Mundo > Debate

América Latina en la ONU: tantas agendas como países

Con el tema climático como gran telón de fondo y el debate la crisis venezolana, solo Chile hizo del calentamiento global su tema bandera.

Tiempo de lectura: -'

28 de septiembre de 2019 a las 05:00

Venezuela une y desune en América Latina. Curiosa situación para el país que hace cuatro décadas fue el refugio de un fenómeno migratorio controlado pero importante –de colombianos, peruanos, ecuatorianos, también de haitianos y dominicanos – y de exiliados, aunque menor, del sur del continente que comenzaban, entonces, su retorno.

Ahora, este giro a la derecha que observan los expertos en el mapa político de la región, ha reducido a una mínima expresión a los amigos del “proceso bolivariano” iniciado en Venezuela a fines del siglo pasado y que sobre la alfombra mágica de la bonanza petrolera –el crudo superó con creces los 100 dólares por barril– sobrevoló por toda la región, de Honduras a Argentina, de Nicaragua a Bolivia.

El giro a la izquierda se quedó sin combustible: otra curiosidad. Los regímenes que abdican de la riqueza –Hugo Chávez llegó a decir que ser rico era malo– se propulsaron con una pequeña gran ayuda de billetes verdes. No solo, es cierto, porque había, y hay, un verbo que subsiste y se cultiva.

Desaparecidos, o casi, Unasur, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), todos de efímera vida, también menguó esa cierta unanimidad que permeó el área en la primera década de este siglo.

Y así llegaron los mandatarios de estas naciones a la 74 sesión ordinaria de la Asamblea General de las Naciones Unidas.  Juntos unos, la mayoría, por el tema venezolano que toca su conciencia democrática e invade sus fronteras; y separados, porque a la vez, para pocos se trata de salvar la soberanía y de mantenerse irreductibles ante el designio del imperio, aunque no se diga así. Gringos go home sigue vendiendo.

A todos los une, sin embargo, su propio drama interno. Que cada quien arrea como puede. Y, a veces, con serios deslices.

Fotos y “falacias”

Como le pasó al mandatario colombiano Iván Duque, el más enfático en la ofensiva contra el régimen de Nicolás Maduro. Un tiro por la culata, en ese coqueto prebélico entre ambas naciones.

Duque entregó un informe al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, acompañado de imágenes en el que en una de ellas se ve a un puñado de guerrilleros jugando en círculo con un grupo de niños.

La fotografía presentada como la “Penetración del ELN en escuelas rurales  del Estado Táchira con fines de adoctrinamiento-Año de 2018”  fue prontamente desmentida por medios locales. El Colombiano de Medellín corrigió al mandatario: “…está equivocado, pues esta imagen no corresponde ni a ese lugar ni a la fecha”, publicó el medio, según recoge El País de Madrid.

Aunque, luego una organización civil venezolana, ajena al gobierno reconoció las imágenes, el favor a quienes ven una actitud instrumentalista de Duque en la crisis venezolana estaba hecho. ¿Le interesa al mandatario el proceso de paz firmado por Juan Manuel Santos o echar más leña al fuego? ¿Condiciona el drama propio la política de los derechos humanos y la vigencia de las libertades democráticas? Siempre hay quien aproveche las dudas.

También Mauricio Macri, el presidente argentino que busca la reelección en un escenario que lo desfavorece, dio peso a Venezuela en su intervención. De acuerdo al matutino bisemanal Perfil, Macri incluyó mensajes “más destinados al electorado argentino que al mundo diplomático”.

“La dictadura de Maduro sumió a Venezuela en una catástrofe humanitaria sin precedentes”, y pidió a la región y a la comunidad internacional seguir insistiendo con herramientas “diplomáticas para forzar la salida del presidente venezolano”, según Perfil.

La suerte de Macri se decidirá en un mes, con sondeos en contra y mediocres resultados económicos. La suerte de su política hacia Venezuela, que lo diferencia del largo período kirchnerista, también irá a las urnas.

Uno que se estrenaba en estas lides, personaje polémico al uso y gusto de estos días de fake news, Jair Bolsonaro se presentó en la cumbre del mundo como el salvador de su país de las redes del socialismo. Un tiro a Lula y los suyos y luego contra la Venezuela “chavomadurista”.

“Venezuela que era un país democrático ahora padece la crueldad del socialismo. El socialismo está en Venezuela. Todo el mundo es pobre, no tienen libertad”.

Unas cuantas frases cortas y potentes que sintetizan el drama de la nación caribeña y, a la vez, endulzan la mirada hacia este nuevo “prócer” defensor acérrimo de la soberanía (como Maduro) cuando Macron y otros se meten a hablar de la Amazonia.

En un momento, Bolsonaro se acordó de su incendio interior y dijo “vamos a hablar de la Amazonia”. No lo había olvidado. Y le aclaró al mundo que eso de que es el pulmón del planeta es una “falacia”.

Ya lo dijo Trump, Bolsanaro es un buen muchacho, juguetón como él. Y como recordó el presidente estadounidense esta es la hora de los patriotas. No de los globalistas tipo Macron.

El mar y el clima

Hasta Nueva York viajó también Evo Morales para fustigar al capitalismo.

"Digámoslo con mucha claridad: la raíz del problema está en el capitalismo(…) el problema de fondo está en el modelo de producción y el consumismo, en la propiedad de los recursos naturales y en la distribución inequitativa de la riqueza".

Morales no se cansa de repetirlo porque ha militado en esa creencia toda la vida. Y no le ha ido mal: busca un cuarto, y polémico, período presidencial. Es además, muertos Fidel y Chávez, el heredero del verbo

Si Macri reclamó el derecho a Las Malvinas, Morales lo hizo con la salida al mar, que tanto le han negado. "El mar es indispensable para la vida, para la integración y el desarrollo de los pueblos”, dijo, un incordió que también desune a la región.

La mirada del reelecto Sebastián Piñera, aún sin asuntos graves en su agenda interna, apuntó al tema global del momento: la amenaza climática, que sesionó antes de la Asamblea General, en la cumbre convocada por Naciones Unidas y a la que concurrieron miles de activistas ecológicos de todo el mundo.

Chile será anfitrión en diciembre próximo de la 25 Conferencia sobre el Cambio Climático, una ocasión que pondrá al país austral en la atención mundial. Piñera empezó a preparar el camino.

“Invitamos a todos los gobiernos y a todos los sectores de la sociedad a sumarse a la COP Chile y a comprometernos con este gran desafío de nuestra generación, que es una batalla que todavía depende de nosotros y no podemos seguir ignorándola”, apuntó Piñera.

Una cita a la que volverán patriotas y globalistas.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...