Cargando...

Fútbol > LAS POLÉMICAS DEL CLÁSICO

¿Cuál hubiera sido el resultado del clásico si se jugaba con el VAR?

El encuentro de este domingo tuvo reclamos de penales, invasiones en el área y en el saque del segundo tiempo, y jugadas que ameritaron tarjetas; de haber intervenido el VAR el partido habría tenido más de 20 minutos de pausa y otro resultado

Tiempo de lectura: -'

14 de diciembre de 2020 a las 16:30

El clásico de este domingo, que Peñarol le ganó por 3-2 a Nacional en el Campeón del Siglo, dejó varias jugadas polémicas y el interrogante de qué habría pasado si el encuentro hubiera contado con el VAR, el Sistema de Video Arbitraje, que aún no se ha instalado de forma definitiva en el Campeonato Uruguayo.

Los hinchas deambulan entre esa dualidad, la de los partidos internacionales con VAR y los encuentros locales sin la tecnología, sistema que solo se utilizó en las finales de la pasada temporada y que la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) quiere volver a tener para las próximas.

Por eso, es habitual que cuando se dan jugadas discutidas en el Uruguayo, se plantea la pregunta de qué hubiera ocurrido con la aplicación del VAR.

Un clásico cargado de polémicas

Este domingo, en el clásico dirigido por el juez Pablo Giménez, de haber habido VAR en el Campeón del Siglo, hubiera tenido muchas intervenciones debido a que hubo varias jugadas para analizar.

De arranque, antes de cumplirse el primer minuto, tendría que haber habido una comunicación con el árbitro debido a una patada de Jonathan Urretaviscaya a Santiago Rodríguez en el pecho que debió terminar en amonestación.

Giménez estaba a la espalda de Rodríguez, por lo que no pudo ver el impacto, por lo que podría ser llamado por el VAR para mirar en pantalla lo que había pasado y ver si tenía que ser expulsión, ya que el sistema solo chequea situaciones de tarjeta roja.

También lo pudo llamar el VAR para evaluar la acción en la que Fabricio Formiliano cargó contra Sergio Rochet y le cometió falta cuando el arquero tenía la pelota, aunque fue una infracción pitada pero sin mayor importania para el juez.

Los primeros 45 minutos terminaron 2-1 para los locales, con el descuento tricolor de Gabriel Neves en el que en las repeticiones de TV se vio una ajustada posición de Ayrton Cougo al recibir la pelota de Gonzalo Bergessio, que pudo ameritar la revisión para ver si estaba en fuera de juego.

El segundo tiempo arrancó con el gol de Nacional para el empate parcial 2-2, en una jugada que sorprendió a todos porque comenzó en el saque inicial con el que se abrió el complemento.

Al ver las imágenes por TV se pudo apreciar que Gonzalo Castro, protagonista en la jugada, comenzó a correr en cancha de Peñarol antes de que Gonzalo Bergessio sacara y le pasara la pelota a Gabriel Neves, quien luego lanzó el pase para el Chory cuando ya había avanzado varios metros.

“El VAR debe revisar todas las fases de ataque APP (Atacking Possession Phase, fase de ataque con posesión del balón) una vez que se convierte un gol, por una posible infracción del equipo atacante”, indicaron a Referí desde el Colegio de Árbitros.

En el clásico, a simple vista, no se percibió la invasión y el gol tricolor fue concedido.

“Todos los jugadores, excepto el que ejecute el saque inicial, deberán encontrarse en su propia mitad del terreno de juego”, dice la regla 8 de inicio y reanudación del juego sobre el procedimiento del saque inicial en el manual de las Reglas de Juego de la FIFA.

Luego, hubo un manotazo del Cebolla Rodríguez a Joaquín Trasante que el juez no percibió y que cobró falta previa por un agarrón del tricolor en el forcejeo con el volante.

En caso de haber habido VAR, el árbitro tendría que revisar la imagen y vería el golpe que le produjo un corte a Trasante. El impacto, que tuvo alguna similitud con el que le costó la expulsión a Gonzalo Bergessio en Colonia, podría haber generado una sanción.

“El árbitro asistente de vídeo no toma ninguna decisión, se limita a ofrecer ayuda al árbitro a la hora de tomar la decisión final, responsabilidad que solo compete a este último”, indica la FIFA.

Luego, llegaron las dos acciones en las que Nacional reclamó penales por manos en el área.

La primera fue luego de un tiro de Santiago Rodríguez que dio en la mano de Joaquín Piquerez.

El lateral aurinegro estaba llevando su mano contra el cuerpo en el momento del impacto, por lo que la tenía casi que pegada al cuerpo y en posición natural. Giménez así lo entendió y decidió no cobrar penal.

El VAR, en caso de haber estado en el clásico, podría haber llamado al árbitro para observar la imagen, pero, como siempre, sería él quien tuviera la última palabra.

Minutos después se dio la segunda mano tras un tiro de Cougo que desvió Formiliano y que pegó en su brazo. Fue penal, pero el árbitro no lo advirtió así.

Fue una acción más clara que la primera y el remate iba al arco. Giménez, que estaba muy bien ubicado, hizo claros gestos de que la incidencia no ameritaba ser sancionada.

De haber habido VAR, iría a ver la jugada, aunque, según su criterio no era para penal.

La ejecución del penal tuvo muchos análisis posteriores con las imágenes de TV que no fueron percibidos por el árbitro, quien concedió el gol de Ariel Nahuelpán en el rebote tras la tajada de la ejecución de Rochet al juvenil Agustín Álvarez Martínez.

En esa jugada, el VAR habría analizado si hubo adelantamiento del arquero tricolor, lo que no ocurrió porque dejó su pie derecho en la línea.

Lo que si hubo fueron invasiones, por lo que el VAR debería haberle comunicado al juez lo que pasó. Dos jugadores de Peñarol, Agustín Álvarez Wallace y Nahuelpán se metieron al área antes de la ejecución, al igual que el tricolor Claudio Yacob.

Ante esa situación, sin importar si era atajado o no, el remate debía patearse nuevamente.

En los minutos finales, con Peñarol arriba en el marcador, hubo una dura entrada de David Terans a Cougo. Giménez pitó falta pero no percibió la dureza de la infracción, que pudo ser roja directa, una acción similar a la que le costó la roja a Edinson Cavani en el último partido ante Brasil de la selección. Antes, Terans le había dado un golpe con la mano en la cara a Castro, que tampoco fue visto por los jueces.

El promedio de intervención del VAR en la Copa América del año pasado fue de 2 minutos y 46 segundos por cada pausa. De haberse contado con el sistema en el clásico del domingo y teniendo en cuenta que hubo ochos situaciones que pudo haber contado con intervención (la falta de Urretaviscaya, la de Formiliano a Rochet, el gol del 2-2 de Nacional, el manotazo del Cebolla a Trasante, los dos penales reclamados por Nacional, la invasión en el 3-2 de Peñarol y la falta de Terans a Cougo), el partido hubiera estado detenido unos 22 minutos.

Además, luego de finalizado el partido, el VAR también pudo haber brindado información a los jueces en el tumulto final que hubo entre ambos equipos, a los efectos de marcarles situaciones de expulsión.

Pasando en limpio, de haber habido VAR, el resultado pudo haber sido otro.

1) el 2-2 de Nacional debió ser anulado

2) la mano de Formiliano en el área fue penal para Nacional

3) el gol Nahuelpán debió ser anulado y el penal rematado nuevamente por invasión de jugadores de los dos equipos

4) Peñarol debió terminar con 10 por la expulsión de Terans.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...