Nacional > RIVERA

UTEC en Rivera propone carreras innovadoras para el futuro

Desde el Consejo Directivo Central del organismo son optimistas respecto a la negociación con las autoridades de cara al presupuesto del próximo quinquenio

Tiempo de lectura: -'

02 de agosto de 2020 a las 05:00

Por Ramiro Pisabarro

Desde la cantina –aún en proceso de licitación– hasta un descampado de decenas de hectáreas contiguo al Instituto Técnico Regional (ITR) Norte, con sede en Rivera, todo sugiere posibilidad de “crecimiento”.

Se trata de uno de los tres ITR -aparte de Centro Sur y Suroeste- que tiene la Universidad Tecnológica (UTEC). Esta fue creada por ley en 2012 con el apoyo de todos los partidos políticos para ampliar la oferta terciaria universitaria en el interior del país.

Hoy en día está integrada por casi 3.000 estudiantes regulares -sin contar aquellos que son beneficiarios de otros programas-, 25% de los cuales ingresaron en 2020. Cuenta con 18 carreras y 26 titulaciones, lo que se debe a un régimen de títulos intermedios previos a completar el grado.

A mediados de julio el ente presentó un Plan Estratégico 2021-2025. En él se prevé, por ejemplo, la ampliación de la propuesta a Lavalleja, tras constatar una “situación crítica en relación al acceso de su población a la formación universitaria”. Otra intención consiste en brindar enseñanza en Logística en Maldonado, donde se detectó que la oferta educativa “se concentra fuertemente” en las áreas sociales y medioambientales. También se apuntaría a llevar la Licenciatura en Tecnologías de la Información a Melo y Artigas, a fin de descentralizar la formación de la región norte.

La ejecución de lo planteado implicaría un incremento del 20% de su presupuesto. No obstante, la propuesta se encuentra en plena negociación con las autoridades del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), de cara a la ley que definirá el presupuesto del quinquenio. Es que desde marzo rige un decreto del Poder Ejecutivo que fija un tope de ejecución presupuestal del 85% para gastos e inversiones.

Sin embargo, ambos consejeros de la UTEC Graciela Do Mato y Rodolfo Silveira se han mostrado optimistas frente a las conversaciones con las autoridades.

“Tuvimos nuestra segunda reunión con el MEF y nos falta una tercera”, señaló Do Mato. “La UTEC nació con el compromiso de todos los partidos políticos y del Congreso de Intendentes. Somos tremendamente optimistas, porque estamos en plena negociación del presupuesto que aún no está cerrado”, afirmó.

En cuanto a las nuevas iniciativas sobre la mesa, sostuvo que no se van a “enfrentar inmediatamente a partir del 1º de enero de 2021”. “Quizás la extensión y la ampliación de carreras tengan que esperar un poco”, declaró.

Consultada sobre el diálogo con el MEF, sentenció: “Viene bien”.

El presupuesto de la UTEC supone el 0,84% del total de la educación nacional, y un 0,14% del presupuesto total del Estado. Para este año, tiene para ejecutar $1.187 millones.

Intuición

La sede riverense cuenta con un centro logístico que contiene desde vehículos de carga hasta una cinta transportadora. Robert Gómez, docente de Micro Robótica, instruye en la operativa de la instalación a una escala 1:10, reducida al tamaño de una mesa.

Según explican, manejar un mini montacargas montado con piezas Lego a través de un software tiene la misma lógica que hacerlo con uno de tamaño real. Si algo rige en las carreras orientadas a la tecnología, es la incertidumbre a futuro.

Luis García, coordinador de la carrera de Logística, explica que “de acá a cinco años solo” es posible “intuir”: “Nunca sabemos qué va a suceder”, indica. Por su parte, el coordinador educativo del ITR Norte, Marcelo Ubal, asegura que las máquinas a disposición de los estudios de robótica e inteligencia artificial “en cinco años ya van a tener que cambiar”.

En el Laboratorio de Mecatrónica –una disciplina que combina la mecánica, la programación y la electrónica– el docente Cristiano Schuster ordena a un brazo robótico que dibuje sobre una superficie el logo de UTEC. El dispositivo repite una y otra vez los movimientos, repasando con precisión milimétrica las líneas trazadas. Cada punto dibujado ya está previamente programado.
Según exponen, este tipo de mecanismos serán cada vez más frecuentes en la industria uruguaya, automatizando tareas repetitivas. A modo de ejemplo, Schuster señala que Conaprole cuenta con cuatro de estos brazos para mover las bolsas de un punto a otro.

Fuga de cerebros

André Kelbouscas habla perfecto español, aunque su acento se distingue por arrastrar las “s” y remarcar las “d”. Cursaba una maestría en la Universidade Federal do Río Grande, de donde es oriundo, cuando supo de la oportunidad de dar clases en la UTEC. Desde entonces cumple con ambas funciones a la vez.

En el ITR Norte, por encontrarse a las afueras de una ciudad binacional, es normal dar con docentes y estudiantes del otro lado de la frontera.

Lo mismo sucedió con Schuster. Consultado sobre qué es lo que le atrajo, responde: “Primero, que era un proyecto muy similar al de mi universidad, de llevar la enseñanza terciaria al interior. Después, la oportunidad de poder construir algo desde las bases. En una universidad ya establecida, todos los laboratorios van a estar armados y relativamente rígidos”, narra.

Según explica el coordinador educativo Ubal, el programa para recibir docentes consiste en que las universidades brasileñas cubran los salarios, mientras que la UTEC debe proveer los traslados, el alimento y la estadía.

Para la consejera Do Mato, hay una escasez de ingenieros uruguayos. Sobre los que sí están dedicados al rubro, apunta que tras formarse en Montevideo, “pasaron los años, formaron familia, consiguieron trabajo y es difícil que retornen”.

Además, exponen que aún resta por desarrollar experticia en esta materia en el país. Es por esto que Ubal indica que hay un proyecto de doctorado en Ingeniería previsto para 2024. “¿Por qué es importante el doctorado? Porque necesitamos equipos radicados acá para evitar la fuga de cerebros”, declara.

“La idea es de a poco empezar a traer investigación a la universidad, porque es lo que hace el diferencial en una institución que prepara personal técnico”, dice Cindy Ortiz. Ella, por su parte, es colombiana, cursa un doctorado en una institución brasileña y es docente en la UTEC uruguaya.

Ingreso limitado

La UTEC funciona con cupos. “Nosotros consideramos que tienen que seguir estando, en el sentido de que las instalaciones y el equipamiento no permite una masividad”, declaró Do Mato.

La jerarca consideró que en este sentido hay cierto equilibrio, a pesar de excepciones puntuales como la carrera de Tecnólogo en Análisis y Desarrollo de Sistemas, que presenta una lista de espera de hasta 60 estudiantes.

En el caso del ITR Norte, el nivel de deserción ronda un 20%, según estimaciones de su director, Felipe Fajardo.

Estudiantes de la institución dijeron a El Observador que hay materias que tienen un efecto de filtro en las primeras instancias, al igual que sucede en la Universidad de la República. Una de las asignaturas más complejas, señalaron, es Cálculo 1.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...