Nacional > ENTREVISTA

"Soy fundamentalista del software on line"

Desde su oficina en Colonia, el fundador de Zetasoftware, Mario Celano, asegura que el negocio del software está cambiando en forma brutal y que la venta de licencias va a dejar el lugar a los servicios on line

Tiempo de lectura: -'

28 de agosto de 2012 a las 15:58

¿Cómo fueron sus inicios en el software ?

Nunca tuve definida mi vocación. Hice (bachillerato) Biológico, después quise ser escribano, por lo que hice un año en la Facultad de Derecho pero abandoné. Mi madre, al verme desorientado, me propuso hacer un curso de computación en la ORT. Me metí sin saber bien qué era y me apasionó. El 8/8/88 me compré mi primera pc, que costó US$ 2.780, y ahí empezó a definirse mi carrera.

Con ella desarrollé mi primer software durante meses y meses, trabajando todo el día desde mi casa en Rosario (Colonia). Al único que se lo mostré fue a la persona que me terminó contratando para lo que era, en ese momento, el trabajo de mis sueños: programador de la Cooperativa Asistencial Médica del Este de Colonia (Camec).

Ser el programador oficial de la empresa de salud más grande de la zona era el sueño del pibe, del pibe programador del interior.

¿Ahí se empezó a gestar Zetasoftware?

Sí, como pasa con todos los sueños una vez que se cumplen, uno se da cuenta de que no eran lo que uno pensaba. Y así fue que en1995 decidí irme de Camec con el fin de formar una empresa que desarrollara y vendiera software de gestión para pymes.

Como las cosas no salieron como esperaba, los siguientes dos años estuve dando clases en la ORT de Rosario, vendiendo computadoras y software de otros, haciendo software a medida, mientras mi proyecto no veía la luz ni por asomo. Hasta que en 1998 nació el primer producto llamado ZetaPymes, más adelante Abaco, y la primera venta fue en setiembre del 2000.

¿Cómo fue instalar una empresa de software en el interior?

Fue bastante difícil. Hoy es más fácil porque todo el mundo tiene correo electrónico. Hace 10 años el e-mail no era una forma de llegar a las personas. Las llamadas a Rosario eran caras; por lo tanto estar en el interior era una gran desventaja. Pero como teníamos un buen producto nos fue bien. A veces no nos creían que éramos del interior y nos preguntaban si éramos de Rosario, Santa Fe.

Lo diferente siempre es que aquí el cliente vive enfrente de casa, entonces uno lo ve todos los días y desarrolla una forma de atenderlo distinta. Y eso le dio otra impronta a la empresa, y cuando venían clientes de otros lados los atendíamos de la misma forma. Igualmente hasta el día de hoy nos enfrentamos al mismo problema: no se consigue gente capacitada y siempre se termina contratando personas de Montevideo. Y eso que Rosario está a una hora y media de Montevideo.Imagino que en Tacuarembó, por ejemplo, debe ser mucho más complicado.

¿Por qué razón se enfocaron a las pymes?

Vi una gran oportunidad de crecimiento en esa área, ya que solo el 20% de esas empresas tenían una solución informática en sus procesos porque les resultaba caro comprar las licencias. Por lo tanto, fuimos los primeros y los únicos en tener una aplicación on line para las micro, pequeñas y medianas empresas.

Por esto, con el tiempo me he hecho un fundamentalista del software on line, y este es ideal para las pymes. Considero que la industria del software estuvo por años haciendo un negocio basado en precios y ahora cambiaron los esquemas. El software dejó de ser un producto para pasar a convertirse en un servicio. Nuestro negocio no es algo rígido que uno instala y se va; cuando uno le vende a la empresa se construye una relación. Ahora con el on line en vez de gastar US$ 3.000 en licencias se puede acceder a una versión on line por una suscripción mensual de $ 1.500.

¿Qué ventajas le ve al software on line?

Muchísimas. Lo que empezó siendo algo secundario se está comiendo a nuestro principal negocio que es la venta de licencias. Estoy seguro de que dentro de un año el software on line va a ser nuestra principal línea. El negocio está cambiando brutalmente y el tema es cómo no morir en el medio. Es como si a la gente se le intenta vender Outlook cuando pueden usar Gmail o Hotmail gratis. De hecho estamos por lanzar Freemium, un software gratis para microempresas que quizá cuando crezcan quieran suscribirse a una solución más compleja. Internet por fin nos dio la opción de que cualquier empresa pueda acceder a un precio accesible a cualquier software. Uno puede trabajar esté donde esté, tiene el producto siempre actualizado, sin la responsabilidad de tenerlo en una máquina, sino en un datacenter con respaldos diarios. Hay que pensar en soluciones accesibles desde las computadoras personales, desde teléfonos móviles, desde iPad. Está claro que para ciertas cosas ya no se tiene que pagar.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...