Mundo > Elecciones en Israel

'Bibi', un sobreviviente al que nada hace caer

El primer ministro logró apoyos con una gestión de histórica duración y las alianzas que logre definirán su futuro ante las acusaciones que pesan sobre él

Tiempo de lectura: -'

11 de abril de 2019 a las 05:01

No importaron las acusaciones de corrupción, fraude y soborno. Tampoco lo que pueda pasar a futuro con el conflicto entre Israel y Palestina. Y menos el vertiginoso avance que parecía tener su principal opositor de línea centrista, Benny Gantz.

Por una escasísima diferencia el actual primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, Bibi, demostró el respaldo popular que cosecha y le ganó la elección a su competidor pese a que desde que se conocieron en febrero las tres causas que el fiscal general de Estado le imputó por corrupción, todo hacía parecer que esta realidad no sería posible.

Pero con los votos que cosechó su partido, el derechista Likud, Bibi se convertirá en el primer ministro israelí con más tiempo en el poder.

El Likud, y el nuevo partido centrista Azul y Blanco –al que representaba Gantz-, obtendrían la misma cantidad de bancas en el Parlamento israelí, pero según analistas, todo indica que se formará una coalición de derechas que le permitirá a Netanyahu encabezar el nuevo gobierno.

Apenas empezaron a conocerse los resultados este miércoles, dejó claro cómo será su administración. La quinta consecutiva. "Será un gobierno de derecha, pero seré un primer ministro para todos", dijo.

Netanyahu festejó una "magnífica victoria" a la vez que su competidor lo felicitó públicamente cuando reconoció su derrota. "Respetamos la decisión del pueblo", dijo en rueda de prensa el líder del partido Azul y Blanco, pese a que tenía firmes esperanzas de ganar. En la tarde de este miércoles, según el Comité Electoral Central, con 4.054.747 de los votos escrutados (de los 4.083.493 emitidos), el Likud obtuvo un 26,27% por ciento de las papeletas, frente a un 25,94% de Azul y Blanco.

La estrategia

La victoria de Bibi no era clara. No lo fue incluso hasta último momento. En este sentido EFE informó que hasta el minuto final, el actual jefe del Ejecutivo estuvo amenazando a los votantes con la perspectiva de "un gobierno de izquierdas apoyado por los árabes", si no lograba la victoria.

Su estrategia, según analiza Ana Cárdenes, fue proyectarse "como probable perdedor durante toda la jornada electoral, para animar a los israelíes a acudir a las urnas".

Pero además, Bibi no estuvo solo en esta lucha. Tuvo nada menos que el apoyo explícito del presidente estadounidense Donald Trump –uno de los primeros en felicitarlo públicamente- y del ruso Vladimir Putin.

¿Logrará la inmunidad?

De todas formas el futuro no se presenta sencillo para Netanyahu. El escaso margen con el que ganó la elección lo obligará a negociar para poder gobernar.

El analista de Yediot Aharonot Nahum Barnea, consideró que tendrá por delante una difícil tarea para lograr formar gobierno y duda de que consiga, como quería, el apoyo de sus socios para aprobar una ley que le de inmunidad que, asegura "finalmente era la razón por la que adelantó las elecciones".

Tanto este analista como Ben Caspit, en el Maariv, recuerdan que no hay que dar por hecho un gobierno de Netanyahu, ya que sus planes se vendrán abajo si pierde el apoyo de los partidos que encabezan Avigdor Lieberman y el ministro de Finanzas, Moshé Kahlon, poco probable pero que podría ocurrir.

Sima Kadmon, también del Yediot, coincide en que no conseguirá con estos datos "la coalición anti-imputación que quería" por lo que "aunque forme gobierno, no ganará el gran premio: socios que le ayuden a aprobar una ley que impida que le imputen".



Cómo funciona el Parlamento y la mayoría

En el sistema electoral proporcional de Israel ningún partido obtuvo alguna vez la mayoría de las bancas del Parlamento. Las principales formaciones se lanzan en alianzas para conseguir al menos 61 escaños de los 120 de la cámara.

Durante la campaña  Gantz lideraba las encuestas, por lo que Netanyahu se esforzó para obtener el respaldo de todo el arco de la derecha. El 11 de marzo afirmó que Israel era "el estado del pueblo judío" y no de "todos sus ciudadanos", lo que levantó fuertes críticas en un país en que un 20% de la población es árabe.

Luego, dos días antes de la elección, se pronunció a favor de la anexión de los territorios ocupados en Cisjordania, una decisión que enterraría la solución de dos Estados al conflicto israelo-palestino.

Finalmente, el Likud fue más allá de los pronósticos y logró 35 bancas según las proyecciones, tantas como la coalición de Gantz.

La derecha debería sumar unas 65 bancas, contra 55 para el centro y la izquierda, lo que corresponde más o menos a la composición del Parlamento saliente.

 

 

Perfil
Nacido hace 69 años en el seno de una familia sionista y secular en Tel Aviv, Netanyahu pasó mucho tiempo de su infancia y adolescencia en EEUU por el trabajo de su padre historiador.

Allí cursó luego sus estudios universitarios en el prestigioso MIT y luego en Harvard. Durante esos años intercaló sus estudios con su servicio militar en Israel, donde llegó a ser oficial de la famosa "Sayeret Matcal", la unidad de élite del Estado Mayor del Ejército, y sirvió en múltiples operaciones, incluida la Guerra de Yom Kipur, en 1973.

Su carrera política comenzó en 1982, como número dos de la delegación diplomática de Israel en EEUU, de donde pasó a ser embajador en las Naciones Unidas.

En 1988 regresó a Israel y, en un meteórico ascenso, se convirtió a los 46 años en el primer ministro más joven de la historia política nacional, tras haber sido acusado de incitar indirectamente al asesinato de Isaac Rabin en las virulentas manifestaciones de la derecha contra los acuerdos de paz de Oslo.

 



Un nuevo caso
 
Además de los tres casos en los que la Fiscalía ha anunciado que le imputará (uno por supuestamente aceptar lujosos regalos a cambio de favores y dos para garantizarse una buena cobertura en medios a cambio de favorecer a empresas mediáticas), durante la campaña ha trascendido información sobre otro escándalo que podría abrirle un nuevo frente.

Se trata de un supuesto enriquecimiento sospechoso con la venta de unas acciones, que podría estar relacionada con posibles irregularidades en la compra de unos submarinos, en la que estuvieron involucrados asesores y familiares suyos.
 

 

El Observador con AFP y EFE 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...