Economía y Empresas > Mercado Eléctrico

UTE vende energía a Brasil a un tercio del precio que a los hogares uruguayos

Las colocaciones se realizan en promedio a US$ 85 MWh, muy por debajo del precio que paga la mayor parte de los consumidores locales 

Tiempo de lectura: -'

21 de septiembre de 2018 a las 05:04

Solo en 20 días de setiembre Uruguay exportó más energía a Brasil que en todo el primer semestre del año. Lo mismo pasó en el mes de agosto. El último tercio del año será clave porque es en esa época del año cuando suele darse la mayor demanda del gigante norteño.

El crecimiento de las ventas en los últimos dos meses se explica básicamente por dos cosas. Por un lado, el país cuenta con más excedentes para ofertar. En la medida que el invierno va terminando y suben las temperaturas baja la demanda en Uruguay. A eso se suma que aumentan las lluvias y también la producción de eólica y solar (hay más viento y los días son más largos). Además, el embalse de la represa Rincón del Bonete puede almacenar hasta 4 veces su producción máxima.

En tanto, del lado de Brasil los embalses se encuentran por debajo de lo que sería ideal. A eso se suma que en primavera es época de pocas lluvias en la región sureste, la más importante de Brasil. Eso transforma en importador al país norteño al menos hasta diciembre, en la medida que los precios que le ofrece Uruguay le resultan convenientes desde el punto de vista de los costos.

Este mes se llevan colocados 97.919 megawatt/hora (MWh). En todo el 2018 se vendieron 352.571 MWh, según datos de UTE. Los precios de colocación han tenido variantes, pero en promedio se ubican en US$ 85 MWh en el año. Si se toma ese valor como referencia la facturación a ese destino es al día de hoy de unos US$ 30 millones.

Sin efecto en tarifas

Hasta ahora los ingresos por exportaciones de los últimos años ( fue récord en 2017 con más de US$ 100 millones) junto con la reducción de los costos de generación no han repercutido en una disminución de las tarifas que pagan los consumidores uruguayos.

Por otro lado, el precio promedio de exportación a Brasil es un tercio del precio que pagan la mayoría de los hogares uruguayos y un poco más de la mitad que la mayoría de la industria.

Por ejemplo, el precio residencial de la energía eléctrica es de US$ 273 MWh y está por encima de Argentina. Brasil, Chile y Paraguay (ver cuadro).

En el caso de la energía industrial de media tensión el precio es de US$ 127 MWh. De esa manera Uruguay se ubica como el segundo país con electricidad más cara detrás de Chile donde el precio es de US$ 130, según los datos publicados esta semana por SEG Ingeniería.

Las proyecciones de exportación de excedentes a la región para este año que realizó UTE  son de US$ 130 millones en un escenario optimista, algo por encima del año pasado cuando los ingresos por este concepto totalizaron alrededor de US$ 115 millones.

“Todas las semanas se realizan ofertas a precios convenientes y Brasil está tomando la oferta. (…) En lo que queda del año seguramente seguiremos exportando”, dijo a El Observador una fuente del mercado eléctrico.

El repunte de agosto y setiembre todavía no alcanza para acercarse al ritmo de ventas que había el año pasado a esta altura del año. Hoy las colocaciones a Brasil vienen un 13% abajo en la comparación interanual.

Durante buena parte de 2018 muchas de las ofertas realizadas por Uruguay no fueron aceptadas dado que el sistema eléctrico brasileño contaba con recursos de generación a costos más convenientes de lo que Uruguay podía ofrecer. Por ejemplo, en algunas oportunidades se ofertó a US$ 120 MWh, pero Brasil tenía recursos disponibles para generar energía a US$ 90 MWh.

La otra cara de la moneda es Argentina. Este año las exportaciones se limitan a lo que han vendido generadores privados de energía eólica (87.912 MWh) a través de Salto Grande,  mientras que las ventas de UTE son anecdóticas (35 MWh). Ese volumen representa la quinta parte de lo que se llevaba vendido en setiembre de 2017.

La tendencia podría revertirse en algo durante los meses de verano. “Uruguay está siempre dispuesto a exportar con beneficios para ambas partes. En cualquier momento pueden reanudarse los intercambios”, dijo la fuente.

 

Más generación eólica

Entre enero y setiembre, el consumo de electricidad creció 5,5% en la comparación interanual, según datos de UTE. La expansión de la demanda de electricidad se produce en un contexto donde energías renovables como la eólica muestran una mayor participación en el sistema.

La generación de los molinos creció 34% en el año y es el 40% de lo producido por todo el sistema.  Aunque las represas siguen siendo la principal fuente de generación, su producción disminuyó 22% en el año.

Esa retracción es cubierta con eólica, fotovoltaica y energía térmica. La energía generada por estas centrales subió 156% respecto a 2017, pero su participación en el total de la energía comercializada es marginal y alcanza apenas el 3,7%.

Lea también: Aumenta pesimismo de consumidores y está en su nivel más alto de los úlitmos 11 años

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...