Nacional > OBRA EMPIEZA EN ENERO

El tren para UPM 2 costará US$ 800 millones y empezará a construirse en enero

Se abrió la oferta para el Ferrocarril Central y Acciona presentó recurso contra el gobierno; un directivo de la firma española dice que su empresa presentó una oferta más barata

Tiempo de lectura: -'

04 de septiembre de 2018 a las 13:54

Después de un largo período en el que se vio acosado por cierta inactividad, inoperancias y pugnas internas que dificultaron su andar, el gobierno de Tabaré Vázquez levantó cabeza este martes y le dio un empujón importante al tren de UPM2 que implicará una inversión de US$800 millones. Es así que representantes del Poder Ejecutivo abrieron este martes el sobre que contenía la oferta del consorcio Vía Central –integrado por Saceem, Berkes y Sacir (España) y NG (Francia)– para la construcción de 273 kilómetros de vía férrea entre el puerto de Montevideo y Paso de los Toros (Tacuarembó). El Poder Ejecutivo prevé iniciar en enero de 2019 la obra clave para la instalación de una nueva planta de celulosa de UPM y las obras se extenderán por un plazo de 36 meses. 

El proyecto es impugnado por Acciona, una empresa descartada de la licitación y que ya presentó un recurso administrativo.

Diego Pini, jerarca de la empresa que quedó por el camino, asistió a la evento de la apertura  y dijo en rueda de prensa que la oferta de Acciona era 8,3% más barata que la que hoy tiene el visto bueno del gobierno, es decir, US$ 168 millones menos. “La oferta del grupo Acciona es la mejor calificada técnicamente y sensiblemente más barata”, aseguró Pini, que es el director para América Latina de la constructora.  “Ejerceremos todas nuestras acciones para hacer valer nuestro derecho”, agregó el empresario.

Lea también: Descalificaron a Acciona y Saceem va camino a ser la constructora del tren para UPM

Acciona fue descalificada, según sus representantes, por no cumplir con un requisito que no estaba contemplado en el pliego original: la autorización de su casa matriz. “Por lo tanto, hemos sido descalificados injustamente, (porque) no era un requisito excluyente”, dijo Pini, y agregó que presentaron documentación que contradecía esa observación.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, no quiso responder públicamente sobre estas objeciones ni sobre la posición de Acciona, aunque aseguró que el recurso presentado “no tiene efecto suspensivo” sobre las obras del grupo Vía Central.

Pini afirmó que a su entender se realizó "una interpretación torcida de las bases", e insistió en que el respaldo de la casa matriz fue documentado debidamente. Acciona ya presentó un recurso administrativo de tipo jerárquico contra el Poder Ejecutivo, y además analiza realizar otros movimientos “en los ámbitos nacionales e internacionales”.

Por otra parte, Rossi advirtió que todavía restan superarse etapas en el proceso de evaluación del proyecto del Ferrocarril Central del consorcio que sigue en carrera, como la aprobación del Tribunal de Cuentas de la República, y el análisis de una consultora externa contratada por el gobierno.

Rossi sostuvo también que se trata de “una obra muy ambiciosa y exigente” para el gobierno, que no solo contempla la obra ferroviaria propiamente dicha, sino también otras aledañas, como la construcción de paradas, estaciones, señalización y medidas de seguridad. Todo esto es parte de la infraestructura fundamental para la instalación de la segunda planta de celulosa de UPM en el centro del país.

Al ser consultado por la inquietud de los vecinos del barrio Capurro (Montevideo), a quienes se les expropiarán sus viviendas puesto que se proyecta un trazado por donde hoy hay varias propiedades particulares, el ministro dijo que "en realidad son entusiastas del proyecto", y que se continúa trabajando para otorgarles "satisfacción".

En tanto, Alejandro Ruibal, director de Saceem, dijo en rueda de prensa que se trata de un “proyecto muy importante que puede emplear a más de 2.000 personas” durante todo el proceso. El consorcio conformado por cuatro empresas tiene un 33% de componente local y las dos empresas europeas tienen experiencia en el sector ferroviario. “La idea es trabajar en simultáneo en muchos frentes”, dijo Ruibal aunque matizó que todavía no son los adjudicatarios del proyecto. 

Al ser un proyecto de Participación Público Privado (PPP), el ganador de la licitación deberá conseguir el financiamiento de la obra, ejecutarla y una vez que este finalizada el Estado comenzará a pagarle por disponibilidad de infraestructura. “Recién dentro de tres o cuatro años vamos a empezar a cobrar”, agregó. 

Ferrocarril Central es una de las obras de infraestructura más importantes para concretar la segunda planta de celulosa de UPM en Uruguay. 

De allí la importancia de concretar la licitación, que ya sufrió algunos retrasos, y comenzar a desarrollar el emprendimiento. El inicio de las obras forma parte de la segunda fase de la negociación con la multinacional finlandesa. El 7 de noviembre pasado el gobierno firmó con UPM un acuerdo de formalización para la posible instalación de una nueva planta de celulosa en el país. Para tomar la decisión final le exigió determinadas condiciones al gobierno. Una de ellas fue que se le asegurara la infraestructura necesaria que le permita transportar su producción desde Paso de los Toros hasta la terminal portuaria montevideana.
 

Comentarios