Mundo > Pandemia

Así son los entierros exprés en el mayor cementerio de San Pablo

"Aquí enterramos unas 45 personas por día, pero en la última semana son de 12 a 15 más", dijo un sepulturero el camposanto de Vila Formosa I.

Tiempo de lectura: -'

02 de abril de 2020 a las 11:00

La curva de casos del coronavirus aún está a semanas de su ápice en Brasil, pero su letalidad y la demora en los diagnósticos ya ponen bajo presión al mayor cementerio de Sao Paulo y de América Latina, con entierros exprés y velorios sin abrazos.

"Aquí enterramos unas 45 personas por día, pero en la última semana son de 12 a 15 más. Es mucho peor de lo que vemos en las noticias, esto es grave", dijo a la AFP un sepulturero que, en un lote del Vila Formosa I, cavaba fosas en fila para ser utilizadas al día siguiente.

Previendo el aumento de la demanda, la alcaldía contrató una empresa para reforzar con 220 empleados temporales los 22 cementerios de la red municipal, que por lo demás se vio obligada a recortar en 60% su plantilla de 257 sepultureros por pertenecer a grupos de riesgo.  

El Vila Formosa I, en la periferia de Sao Paulo, se extiende de forma interminable ante la vista. Se estima que en sus 750.000 km2 reposan los restos de 1,5 millones de personas.

Una parte está cubierta de mala hierba, otra dividida en lotes de tierra roja. De un extremo a otro, avanza un muro repleto de osarios con un sinfín de nombres y fechas.

La tarde del 31 de marzo, los cajones se sucedían con tal rapidez que los sepultureros tuvieron que pedir unos minutos para terminar con un entierro antes de comenzar el siguiente.

Bajo un sol fuerte y un cielo limpio, cuatro inhumaciones se llevaron a cabo en media hora en un único lote: tres casos sospechosos de covid-19 y uno confirmado.

"Mi abuela estaba con los síntomas y se realizó el examen, pero el resultado demorará otras dos semanas", dijo Ricardo Santos, que veló rápidamente y con pocos familiares a Regina Almeida, de 92 años, en un féretro cerrado en uno de los tres toldos de tela verde dispuestos fuera de la capilla del cementerio, en un intento de seguir las recomendaciones sanitarias.

Sao Paulo, epicentro de la pandemia en Brasil, totaliza más de 150 de los 241 muertos por coronavirus en el país desde que se registró el primer contagio en febrero. Pero la demora del diagnóstico desfasa la cifra. La Secretaría de Salud contabiliza 201 exámenes de fallecidos a la espera de resultado.

 "Muerte a aclarar" 

El diagnóstico de José de Santana, de 77 años, es uno de la lista. Su hijo, Genilton de Santana, enterró a su padre acompañado apenas por un amigo. Con una máscara blanca y los ojos llenos de lágrimas, muestra el acta de defunción. 

"Muerte a aclarar, aguarda exámenes", aparece en el renglón de la causa. "¡Muestren esto para ver si las personas empiezan a entender lo serio que es!", dijo Genilton, antes de cargar el féretro cerrado.

Sao Paulo y otros estados brasileños adoptaron medidas de cuarentena parcial, aunque el presidente Jair Bolsonaro consideraba hasta hace poco que el covid-19 era apenas "una gripecita", antes de admitir el martes que se trababa del "mayor desafío" del país.

Y el país empezó a prepararse para la emergencia, que debería llegar a su auge entre abril y junio.

Un decreto federal autorizó el miércoles el entierro de personas sin un acta de defunción en casos excepcionales, para evitar el desborde de los servicios funerarios.

El coronavirus también modificó la preparación de los cuerpos que, por precaución, ahora dejan los hospitales dentro de una bolsa de material plástico especial.

La alcaldía de Sao Paulo, que compra semestralmente 6.000 féretros para su red de servicios funerarios, solicitó en marzo otros 8.000.

Los sepultureros deben vestir trajes de protección blancos, máscaras y guantes. 

Con el sol en su zénit, algunos retiran la parte superior del traje a ratos.

Desde que se abre la puerta de la carroza fúnebre hasta la colocación de la corona de flores sobre el túmulo ya recubierto de tierra transcurren apenas seis minutos

Las actas de defunción de todos los casos confirmados o bajo sospecha de covid-19 son etiquetadas como "D3", lo que obliga a mantener el féretro cerrado, generando una despedida sin rostro y velorios sin abrazos y de menos de 10 personas.

Muchos asistentes llevan máscaras, alcohol y guantes.

El desfile de familiares entrando y saliendo no para. Algunos se despiden tocándose los codos. Otros no consiguen acatar las reglas de distanciamiento social en medio de la pérdida; y ante la incertidumbre de un diagnóstico se abrazan, diciendo: "Vamos, que esto es muy triste".

Fuente: AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...