22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
16 de marzo 2023 - 5:04hs

Miles de aves muertas o sacrificadas, centenares de granjas en cuarentena y exportaciones canceladas o suspendidas es el balance preliminar de la influenza aviar que se expande en América latina, mientras las autoridades redoblan los esfuerzos para mitigar su impacto.

Desde que se reportaron los primeros casos en octubre del año pasado, numerosos países detectaron animales enfermos; entre ellos: México, Honduras, Guatemala, Panamá, Cuba, Ecuador, Perú, Venezuela, Bolivia, Chile, Nicaragua, Uruguay, El Salvador y la Argentina.

La enfermedad llegó a la región a través de aves migratorias y se diseminó de norte a sur y de oeste a este. El brote que, se esparció a las denominadas aves de traspatio, también causó la mortandad de aves silvestres, en incluso las muertes de lobos marinos en las costas del Atlántico y el Pacífico.

Más noticias

"Es la primera vez que en la Argentina aparecen casos de influenza aviar en aves de traspatio y en aves comerciales", explicó a la agencia de noticias AFP Víctor Manuel Baldovino Prina, director del centro regional sur de la Provincia de Buenos Aires del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

Desde que reportó el primer caso en una granja a comienzos de marzo, Argentina debió sacrificar unos 240.000 pollos y suspendió la exportación de productos avícolas, aunque sin afectar el mercado interno, ya que la enfermedad no se transmite a humanos por el consumo de la carne de pollo, o bien a través de la ingesta de huevos.

"Las aves migratorias son las que aportan este tipo de virus a través de dos corrientes, una atlántica y otra del Pacífico", explicó el experto. En la Argentina no hay vacunas aprobadas contra la enfermedad, pero las autoridades sanitarias y representantes de las cámaras empresariales "trabajan con los laboratorios para contar con vacunas en el corto plazo”, explicó Prina.

México, en tanto, reportó el primer caso el 14 de octubre último y desde entonces confirmó brotes en 12 de los 32 estados, regiones en las que se dictaron cuarentenas y se aplican vacunas para detener la propagación de la enfermedad, de alto impacto en la producción avícola. Hasta febrero, se habían confirmado brotes en 50 granjas, en donde se infectaron 5,9 millones de aves, equivalente a casi el 0,3% del total nacional.

Ecuador no es la excepción. El país quedó bajo alerta desde el 27 de noviembre pasado, cuando detectó el virus en aves de corral y traspatio, poco antes de que las autoridades sanitarias confirmaran el contagio de una niña de nueve años en la provincia de Bolívar, en el centro del país. Según las autoridades, 35 granjas forman parte de la primera etapa de vacunación, con más de 750.000 animales, medidas de prevención que incluyeron el sacrificio de casi 300.000 animales.

En Perú, el gobierno declaró en noviembre la alerta sanitaria por seis meses. El brote afecta no sólo a aves sino a también a lobos marinos, especie que lleva registrados 3.487 decesos de animales que vivían en zonas protegidas. También se reportaron 63.000 aves muertas por gripe aviar entre noviembre de 2022 y marzo de este año.

Aunque hasta el momento las autoridades no informaron de casos de humanos contagiados, exhortaron a la población a evitar cualquier contacto con lobos de mar y las aves marinas. "Sospechamos que la especie que está transmitiendo este virus es la gaviota Franklin, que migra desde el norte del continente”, advirtió el Servicio Nacional de Sanidad Agraria de Perú.

Panamá, por su parte, sacrificó unas 1.500 aves de corral y prohibió por 90 días la movilización de ejemplares de traspatio, huevos fértiles y aves ornamentales. Chile, en tanto, reportó esta semana el primer caso en aves de corral en un centro de crianza con 40.000 ejemplares en la localidad sureña de Rancagua, aunque ya antes había detectado el virus en aves silvestres, lobos marinos y nutrias en las regiones de Arica, en la frontera con Perú, y en Los Lagos, a unos 1.000 kilómetros al sur de la capital del país.

En el caso de Venezuela, las autoridades informaron que sólo se detectó casos en aves silvestres; no obstante, impusieron la prohibición de trasladar aves vivas de todo tipo y huevos fértiles. Cuba, por su parte, reportó casos en aves silvestres en un zoológico de La Habana el 7 de febrero pasado, tras lo cual dispuso el cierre del lugar y una cuarentena preventiva, sin que se hubieran denunciado otros casos sospechosos en la isla.

Honduras, por su parte, declaró la emergencia el 15 de febrero tras contabilizar unos 300 pelícanos muertos en playas del Caribe, situación idéntica a la registrada en Guatemala, cuyas autoridades también detectaron pelícanos muertos por la enfermedad en varias aldeas costeras.

Uruguay, en tanto, declaró la emergencia sanitaria en todo el país por el hallazgo de cisnes de cuello negro muertos y/o contaminados con el virus en las lagunas del este del país. Aunque suspendió ferias de venta de aves, el gobierno restringió la movilidad de aves comerciales sólo a las controladas por el Sistema de Monitoreo Avícola nacional.

Paraguay, entre los países libres de la enfermedad, considera su llegada inevitable. "Estamos realmente muy preocupados, el riesgo de su ingreso es inminente", dijo José Martín, presidente del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal de Paraguay. "Es una realidad que tenemos que administrar en la región", agregó el funcionario.

 

Temas:

América Latina.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar