Cargando...

Nacional > NUEVO PARÍS

"Parecía una película", el relato de los vecinos que presenciaron el crimen de la feriante

La investigación apunta a ajuste de cuentas aunque la fiscal de homicidios Mirta Morales afirma que no descarta ninguna hipótesis

Tiempo de lectura: -'

04 de noviembre de 2020 a las 05:01

El relato de los vecinos es unánime: “Algo había”  para que dos hombres llegaran armados y sin mediar palabras, dispararan contra un joven de 23 años que estaba junto a su hermano de 15 en la feria donde sus padres trabajan. Los delincuentes no arremetieron contra el que pareció haber sido su objetivo, sino contra la madre de ellos: una mujer de 54 años que murió de un tiro en la cabeza porque se interpuso.

Sus hijos fueron baleados y están fuera de peligro.

Pocos segundos después de las detonaciones, mientras la gente corría asustada y los vendedores guardaban de apuro la mercadería, un vecino que estaba en el bar de la esquina de José Prat y Tres Cruces vio que las personas se tiraban al piso con sorpresa. Por la ventana observó a un hombre que corría entre la muchedumbre calle abajo empuñando una pistola.

Él es cliente del bar al que los vecinos llaman “La cantina” desde hace nueves años, y dice que lo ocurrido el mediodía de este domingo fue inédito. “Fue grave, parecía una película”, contó a El Observador.

El que iba con el arma y otro hombre corrieron por Tres Cruces hacia el sur. A mitad de cuadra se subieron a un auto blanco, según testigos. Dejaron a la víctima tendida en el piso y a los hijos de ésta –de 15 y 23 años– con heridas de bala en las piernas, luego de haber efectuado entre siete y ocho disparos. Una vecina que viven enfrente, vio cómo uno de estos jóvenes era subido a la ambulancia en silla de ruedas con la pierna vendada y con abundante sangrado. El hecho había ocurrido a unos siete metros de la puerta de su casa.

Si bien ella no conocía personalmente a María y a su esposo, sí los veía todos los domingos. “Yo todavía no distingo cuándo son cuetes o tiros”, dice a El Observador a través de la reja de su puerta. El domingo no entendía qué sucedía hasta que otra vecina le informó que habían matado a una señora.

María salió en defensa de su hijo mayor, minutos antes de haber sido baleada en la cabeza. Murió luego de ser atendida en el Centro Coordinador del Cerro y previo a ser ingresada en el Hospital Maciel.

La policía desplegó un intenso operativo en la zona, pero los atacantes no habían sido detenidos ni identificados hasta la tarde de este martes, según dijo a El Observador la fiscal de Homicidios, Mirta Morales.

La fiscal tuvo una reunión con la policía para recibir la información que fue recabada en la escena del crimen. Además le entregaron informes acerca de las líneas de investigación que son varias, confirmaron fuentes del Ministerio del Interior.

Todas las hipótesis

La policía le informó a Alejandro Machado –el fiscal que actuó en primera instancia por ser domingo–, que los involucrados tienen vínculo con otros delitos por drogas ocurridos en barrios de Montevideo. La principal hipótesis es que este hecho tiene que ver con enfrentamientos entre bandas. Machado dispuso el mismo domingo que la policía recogiera testimonios y que se analizaran las cámaras de videovigilancia de la zona.

Morales señaló que está trabajando en el caso y que no descarta ninguna hipótesis. Las primeras averiguaciones apuntan a un ajuste de cuentas, como se informó este domingo.

En la cuadra conocían a María. Y quienes no tenían trato con ella, al menos la habían visto cada domingo en su puesto de venta de comestibles, próximo a un puesto de frutas y verduras. Está casi enfrente a “La cantina”, un bar “extraño” porque “nunca hay una pelea, ni un borracho, nada…”, valoró Sonia. Y sobre el homicidio, agregó: “Se ve que no le pagaba, vinieron a cobrarse. Consumen y no pueden pagar”.

Todos los vecinos dicen lo mismo y advierten que la situación de seguridad del barrio “preocupa”. Miran de reojo y luego siguen con la mirada a los efectivos de la Guardia Republicana que, pasan una y otra vez por las calles donde asesinaron a María. El objetivo es marcar más presencia en un barrio donde se siente la calma luego de la tempestad.

“A veces se veía policías patrullando, pero no tan seguido”, agrega otra vecina de la cuadra que vio a los dos jóvenes baleados en las piernas. Coincidió en que el barrio está “cada vez peor” porque hay “mucho robo”. Ella escuchó las primeras detonaciones y luego de unos segundos, otras cuatro. “Fueron tirando para que nadie los siguiera. Podrían haber hecho una matanza. Fue una desgracia con suerte”.

Otra vecina se asoma atrás del portón de madera. Apenas se le ve parte de la cara. Cuenta que ese día levantó su puesto luego del tiroteo y se fue.

Otro feriante que instala su puesto a unos cincuenta metros de la puerta de su casa, relata que cuando escuchó disparos atinó a pedirle a un vecino que le abriera. “Tiré los gurises para adentro”. Añadió que teme por la imagen de la feria de Nuevo París. “Ya no dan ganas de venir”, marca con preocupación.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...