Agro > ENTREVISTA / SEBASTIÁN DA SILVA

“Hay que sacarle el rótulo de oligarca al que produce en el campo”

Productor agrícola, asesor, operador en el mercado de tierras y legislador, Da Silva dijo: "Tenemos el sueño de incorporar alguna materia, en la enseñanza secundaria, sobre la ruralidad"

Tiempo de lectura: -'

24 de julio de 2020 a las 21:31

A sus responsabilidades camperas le añadió ser referente en temas del agro para el nuevo gobierno y legislador. ¿Cómo la lleva?

La parte comercial de la empresa está bastante más movida que en los últimos dos o tres años, por una actitud personal, el año pasado estuve en campaña electoral y este trabajo implica mucha presencia, pero además la coyuntura hace que tengamos una demanda firme de uruguayos interesados en tierras, una demanda adelantada de argentinos y una posible gran demanda desde afuera de la región. Además, soy asesor en la empresa agropecuaria Don Augusto y productor. Todo eso lo disfruto. Lo nuevo es que tenemos la suerte de estar en el gobierno y eso da más responsabilidad. Mi actividad legislativa es parcial, pero la incidencia en la gestión de gobierno es diaria, me siento parte del gobierno, no es necesario ocupar un cargo público para eso.

Da Silva: existe "el legado de dejar un millón más de cabezas vacunas cuando pase este quinquenio"

En una coyuntura inesperada, ¿cuánto limitó eso los anhelos?

Hay planes de desarrollo que no hemos podido manifestar, como todo lo que la institucionalidad agropecuaria tiene que hacer para el legado de dejar un millón más de cabezas vacunas cuando pase este quinquenio. O como hacer de los PRV –Pastoreo Racional Voisin– un dato de la realidad. Son ejemplos. Hay que poner más énfasis en el Instituto Plan Agropecuario. Y tengo pendiente una ley de promoción de la cría lanar, eso se precisa mucho porque la realidad cambió mucho con relación a cuando se creó el Secretariado Uruguayo de la Lana.

Por suerte tenemos un presidente que cada 10 días pide el mapa pluviométrico y de heladas para ver qué pasa en los campos

¿Y en qué se pudo avanzar?

En una actitud sustancialmente distinta con relación al tipo de cambio, en la actitud de las autoridades del Banco República, en la empatía del presidente (Luis Lacalle Pou) con relación a todos los que trabajamos en Uruguay. Tenemos claro que tenemos que dejar cosas tangibles. La pandemia, la emergencia agropecuaria y otras circunstancias hacen que por el momento no hayamos podido plasmar todo lo que el conjunto del sector quiere y necesita. Por suerte tenemos un presidente que cada 10 días pide el mapa pluviométrico y de heladas para ver qué pasa en los campos. Hoy es fácil explicarle al presidente lo que pasa en todo el país porque conoce todo el país. Solo por eso tenemos un gobierno muy distinto.

¿Qué haya necesidades que no se han podido satisfacer en qué medida los presiona?

Cualquiera que produzca en este país sabe que las soluciones no llegan de un día para el otro. Hay muchos temas son más de forma que de fondo. El ejemplo es la reunión que tuvieron las autoridades del Banco República y la Asociación Cultivadores de Arroz, encontrando soluciones a temas que tenían soluciones, algo que no pasa por una ley, que pasa por tener empatía con el arrocero de mejor desempeño a nivel mundial. A ver, en el gobierno pasado el Banco República financió un edificio que es una vergüenza y hoy tiene un clavo de US$ 50 millones, casi tres veces la plata que le debe Venezuela a los productores de Conaprole. No vamos a hacer edificios, vamos a llevarle soluciones a los que trabajan, tanto en el campo como en la ciudad. 

¿Cómo lleva la actividad propia y la de asesor productivo?

En Don Augusto Agro reducimos 60% el área agrícola y recién estamos viendo resultados, eso implicó una afectación financiera grande para incrementar la capacidad de carga, implementar pasturas nos hizo mover mucha inversión. Estamos en una empresa estabilizada, con buenos índices de procreo, de recría, de producción de corderos, en una empresa de ciclo completo que vamos estabilizándola, en un año desafiante porque en Lavalleja literalmente tuvimos que vaciar los campos por la sequía, los dejamos a un 30%, en un escenario difícil para encarar pariciones y nuevos entores. En lo personal, soy chacarero, tengo años buenos y otros malos, tuve un año normal ahora, tuve la suerte de apostar al maíz en el esquema de rotación y me salve de la seca fea que arrancó en enero, en diciembre me llovió. Y tengo un nuevo emprendimiento con un vecino, que me tiene muy entusiasmado, transformar un campo sojero a un campo cebollero y morronero, en 10 hectáreas, con riego que es una locura, en Libertad, en una nueva aventura en los mejores suelos del país. Creo que hay un país que debería tener más estabilidad por el lado de la granja, considerando la productividad de los suelos. Me falta ver qué pasa cuando llegue la comercialización, ya te contaré.

"También queremos libertad para que los colonos produzcan lo que quieran y no lo que algún burócrata les indique"

¿Cómo avanzar en que sea más atractivo vivir en el campo?

Nos motiva hacer cosas por el lado de las escuelas agrarias de la UTU, un eslabón fundamental, ruralidad al 1.000%. También queremos libertad para que los colonos produzcan lo que quieran y no lo que algún burócrata les indique. La tierra acá no está desgastada ni contaminada, es un bien precioso. Tenemos el sueño de que al productor se lo respete como es respetado en Nueva Zelanda, queremos romper esa dicotomía que viene desde la fundación de la capital, hay que sacarle el rótulo de oligarca al que produce en el campo porque, el 60% de los productores no cubren la canasta familiar. Somos los mejores productores pastoriles de carne del mundo, los mejores lecheros pastoriles y los mejores arroceros del mundo. Hay que defender eso.

¿Siente que es posible un mayor reconocimiento de la ruralidad?

Sí, la globalización nos da una mano. Esa ruralidad encapsulada, lejos de Montevideo, hoy se puede dar a conocer y penetrar en la ciudad, por ejemplo a través de las redes sociales. Yo publico cuando una oveja tuvo mellizos, muestro los camellones para las cebollas, labores rurales, paisajes, lo disfruto y ayudo a que se vea el trabajo y conocimiento que hay atrás. Está la necesidad de comunicar bien sobre los pilares económicos del Uruguay. Tenemos el sueño de incorporar alguna materia, en secundaria, sobre la ruralidad. Por mi militancia urbana, puedo asegurar que el desconocimiento sobre de dónde salen las cosas, como los alimentos, es apabullante. Dejando de lado a los prejuiciosos de siempre, el citadino está abierto a aprender. Es famoso el cordero patagónico de Francis Mallmann... acá producimos uno mejor, de animales cruza de Ile de France con Merilín, más rico, más precoz. Hay que hablar más de eso.

La ficha

Datos: Nació en Montevideo, el 8 de junio de 1972. Reside “en la camioneta”, confesó riendo.
Familia: Está casado y tiene tres hijos.
Actividades: Director de Da Silva Agroinmuebles, CEO de Don Augusto Agro Uruguay, agricultor independiente y senador suplente –de Sergio Abreu, por el Partido Nacional–.
Otras pasiones: “El caballo Criollo, Nacional en el fútbol y Champagnat en el rugby”.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...