conclusiones que arrojó un monitoreo realizado semestralmente en el transcurso de diez años por Equipos Consultores, a cargo de la socióloga María Julia Acosta, que buscó determinar como la interacción de una de las mayores inversiones en la historia del país con los diferentes actores de la comunidad repercutió también en procesos sociales y cambios culturales visibles en la sociedad fraybentina.

Lea también: UPM promovió cambio cultural del empleo local, según estudio 

Según se apuntó, uno de los mayores impactos que tuvo la capital del departamento de Río Negro fue el cambio de la matriz productiva, con ingresos al menos al principio de la obra en base de trabajadores de la construcción y el empleo directo e indirecto generado. Se argumentó que la comunidad fue desarrollando a raíz de la modificación del contexto una convivencia natural con el funcionamiento de la planta.

Durante los primeros años el cambio percibido fue fundamentalmente en la dimensión económica, con impacto luego en la vivienda y el desarrollo urbano, al punto que surgieron en la ciudad dos nuevos barrios y hubo un crecimiento de 300% en la aparición de cooperativas sobre todo enfocadas a esa inquietud.

También se dio durante estos años la llegada de grandes superficies comerciales que no estaban presentes hasta entonces en el departamento. A su vez, se destacó que los primeros cinco años permitieron sentar bases de infraestructura, así como mejoras sustanciales en la educación, la salud (pública y privada en ambos casos) y lo gastronómico

 

Comentarios