Mundo > FACEBOOK

¿Confía en Zuckerberg? Todas las veces que pidió disculpas y prometió cambios

El historial de errores de la empresa y posteriores disculpas se reedita con el escándalo Cambridge Analytica

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook.

Tiempo de lectura: -'

11 de abril de 2018 a las 13:37

"Perdón". "Fue mi culpa". "Asumo la responsabilidad". Son todas frases de Mark Zuckerberg frente al Congreso de Estados Unidos, tras las acusaciones a Facebook por la filtración de datos de millones de usuarios a la empresa Cambridge Analytica. Sin embargo, según un informe del Washington Post, son frases que el CEO de Facebook ha repetido durante 14 años. Y lo peor es que siempre se vuelve a lo mismo.

Su salto a la fama, claro, fue como creador de una red social para alumnos en Harvard en 2003. Desde entonces ha creado un imperio. Y desde entonces, también, pide disculpas y promete cambios, la mayoría en pos de más transparencia, lo que se repite al siguiente escándalo. En el medio, la red social acumula cada vez más información sobre sus usuarios, que como demostró el escándalo de CA, llega a terceros que facturan millones, aunque nunca tanto como la empresa de Palo Alto.

2003: Facemash

El primer perdón llegó incluso antes de Facebook: fue cuando creó Facemash, el predecesor de la red social más grande del planeta, un sitio donde los estudiantes de Harvard podían votar sobre si un determinado estudiante de la universidad era atractivo o no, lo que generó fuertes críticas y acusaciones de discriminación. Parte de esa polémica está incluida en la película La Red Social. "No esperaba que las cosas sucedieran de esta manera, y pido disculpas por cualquier daño que haya resultado de mi negligencia", se disculpó por entonces Zuckerberg en un mail general a todo Harvard.

La indignación de individuos y grupos de estudiantes llevó a Zuckerberg, que dijo que nunca esperó tanta publicidad generalizada, a cerrar el sitio para siempre. Luego llegó Facebook, tras un enfrentamiento épico con los hermanos Winklevoss, quienes lo llevaron a juicio por robarles la idea. Zuckerberg pidió perdón, pagó una cifra nunca relevada, y siguió haciendo millones.

2006: La Timeline

En setiembre de 2006, Zuckerberg dijo haber cometido un gran error tras el lanzamiento de News Feed. La crítica por entonces fue por entonces que el sitio cambió demasiado sus características, obligó a los usuarios a ver información de gente que no seguían, y sobre todo, no les dio suficiente información para elegir qué ver y qué no. "Queríamos proveerlos con información sobre su mundo social. En cambio, hicimos un mal trabajo en explicar cuáles eran las nuevas tendencias, y peor aún, en darles el control de ellas. Me gustaría corregir esos errores ahora", añadió. Disculpas y empoderamiento del usuario. Parecía la receta perfecta.

2007: información de los usuarios llega a empresas

El siguiente pedido de disculpas de Zuckerberg fue en diciembre de 2007, luego de poner en marcha Beacon, una aplicación que buscaba ayudar a los usuarios a compartir información con sus amigos sobre lo que hacían en la web, sin advertir que esa información también podía ser comprada por empresas para saber el comportamiento de sus potenciales clientes. "Hemos cometido muchos errores al desarrollar esta función, pero hemos hecho aún más con la forma en que los hemos manejado. La gente debe poder decidir explícitamente qué es lo que comparte. Hicimos un mal trabajo con este lanzamiento, y me disculpo por ello".

Más empoderamiento, y disculpas. Otra vez, la receta de Mark generaba aplausos.

Lea también: El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, testifica en EEUU.

2009: Términos de uso

En febrero de 2009, Zuckerberg reveló nuevos términos de uso para Facebook, que hicieron enfurecer a los usuarios. La red social recibió toneladas de preguntas y comentarios. "Basados en esta devolución, decidimos volver a nuestros previos términos de uso mientras resolvemos los inconvenientes", dijo Zuckerberg.

2010: Error de privacidad

Un "descuido" de privacidad, de cierta familiaridad con la de Cambridge Analytica, ocurrió en mayo de 2010. Esto permitió a los anunciantes acceder a datos de identificación del usuario y, potencialmente, a mayor información. El inconveniente se produjo en medio de un debate entre los legisladores y reguladores sobre cómo los sitios de redes sociales y las empresas de Internet tratan los datos de los usuarios. "A veces avanzamos demasiado rápido... Añadiremos controles de privacidad que son mucho más fáciles de usar. Además les daremos una forma sencilla de desactivar todos los servicios de terceros". Palabras asombrosamente parecidas al escándalo actual.

2011: acuerdo judicial

Pero en noviembre de 2011 se supo que Facebook pactó un acuerdo con la Comisión Federal de Comercio luego de ser acusado de violar las condiciones de privacidad de sus usuarios. Zuckerberg admitió sus errores de nuevo. "Hemos liderado Internet en la construcción de herramientas para que las personas puedan ver y controlar lo que comparten", dijo. A esa altura, muchos ya no creían en la transparencia que pregonaba Mark, ni en sus constantes pedidos de perdón.

2014: test piscológicos

Un informe académico reveló, en 2014, que Facebook realizaba tests psicológicos a alrededor de 700 mil usuarios sin su conocimiento. Esta vez no fue Zuckerberg quien ofreció las disculpas del caso. Lo hizo el COO de la compañía, Sheryl Sandberg: "Fue mal comunicado... Y por esa comunicación nos disculpamos. Nunca quisimos molestarlos".

Lea también: Las preguntas que descolocaron a Mark Zuckerberg en el Congreso de EEUU.

2016: las fake news

El triunfo de Donald Trump trajo en 2016 la polémica sobre las "fake news", que se esparciaeron especialmente en Facebook. Una vez más, Mark pidió perdón: "Reconozco que tenemos una gran responsabilidad, más allá de construir tecnología a través de la que fluye la información. Hoy estamos facilitando la difusión de fraudes".

Lea también: Las preguntas que descolocaron a Mark Zuckerberg en el Congreso de EEUU.

2017: asesinato en vivo

El siguiente perdón llegó en abril, luego de que un hombre matara a otro en Cleveland y subiera el video a Facebook. "Seguiremos haciendo todo lo posible para evitar tragedias como esta", lamentó Zuckerberg, mientras recibía durísimas críticas por la falta de controles.

2017: la intromisión rusa

Llegó el escándalo de la manipulación rusa de las elecciones de 2016. Obviamente, Facebook tenía responsabilidad. Zuckerberg señaló que la cantidad de "contenido problemático" encontrado había sido "relativamente pequeña", pero luego viró... y pidió perdón, claro. "Por las formas en que mi trabajo se ha utilizado para dividir en lugar de reunirnos, pido perdón y trabajaré para hacerlo mejor".


El escándalo más reciente: Cambridge Analytica

Llegó marzo de 2018, y con él se destapó el escándalo de Cambridge Analytica. "Tenemos la responsabilidad de proteger los datos de nuestros ususarios, y si no podemos, entonces no merecemos tenerlos... Aprenderemos de esta experiencia para que nuestra comunidad sea más segura para todos en el futuro", decía entonces el CEO de Facebook.

Al mes siguiente se reveló que hasta 87 millones de miembros de Facebook sufrieron robo de información. "Somos una compañía idealista y optimista. ... Pero está claro ahora que no hicimos lo suficiente. No nos enfocamos lo suficiente en prevenir el abuso", prometió Zuckerberg, a esta altura el rey de los perdones.

Este miércoles, Mark Zuckerberg siguió pidiendo disculpas frente al Congreso. ¿Cuándo podrá dejar de hacerlo?

¿Entonces?

“Desde su inicio, Facebook ha lanzado dos estrategias de ventas que son contradictorias”, opina Andrew Marantz, columnista de The New Yorker. “Hacia el público, insiste en que no es un editor o un guardián, sino simplemente una plataforma abierta, que refleja el mundo de forma neutral. Pero ninguna plataforma es neutral; sus algoritmos deben, por definición, priorizar algunas cosas sobre otras. Facebook fue diseñado para maximizar la atención, por lo que sus algoritmos priorizan las publicaciones que provocan la mayoría de los comentarios, clics y controversias, creando un ciclo de retroalimentación en el que los temas más llamativos generan aún más ruido. Mientras tanto, el discurso de Facebook a los anunciantes sonaba muy similar al de Cambridge Analytica: con nuestras herramientas sofisticadas, cualquier anunciante puede enviar cualquier mensaje a cualquier microsegmento del mercado . Ahora que el mercado en cuestión es el mercado democrático de ideas, Facebook vuelve a declarar la neutralidad. Pero esta vez el público parece no estar comprándole ese razonamiento”.

“Si Zuckerberg quiere recuperar la confianza del público, puede comenzar abandonando la pretensión de neutralidad”, continúa Marantz. “Facebook guía lo que miles de millones de personas ven, oyen y conocen sobre el mundo. Si esto no lo convierte en una compañía de medios, entonces la distinción es lo suficientemente semántica como para ser insignificante. Además de disculparse y hacer declaraciones tranquilizadoras sobre la santidad de la privacidad del usuario, Zuckerberg debería asumir algunos compromisos claros: proteger a los usuarios de Facebook de la propaganda micro segmentada; usar sus algoritmos para promover la verdad sobre el sensacionalismo imprudente; para evitar que malos actores usen sus herramientas para sembrar discordia y fanatismo. Después de más de una década de moverse rápido y romper cosas, como establecía su slogan, es hora de reducir la velocidad y limpiar el desastre”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...