Latinoamérica 21 > LATINOAMÉRICA 21

América Latina menos expuesta a las crisis económicas que en el pasado

En las últimas décadas disminuyó la vulnerabilidad en la región

Tiempo de lectura: -'

19 de octubre de 2017 a las 05:00

Las crisis económicas son parte del inconciente colectivo en América Latina. A principios de la década del 80' el agotamiento del modelo económico basado en la industrialización desembocó en la crisis de la deuda que dio lugar a lo que se conoce como la "década perdida".

A partir de entonces y durante más de veinte años las crisis se sucedieron afectando a la mayor parte de los países de la región. Esta etapa sin embargo, ha quedado en parte atrás. "Las dictaduras han dejado de ser la norma y en la mayor parte de la región las instituciones de gobierno han mejorado, la política económica es más responsable y ha aplicado una implementación más estricta y de mejores políticas fiscal y monetaria". Así lo afirma un estudio de Pablo Bejar, un investigador del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En las últimas décadas ha disminuido la vulnerabilidad en la región. Según la investigación, la probabilidad de sufrir una crisis monetaria se ha reducido aproximadamente un 13% entre los períodos 1982-2002 y 2003-2016. Y en el mismo período la probabilidad de que la región sufra una crisis del PIB se ha reducido 8%. De hecho, todos los países excepto cuatro han visto reducida su vulnerabilidad económica ante ambos tipos de crisis. Y por subregiones, ha sido el Cono Sur, seguido de la región Andina, quien ha experimentado el mayor progreso.

Según el estudio de Bejar, a lo largo de las últimas décadas la mejora de las instituciones y el consenso político han permitido la aplicación de reformas para pasar de "una política fiscal procíclica a una política contracíclica". A partir de la década del 90' además se han adoptado mecanismos regulatorios para controlar el capital y la liquidez con el fin de contrarrestar amenazas externas e internas. Y se ha adoptado un enfoque "más tecnocrático y efectivo en materia de política monetaria", a través de una mayor autonomía de los Bancos Centrales y mayores medidas de control de la inflación.

Según el estudio, la vulnerabilidad ante las crisis del PIB, disminuyó significativamente a partir de mediados de los 80'. Pero a mediados de los noventa, a medida que los países se fueron integrando en la economía global y aumentaron su exposición a los shocks externos, el riesgo a crisis externas volvió a aumentar la vulnerabilidad, lo que terminó desembocando en la crisis de México en 1994, la crisis monetaria de Brasil en 1998 y la crisis económica en Argentina entre 1999 y 2002.

El auge de los precios de las materias primas entre el año 2003 y 2008, permitió una nueva reducción de los niveles de vulnerabilidad. Por ello, cuando llegó la crisis financiera mundial del año 2009 los avance alanzados por los gobiernos permitieron a la mayor parte de la región recuperarse rápidamente. A partir de entonces, la baja en precios de las materias primas, el débil crecimiento de las economías desarrolladas, la incertidumbre en cuanto a la economía china y los riesgos geopolíticos han definido un contexto complejo para la región. Pero las fortalezas desarrolladas por los países latinoamericanos han permitido su rápida recuperación de las crisis externas, sin llegar a sufrir los descalabros del pasado. Sin embargo, la región sigue siendo "sumamente heterogénea y los responsables de las políticas públicas tienen todavía mucho trabajo por delante".

Jeronimo Giorgi, periodista uruguayo dedicado a temas internacionales, cursa una maestría en Estudios Latinoamericanos, ha colaborado con varios medios de América Latina y Europa, y ha recibido distinciones como el Premio Rey de España de periodismo.

www.facebook.com/Latinoamerica21

@Latinoamerica21

Comentarios