Agro > ENTREVISTA A LAETITIA D'ARENBERG

"Hay que dejarse de izquierdas y derechas, ponerse las pilas y trabajar en serio en el campo y en la ciudad"

La empresaria, en la Expo Prado, instó a dejar el Uruguay "del más o menos, del no sé si se puede, para construir el de la excelencia"

Tiempo de lectura: -'

23 de septiembre de 2018 a las 18:49

En una pausa en su actividad en la Expo Prado, tras participar en la inauguración del Pabellón Británico y previo a ir a la pista donde serían calificados los caballos Árabes (una de las razas en la que expone), Laetitia d’Arenberg dialogó con El Observador. Habló de las cuatro razas a las que apuesta, de la situación de Argentina, de cómo ve a Uruguay y a su gente, de la muestra ganadera de la Asociación Rural del Uruguay y, entre otros consejos, pidió “dejar atrás el Uruguay del más o menos, del no sé si se puede, para construir el Uruguay de la excelencia”.

 

En una nueva muestra ganadera de la Asociación Rural del Uruguay y Las Rosas participó con su genética en las calificaciones de Aberdeen Angus, Jersey, Poll Dorset y Árabes.

"Cada Expo Prado es un desafío para todo el equipo de Las Rosas. Se trabaja todo un año para llegar con la mejor genética. Se trabaja más en realidad, hay muchos años de esfuerzo, de mejoramiento, para poder presentar, como lo hacen otros cabañeros, animales que nos ayudan a producir mejor y la producción es fundamental para el país, explican la enorme mayoría de los ingresos y hay que cuidar lo que muestra la Expo Prado, como hay que cuidar el turismo que es otro tesoro que tenemos. En el campo tenemos que entre todos hacer más, necesitamos que sea una máquina que vaya a 100 kilómetros por hora, hay que dejarla que vaya a toda velocidad porque es lo que puede sacar el país adelante. Y para no depender tanto de otros".

 

Lo dice por la situación por la cual atraviesan los países vecinos, especialmente Argentina.

"Sí, yo quiero que a los argentinos les vaya muy bien, los quiero, necesitamos que les vaya bien pero nosotros tenemos que ser capaces sin ayuda de nadie de salir adelante igual. Debemos depender sí de que nos compren, pero para esto hay gente trabajando, en los ministerios, en las embajadas y las empresas privadas también. Este es un país divino, precioso, ni se imaginan muchos uruguayos lo lindo que es este país, que lo tiene todo, no soporta desastres naturales, tiene pasto que nace solo, pero tiene también toda la tecnología y mucha gente preparada para que se produzca como en el primer mundo. Lo que tenemos que hacer es trabajar más y pelearnos menos. Y no olvidar nunca que somos un país que desde antes de existir ya vivía de lo que la tierra le daba y eso sigue siendo así y no hay que ignorarlo, hay que defenderlo porque es algo hermoso. Y eso necesitamos que lo entienda mucho la gente de la capital".

 

¿Y le parece que eso de trabajar más y pelear menos es posible, sobre todo tan próximo a las elecciones nacionales?

"Por supuesto, hay que poner todos algo más que lo que ya ponemos y dejarnos de buscar problemas. Hay gente que parece que le gusta vivir peleándose. No entiendo eso. Me duele. Necesitamos, para no depender de nadie, dejar atrás el Uruguay del más o menos, del no sé si se puede, para construir el Uruguay de la excelencia. Se puede chicos, pero hay que querer".

Descuento, entonces, que comparte el eslogan que la ARU seleccionó para esta Expo Prado (¡“Expo Prado nos une!”).

"Lo comparto, el campo nos une, el campo con el trabajo y la riqueza que genera une, porque hace que el país avance. Eso hay que respetarlo. Todos debemos cinchar del carro juntos, hacia el mismo lado, acá hay que dejarse de izquierdas y derechas, eso me tiene cansada, me importa un bledo la pelea entre blancos, colorados, azules, verdes… cada uno tirando para su lado en vez de juntarse por el bien de todos. Tengo 77 años y desde los 30 años los mejores años de mi vida los dedique al campo y desde el campo a ayudar a la gente y al país y eso por suerte no lo hago yo sola, lo hace mucha gente más pero no alcanza, debemos hacerlo todos, cada uno de los tres millones de uruguayos. Somos un país tan chiquito que no puede darse el lujo de tener a su gente dividida o peleada. Lamentablemente muchas veces veo que nos seguimos ahogando en un vaso de agua. A veces se discute la llegada de capitales al país, no lo entiendo, ¡que vengan todos los capitales que se pueda captar! Insisto chicos, no hay que odiar, hay que sumar, Uruguay tiene todo para ser el mejor de la clase en varios rubros, en carne, en lana, en leche, en turismo, en tecnologías, pero nos falta querernos más. Repito chicos, acá hay que dejarse de izquierdas y derechas, ponerse las pilas y trabajar en serio en el campo y en la ciudad".

Optó, en una nueva estrategia, por poner el foco en determinadas razas y concentrar los esfuerzos en determinadas cabañas.

"Sí, nos dimos cuenta en el equipo que era el camino. No se puede estar en todo, entonces nos quedamos con el Angus, una raza formidable, que tiene todo, es la raza del presente y del futuro, tiene la carne que los mercados piden. Pero que yo haya hecho esta elección no quiere decir que el Hereford no sea bueno, es una gran raza también, está demostrado, solo que nosotros tomamos un camino. Estuve 40 años a la vez en la misa y en la procesión y no es bueno, la gente se enloquece. Por eso nos concentramos en las razas que nos parece que son para nuestro negocio las más adecuadas, razas de alto rendimiento todas, cada una en lo suyo, sea carne o leche. Es una visión que todos en Las Rosas compartimos, desde la gerencia de Las Rosas que está a cargo de Roberto Serventi, una persona que sabe mucho y está preparada para que todo esto siga adelante, hasta el último de los integrantes del equipo porque es fundamental que todos estén convencidos de que se puede llegar lejos si se hacen las cosas bien".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.