Cargando...
D

Fútbol > FÚTBOL

“Te cagaban a patadas”: D’Alessandro recordó a Leo Ramos y los zagueros de River en su biografía

“Agarré nenes bravos: Celso Ayala, el Cabo Sarabia, Leo Ramos y, sobre todo, Trotta”, cuenta “el Cabezón” en su biografía, en la que habla de Gallardo y de por qué no lo citó Maradona

Tiempo de lectura: -'

19 de marzo de 2021 a las 12:29

El flamante fichaje de Nacional para la próxima temporada, el argentino Andrés D’Alessandro, lanzó días atrás su biografía “Cabezón, biografía oficial de Andrés D’Alesandro” en la que repasa distintos momentos de su carrera como futbolista.

Fiel a su estilo, directo y sin tapujos, el futbolista cuenta con detalles algunas etapas de su trayectoria, y en las últimas horas han trascendido algunas de ellas en medios de su país.

En una de las historias de las que habla el volante, menciona a Leo Ramos, el hoy entrenador de Danubio, quien coincidió con el enganche cuando éste era juvenil y hacía sus primeras prácticas en la Primera de River Plate.

D’Alessandro no la pasó bien en aquellos primeros entrenamientos. “En la pretemporada (2000) tuve mis primeras prácticas con los grandes”, cuenta en su libro. “El ritmo de entrenamiento lo aguantaba, el tema era que algunos te cagaban a patadas. Así de crudo. No lo pasé bien. Agarré nenes bravos: Celso Ayala, el Cabo Sarabia, Leo Ramos y, sobre todo, Trotta. Mamita...”, repasa en la biografía que fue escrita por el periodista Diego Borinsky.  

La portada de la biografía de D'Alessandro

“No solo te hacían sentir el rigor del entrenamiento. También te hacían pasar vergüenza si abrías la boca cuando no tenías que abrirla. Lo mejor era estar callado y no llamar la atención, pero yo nunca fui de guardarme las cosas que tenía para decir. Ese es mi carácter. Cuando me sacudían, los miraba y algo decía. No me callaba. A muchos no les gustaba y me lo hacían saber”, contó el Cabezón.

En esos momentos el DT de River era Américo Rubén “Tolo” Gallego, a quien también le dedicó unos párrafos.

“Gallego se manejaba con los grandes, no tenía diálogo con los pibes. Era corto en el trato, un poco bruto. Con los chicos no había explicación. Era así, bancátela y listo. No tenía nada que ver con jugar o no jugar, porque era difícil meterse en ese equipo de los cuatro fantásticos, con Ortega, Saviola, Aimar y Ángel”, señaló Dale, quien tras jugar en River pasó por Wolfsburgo de Alemania, Portsmouth de Inglaterra, Zaragoza de España, San Lorenzo, Inter de Porto Alegre y ahora llegó a Nacional.

Además de Gallego, “Dale” tuvo problemas con su preparador físico. “El tema era el trato. Cada técnico tiene su estilo”, cuenta.

“A propósito de ese trato, como nunca fui de callarme, un día me crucé con Flavio Pérez, el preparador físico del Tolo. Había terminado una práctica y quise quedarme a patear unas pelotas más. ‘Vamos, vamos, ya terminó’, me apuró el profe. Yo ya había puesto las pelotas para patear unos tiros libres. No sé qué podía molestarle que pateara esas pelotas, me parecía ridículo. Agarré y pateé igual”, rememoró.

La presentación de D'Alessandro en Nacional

Pero su actitud no cayó nada bien en el cuerpo técnico. “El profe no me bancó, pasó la data al técnico y me suspendieron. Me bajaron un par de semanas a Reserva. Me dio una bronca terrible, no es que falté a un entrenamiento o que llegué tarde o que me fui antes o que laburé menos. No. Quería quedarme a patear un rato. Me la tuve que bancar. Y eso también dilató mi presencia en la Primera”.

La era Gallardo

D’Alessandro también contó su experiencia con Marcelo Gallardo, el actual entrenador y hoy ídolo máximo de los millonarios, quien lo tuvo durante un pasaje en 2016, en el que coincidió con el uruguayo Iván Alonso, quien fue clave para su llegada a Nacional.

“Gallardo me llegó en un momento importante de mi carrera”, señaló. “Sus entrenamientos son cortos, 40 o 50 minutos, quizás una hora, pero a full full. Tiene que ser con el estilo de juego que pregona: presión permanente, alta intensidad para recuperar cerca del arco rival y luego atacar de manera vertical. Todo esto sin olvidarnos de saber jugar al fútbol. No es nada más que correr, sino saber parar la pelota, tener buenos controles, ser inteligente para elegir la mejor opción y dársela a un compañero”.

Los comentarios se centraron en el modo de trabajo del “Muñeco”. “Te pone a propósito un reducido de marca individual para ver si te quedás parado, si tenés espíritu de grupo o no. Arma un 5 contra 5, y si no corrés, matás a tus 4 compañeros, se hace muy evidente si te quedás parado. Ahí el DT evalúa tu actitud ante la adversidad, tu reacción ante el error si perdés una pelota. Hoy más que nunca, el entrenador es un gestionador de grupo, debe ser un buen psicólogo, entender muchas veces la cabeza del jugador”, concluyó.

D'Alessandro y Abreu

Para D’Alessandro, "una de las claves del éxito de este River de Marcelo es mental, logra convencer a los jugadores de que hay que seguir esforzándose para ganar".

En el libro también recuerda cruces que mantuvo cuando el Muñeco lo dirigió. "¡Siempre me sacás a mí!", le dijo en el final de un River-Banfield del 2016. "Terminó el partido y Marcelo encaró para el lado de las duchas. Nunca se metía en nuestra parte del vestuario, y cuando lo vi venir supuse que algo iba a pasar, que venía a buscarme... 'Vení, Cabeza, vamos a hablar', me dijo. 'Escuchame, no podés hacerme esto, el martes lo hablamos'... El me retrucó que lo había hecho para que me aplaudieran y que las decisiones las tomaba siempre considerando lo mejor para el equipo. Más de una vez se acercó y me dijo: 'Cabeza, mirá que mañana no vas de entrada, te digo para que no me pongas cara, eh'".

De todas formas, a pesar de los cruces, admira al actual técnico millonario. "En 2020, para mi cumpleaños 39, Marcelo me mandó un lindo saludo por Whatsapp. Un poquito me sorprendió, la verdad es que no lo esperaba. Para mí fue muy importante que se hubiera acordado. Siempre le estaré agradecido por darme la posibilidad de cumplir mi sueño de regresar a River y por exigirme para mejorar, más allá de algún entredicho menor".

La “cruz” de Maradona

El Cabezón también dedica varios párrafos para explicar su punto de vista sobre por qué nunca fue convocado por Diego Maradona a la selección argentina cuando entendía que pasaba por un gran momento.

Neves, D'Alessandro y Corujo en el Parque

"Fue raro que no me convocara ni una vez, porque anduve espectacular esos años", recordó. "Con Inter ganamos la Copa Sudamericana en 2008, jugamos seis finales en 2009 y ganamos la Copa Libertadores en 2010. Y a fines de 2010, gané el premio al mejor del continente en la encuesta del diario El País, superando a Neymar y a Juan Sebastián Verón", agrega.

Luego, explicó su razón por la que cree que no fue convocado. "Un periodista que estaba cerca de las hijas de Maradona me dijo: '¿Sabés por qué no estás en la selección? Porque tu hermano se peleó mal con Gianinna, y Diego la vio llorando. Olvidate, te hizo la cruz, no te va a llevar nunca".

El jugador consultó a su hermano Marcelo y éste le reconoció que habían tenido un quiebre, aunque normal. "Tenían discusiones de adolescentes y él cortó como lo hace habitualmente una pareja joven", explica la biografía.

"Desde entonces creí que Diego se había enojado por esa relación. No hay otra explicación. No es que tuviera la obligación de ir al Mundial, aunque estaba pasando uno de los mejores momentos de mi carrera. Lo raro es que no me haya probado una sola vez", señaló.

D'Alessandro y Bergessio en el Parque Central

"Merecía esa chance. La renuncia de Bielsa en 2004 me mató. Así de crudo. No tengo dudas de que, de seguir en el cargo, al Mundial de Alemania hubiera llegado", concluyó D'Alessandro.

Un mensaje en el final de su carrera

"La idea de escribir un libro nació porque se acerca el final y de algún modo quiero dejar un mensaje. No puedo reclamarle nada a mi carrera, aunque debo admitir que mi gran espina es no haber podido jugar un Mundial", explicó D'Alessandro sobre su libro.

"Me produce una profunda tristeza saber que dejaré de hacer lo que me gusta tanto e hice toda mi vida. Me he largado a llorar más de una vez en estos meses. Leyendo el libro van a comprender por qué todos los integrantes de mi familia somos de lágrima fácil. Espero les guste y lo disfruten, como yo he disfrutado de mis años en el fútbol y de contarlos en estas páginas", agregó.

La presentación de D'Alessandro en Nacional

La biografía del Cabezón aún no ha sido lanzada en Uruguay pero está disponible en tiendas virtuales. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...