Nacional > ENTREVISTA

Villar: en el FA “se ha intentado caricaturizar las candidaturas, viendo quién apoya a cada una”

El candidato a intendente dice que “demostrar que uno está en condiciones de gobernar implica también minimizar” polémicas como la de Mujica y Raffo

Tiempo de lectura: -'

23 de septiembre de 2020 a las 05:04

Por María Eugenia Fernández y Martín Tocar

Sentado en un piso 7 de Ciudad Vieja, Álvaro Villar dibuja. Sobre una hoja blanca, el neurocirujano de 57 años, director del Hospital Maciel entre 2012 y 2019, traza rectángulos y círculos que lo ayudan a pensar. Y de ese ejercicio mental se desprenden reflexiones sobre su desembarco a la política electoral, la campaña que culmina este domingo, la interna del Frente Amplio y las propuestas que intentará llevar adelante en caso de ser electo intendente de Montevideo. A continuación, un resumen de la entrevista con El Observador

Es su primera campaña electoral y tuvo de todo. Una postergación, denuncias, un evento coronario. ¿Qué balance hace? 

El hecho de que haya sido una campaña larga para mí tuvo la ventaja de conocer mucho más el departamento de Montevideo y la intendencia. Me reuní con muchos más grupos y colectivos y directores de la intendencia, que si hubiera sido una campaña corta o tradicional. A su vez, los proyectos que presentamos, tanto el proyecto de cambio en el transporte como el de veredas o la basura, se pudieron presentar gracias a que la campaña fue larga y se pudo trabajar con tiempo.

¿Lo favoreció entonces? 

De alguna manera sí, aunque no es un motivo de alegría dado que es todo debido a la pandemia y sus consecuencias, que fueron muy duras y dolorosas para mucha gente.

¿Sintió el rostro duro de la política? 

También eso es un aprendizaje y una prueba. Ocupar el lugar del intendente es justamente uno de los lugares más complejos de todo el Estado. Ser capaz de sortear o de navegar en medio de todas estas situaciones a uno lo va preparando. La intendencia tampoco va a ser un lugar fácil. En la ciudad se juegan intereses muy fuertes, a la hora de negociar uno tiene que estar preparado para manejar esas presiones. La campaña electoral comprueba tu capacidad de eso. Es como una pretemporada.

En su momento se presentó como el candidato de la autocrítica, ¿qué tiene de eso su campaña? 

Tenemos que ser capaces de mirar a la cara y ver las cosas que no hemos resuelto. No podemos mostrar como que todo está hecho o que todo lo que hicimos está bien. Primero porque eso nunca es posible. Uno siempre encuentra cosas que podría hacer diferente. Y segundo porque cuando uno vive en la ciudad ve que todavía no tiene resuelta la limpieza o el transporte colectivo y que si bien hemos avanzado en el manejo de los residuos, no estamos en la vía correcta, que es la de la clasificación. Hay mucha gente viviendo en la calle y hay mucha gente en asentamientos que no tienen resuelto los temas de saneamiento o los problemas que implican las inundaciones en los días de lluvia. Hay que mirar eso críticamente. Y la diferencia es que yo hago esa crítica desde adentro. Yo fui parte del gobierno. Fui director de un hospital del Estado. Cuando hago críticas las hago desde el Frente Amplio, no las hago desde afuera. Y las hago sabiendo que el Frente Amplio sigue siendo la mejor herramienta para cambiar Montevideo. 

Esa autocrítica o esa mirada de ver los problemas y tratar de solucionarlos, ¿también se condice con una acción autocrítica dentro de la fuerza política?

Creo que la apuesta de ir a buscar a una figura independiente dentro del FA tiene que ver con una búsqueda de alternativas diferentes, de figuras diferentes. Creo que el Frente Amplio nació con candidatos independientes, gente que no tenía vinculación con ningún sector. Puedo recibir el apoyo del MPP, el apoyo del grupo de Bergara y de 16 grupos más pero no pertenezco a ningún sector. 

¿Siente que en el Frente impera una lógica de ‘chacrismo’ sectorial?

No le hace bien al Frente Amplio caer en chacras y tiene que haber una mirada más centrada en darle solución a los problemas de la gente y entender que acá el objetivo no es cuánto vote el Frente Amplio el domingo. El objetivo no puede ser cuántos lugares tengamos de poder. El objetivo tiene que ser transformar Montevideo. Tenemos que lograr que nos voten no porque somos del FA o no por lo malo que sería que ganaran los otros. Tenemos que lograr que nos voten porque les resulte tentador lo que estamos proponiendo para Montevideo. Estamos buscando una idea de ciudad diferente a la que tenemos hoy. 

No le hace bien al Frente Amplio caer en chacras y tiene que haber una mirada más centrada en darle solución a los problemas de la gente y entender que acá el objetivo no es cuánto vote el Frente Amplio el domingo. El objetivo no puede ser cuántos lugares tengamos de poder.

Propuso en junio firmar un compromiso con los demás candidatos para dejar asentado que iban a estar los cinco años en la intendencia, pero al final no se firmó. ¿Insistió en el tema? 

No. Es cierto que los candidatos (Carolina Cosse y Daniel Martínez) dijeron que iban a ir solo por la intendencia. Lo que buscaba es que cuando un dirigente o una persona se presenta a un cargo, cumpla con ese cargo. Una ciudad con la complejidad de Montevideo requiere que uno se dedique por lo menos cinco años, no menos. 

¿Por qué no plantearle lo mismo a Yamandú Orsi? Es una figura de renovación, tiene proyección como candidato en 2024 y se ha hecho hincapié en el trabajo en conjunto en el área metropolitana. 

La situación de Canelones para mí es totalmente diferente. En Canelones, Marcos Carámbula estuvo en la intendencia diez años y Orsi ya estaba con él desde ese período. Cuando agarró la intendencia, completó los cinco años y ahora se presenta a la reelección. Aunque se retirara dentro de tres años para hacer campaña, va a haber completado ocho años como intendente ininterrumpidos y si se le suma el tiempo que estuvo con Carámbula son casi 18 años. 

Con esa lógica, Martínez completaría 7 años si gana. 

No voy a analizar lo de Martínez. Creo que nosotros cuando uno dice “quiero ser intendente” tiene que estar los cinco años como intendente. Cinco años significa que yo no me voy a presentar como candidato a la Presidencia. Porque eso supondría retirarme antes de terminar mi mandato Y yo tengo que estar jugando enfocado en el partido, no pensando en el pase. 

Más allá de que todos lo dijeron, ¿le hubiese gustado que se firmara ese compromiso? 

Sí, me hubiera gustado. Nosotros tenemos que entender que la política es un medio y no un fin. Y que es prioritario defender los valores de la política en función del objetivo que se quiere lograr. El objetivo acá es cambiar Montevideo, que lleva mucho tiempo y requiere una dedicación completa. 

Decía que el objetivo no puede ser cuántos lugares tendrá el Frente Amplio en el poder. En los últimos días tuvo un cruce con Martínez tras sus dichos sobre los equilibrios del FA y cómo su candidatura contribuía a cuidarlos. ¿Para usted la elección no pasa por ahí? ¿Se pone demasiado acento en la puja de sectores?

Creo que se ha intentado caricaturizar las candidaturas, viendo quién apoya cada una. Porque es más fácil para leer lo que está proponiendo un candidato ver a quién tiene atrás. Pero lo mejor es ver qué es lo que está proponiendo el candidato, cuáles son sus propuestas, cómo responde a cada uno de los problemas que se van planteando en la campaña y de dónde viene. Creo que esa es la forma en la que tiene que evaluarse un candidato. Lo otro es como evaluar a una persona por cómo se viste. Es una forma rápida y cómoda de hacerte una opinión sobre una persona en vez de conocerla. En toda esta larga campaña hubo oportunidad de ver que nosotros estamos apelando a hacer propuestas, y hemos planteado las propuestas más importantes que están arriba de la mesa. Y después está cómo reaccionamos, si promovimos el diálogo o promovimos la confrontación.

Este fin de semana, en un acto junto a usted, el expresidente José Mujica ironizó sobre el discurso de Laura Raffo y también cuestionó que se pusiera championes para ir a los barrios pobres, en vez de tacos. ¿Comparte sus apreciaciones? ¿Eso fue promover el diálogo? 

Creo que cada político en este país tiene su estilo y su forma de decir las cosas. No voy a erigirme en crítico evaluando cómo cada uno habla. El que va a ser intendente en los próximos cinco años soy yo. Y el que quiera evaluar cómo es mi estilo puede ver cómo hablo, cómo planteo las cosas y lo que defiendo. De hecho, los sectores que me apoyan me fueron a buscar justamente por defender esos valores. 

¿O sea que el de Mujica no es su estilo?

Cada uno tiene el suyo. Está el que tiene Mujica, está el estilo que tiene Bergara, el que tiene Villar. Cada uno tiene su estilo. Ahora, hacer un mundo de casi una broma que hace en medio de un discurso el expresidente respecto a qué tipo de zapatos se usan, no da para eso. Pensar que de ahí hay un problema de insulto o de que le faltó el respeto a Laura, creo que es caer en una posición de exageración de las cosas. El que tenga alguna duda de cómo piensa el Frente Amplio sobre las mujeres que mire lo que ha sido la política en los 15 años de gobierno. 

El problema ahí es si ese tipo de discurso, que fue celebrado en el acto, no abona cierta confrontación o grieta que justo tu candidatura parecía ir en sentido contrario. ¿No son al menos inoportunas?

Mi candidatura expresa a una variedad de sectores, pero no le voy a indicar a cada sector cómo tiene que manifestarse ni mucho menos a Mujica. Ahora, si me decís: ¿eso está en contradicción con los valores que estamos proponiendo? No, no hay en ningún momento desde mi candidatura o los sectores ninguna posición de agravio, ataque o búsqueda de la confrontación. Todos los sectores que nos apoyan han promovido una política de diálogo y de generar gestos que muestren eso. 

¿Y eso se condice con lo que plantea el programa del Frente Amplio que mandata a “enfrentar” al gobierno nacional?

No. Lo que piensa el Frente Amplio hay que evaluarlo por 50 años de historia en el país, no por un párrafo en un programa. ¿Qué piensa el Frente Amplio de la relación con los otros? Veamos cómo ha sido la gestión en el gobierno nacional y la intendencia, que gobernó siempre para todo el mundo. Cuando todavía no habíamos sido gobierno se podían azuzar miedos y hablar de que íbamos a ser violentos e intolerantes. Pero ahora después de 30 años gobernando la intendencia, no. Eso no quiere decir que no haya discusiones y no haya debates. Que salga un dirigente como Mujica diciendo algo o que mañana le conteste Laura o que dedique dos conferencias de prensa a atacar a Mujica o a sentirse ofendida, todas esas cosas son parte de la política. Demostrar que uno está en condiciones de gobernar la intendencia implica también ser capaz de minimizar este tipo de cosas y poner por delante que tenemos una campaña electoral que se ha dado en excelentes términos. 

Hacer un mundo de casi una broma que hace en medio de un discurso el expresidente respecto a qué tipo de zapatos se usan, no da para eso (...) No le voy a indicar a cada sector cómo tiene que manifestarse ni mucho menos a Mujica. Ahora, si me decís: ¿está en contradicción con los valores que estamos proponiendo? No.

En definitiva, ¿si usted asume la Intendencia va a enfrentar al gobierno y sus políticas? 

Lo que sí vamos a hacer nosotros es, frente a una política de austeridad y de ajuste fiscal, plantear una política para salir de la crisis reforzando las instituciones del Estado y salir de la crisis con más inversión. Si estamos hablando de una revolución del sistema de transporte, con una inversión de US$ 500 millones, eso implica generar trabajo, generar empleo, a través de inversiones en obra pública. No una política de disminuir las inversiones en obra pública que en definitiva es lo que está planteando este presupuesto que envió el gobierno.

Usted decía que Montevideo se debe una solución en materia de transporte desde hace 30 años. ¿Cómo piensa hacerlo en un contexto de crisis que complica aún más las perspectivas?

Hay empresas constructoras que están interesadas en construir este sistema y han generado estudios y proyectos que son bastante coincidentes en varios puntos. Se puede ir avanzando hacia un consorcio entre varias empresas. Hay una actitud de los organismos de crédito de financiar obras que mejoren el transporte colectivo, como se ha hecho en otras ciudades de América Latina. El Banco Interamericano de Desarrollo ha evaluado muy bien a la IMM en cuanto a su capacidad de cumplimiento y pago. Tanto Cutcsa como las cooperativas y los trabajadores están de acuerdo en la necesidad de hacer una transformación de este tipo, siendo ellos los que después van a operar tanto el metrobus como el tranvía. 

Habló de US$ 500 millones en un contexto de crisis y caída de recaudación de la IMM. Martínez dice que los números no le dan y que la intendencia va a quedar con poca capacidad de asumir créditos de este tipo. ¿Qué piensa acerca de eso?

Yo leí las declaraciones. Él lo que plantea es distribuir el dinero en otras cosas. Pero también pensó que estamos planteando hacerlo con los dineros de recaudación de la intendencia y en vez de hacer otras obras utilizar todo esto en el transporte. 

Pero también decía que la demanda no paga la inversión. 

El transporte colectivo no es rentable en ninguna parte del mundo. En Uruguay tampoco. 

¿Entonces va a seguir siendo un agujero negro?

No es un agujero negro. Tiene que ser subvencionado por el Estado. Es subvencionado por todos los países. 

¿Más subvencionado de lo que hoy ya es?

No. Igual o menos de lo que es hoy. Cada vez hay que subvencionarlo más porque el transporte colectivo no compite con el auto. En la medida que bajan los costos del auto y las motos, la solución es que todos quieran tener lo suyo e ir abandonando el transporte colectivo. Ese es un camino que va destruyendo todas las empresas de transporte y obliga a mantener funcionando el sistema de transporte cada vez más subvencionado. El otro camino, y es un camino que no estamos inventando, sino que seguimos el ejemplo de Curitiba, Bogotá, de México, también parcialmente de Buenos Aires, es ir por estos cambios.

También es cierto que esas ciudades son ampliamente superiores en población que Montevideo. Eso les genera una posibilidad de repago mucho mayor. 

Sí, pero eso es en relación también a la inversión. Estamos planteando una inversión a otra escala. Son otras extensiones en kilómetros. Es el camino que debemos recorrer. Si no la única que nos queda es construir más carriles en Avenida Italia, ensanchar más las avenidas y empezar a construir más estacionamientos en todos lados y cada vez más grandes. Son las dos opciones que tenemos por delante. 

La gente tiene razones de peso para ser desconfiada en cuanto a si esto es posible y financiable. En todas las campañas aparecen este tipo de propuestas y ejemplos de otras ciudades, pero lo cierto es que nunca se llevaron a cabo. ¿Por qué ahora sí? 

Primero, ahora tenemos un cambio de matriz energética que genera la energía eléctrica que necesitamos para este sistema. Segundo, tenemos un centro de control de movilidad que se ha construido en estos años que permite darle onda verde a un ómnibus articulado.

Los uruguayos no somos tan mugrientos como decimos, no somos tan indisciplinados como decimos (...) Muchas veces le echamos la culpa a la gente de lo que es la dificultad que tenemos de cumplir las cosas nosotros.

Pero todas esas herramientas ya han estado. Hubo un sistema de bicicletas, la onda verde se implementó, la matriz eléctrica ya estaba y el sistema de gestión también. Son cosas que están hace años y sin embargo nunca se revolucionó el sistema de transporte. Incluso Pablo Inthamoussu, que hoy es su primer suplente, ya estuvo a cargo de la gestión de transporte en la Intendencia. ¿Cómo puede cambiar tanto todo entonces?

Una de las personas que elaboró este proyecto fue Pablo y su equipo. Esto se basa en todas las bases de datos y estudios que ha hecho la propia intendencia. Hay cambios que llevan tiempo y que se van realizando en etapas. Pero para vos lograr que la bicicleta sea una opción tenés que avanzar mucho más. Tenés que ir hasta el final en la construcción de bicisendas. La seguridad de las bicisendas tiene que ser mucho mayor de lo que es actualmente. Esto pasa con cualquier cambio. Uno tiene que marcarse el norte y ser muy perseverante en eso. Si decimos “vamos a empezar a clasificar en domicilio” y al primer problema que surja paramos, destruimos todo.

¿Eso fue lo que pasó en los últimos años?

Yo creo que ha habido intentos pero no se fue lo suficientemente perseverante. Tenemos la experiencia de Canelones acá al lado, que demuestra que se puede, que los uruguayos no somos tan mugrientos como decimos, que no somos tan indisciplinados como decimos, y que se pueden tener contenedores domiciliarios, que la gente acepta el sistema, los cuida y funciona la recolección.

Cuando decía que "no somos tan mugrientos como decimos", ¿se refiere a lo que dicen los políticos? Muchas veces parece una forma de expiar culpas. 

Muchas veces le echamos la culpa a la gente de lo que es la dificultad que tenemos de cumplir las cosas nosotros. Comprobamos en el hospital Maciel que si está limpio, la gente cuida. El hombre es él y sus circunstancias. Si nosotros cambiamos la circunstancia logramos que la gente se comporte mejor. Eso es lo que está logrando este sistema de recolección diversificada en Canelones, y con los clasificadores adentro del sistema. 

Todas estas propuestas que tiene para concretar, ¿qué pasa si llega a perder? ¿Le gustaría formar parte del equipo que esté en la IMM?

De acá al domingo yo no puedo pensar eso, por un tema de formación personal y cómo manejo mi cabeza. Yo estoy pensando qué voy a hacer al otro día de ganar. No me he planteado qué voy a hacer si el resultado es otro. Esa parte de la pregunta no la puedo responder, la responderé después. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...