Nacional > Entrevista a Henry Cohen

"ASSE es un fierro totalmente caliente"

El próximo presidente de la Academia Nacional de Medicina cree que Carámbula podrá "trabajar con tranquilidad" para "limpiar mucha cosa que no estaba bien"

Tiempo de lectura: -'

26 de febrero de 2018 a las 05:00

Henry Cohen tiene muchos roles. Es profesor de la cátedra de Gastroenterología de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, en pocos días será nombrado presidente de la Academia Nacional de Medicina y dirige un proyecto internacional en Uruguay para mejorar el acceso a la formación entre los médicos. A los 63 años, afirma que se siente "más o menos libre" de decir lo que piensa y opina que lo que pasó en ASSE "fue un episodio casi ridículo". Aquí, un resumen de la entrevista que el médico dio a El Observador.

En pocos días será nombrado presidente de la Academia Nacional de Medicina. ¿Qué metas tiene?
Estamos muy contentos porque cumplió 40 años y hoy tenemos una Academia más inclusiva, un poco más rejuvenecida en su integración. Pero queremos tener más actividades, estamos con más ganas de abrirnos a la sociedad, de tener opinión sobre los temas clave de salud. Una cosa buena que tiene la Academia es que la mayoría no le debe nada a nadie y la enorme mayoría ya está jubilada. Entonces nos sentimos más o menos libres de decir lo que pensamos.

¿Qué diagnóstico hace de la salud pública en Uruguay?
No tengo la visión de un médico que conozca la salud pública a fondo, pero algunos de los problemas que tenemos están vinculados al acceso. Tenemos una distribución inadecuada, seguimos siendo muy montevideanístas. Al norte del río Negro la situación ya es muy difícil, no solo hay una disparidad en el número sino también en la formación. Hay que pensar que la educación continua para nosotros es muy importante: un médico no puede estar un día sin leer algo. Y eso sucede, hay médicos que no vienen nunca más a Montevideo y no se actualizan.

¿Cómo solucionaría ese problema?
Creo que un tema importante en Uruguay va a ser la recertificación. En muchos países del mundo existe y me parece que es muy positivo que los médicos demuestren de alguna manera que están actualizados. Es una necesidad del país y si desde la Academia podemos trabajar en eso, lo hacemos con gusto. Es un hecho que hay disparidad de actualización entre los médicos porque no todos tenemos las mismas oportunidades.

¿Qué opina del nuevo directorio de ASSE?
ASSE es un fierro totalmente caliente, pero el nuevo directorio ya sabe lo que no tiene que hacer. Y no lo va a hacer. Hay que ver que el final de ASSE terminó siendo un episodio casi ridículo porque lo de la nuera (de Mauricio Ardús) es algo ridículo. Lo que pasa es que fue la gota, como decía un título de El Observador: fue la nuera que desbordó el vaso.

¿Está conforme con la designación de Marcos Carámbula como presidente del organismo?
Marcos es un hombre muy apreciado en el ambiente médico, lo que le va a dar cierto respaldo para poder trabajar con tranquilidad. Él tiene una trayectoria, es un muy buen alergista. No es una persona que está ahí solo por política. Claro que tiene su carrera política, pero tiene también su carrera médica y su carrera sindical médica. Es una persona respetada. Por eso –a pesar de que él quería no trabajar más en este tipo de cosas– va a hacerlo, porque lo necesitaban. Es un hombre de partido, de aceptar estas propuestas.

¿Qué piensa de Marlene Sica, que fue designada vicepresidenta de ASSE?
Marlene Sica es una mujer formada, que la conozca o no la conozca la gente no importa. Ella es una mujer formada sólidamente. La conozco poco, pero siempre me dio esa impresión, de que está muy bien formada en salud pública. Es una mujer que en el ambiente universitario es muy respetada. Ese respeto te permite, cuando entrás a un cargo nuevo y que viene con tantos problemas, hacer un buen trabajo.

¿Confía en las nuevas autoridades?
Tengo muchas ilusiones de que los cambios en ASSE sean beneficiosos para el país y que se pueda limpiar mucha cosa que no estaba bien. El nuevo directorio también sabe bastante lo que tiene que hacer. Y aunque queden dos años de gobierno, hay que ser un poco optimista porque ellos tienen fondos. Manejan un monto de dinero muy importante

Comentarios