Agro > PRESIDENTE DE LA SMVU

Azaretto: “Hubiéramos preferido que se hubiera resuelto sin tener ninguna baja en el MGAP”

El presidente de la Sociedad de Medicina Veterinaria del Uruguay (SMVU) dijo que hay preocupación sobre la disponibilidad de recursos humanos en todos los servicios oficiales

Dr. Rodolfo Azaretto, presidente de la SMVU.

Tiempo de lectura: -'

07 de mayo de 2021 a las 21:26

Transcurridos unos días, ¿qué reflexión le merece el cese en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) de los doctores Eduardo Barre y Gustavo Rossi?

Desde ya que el mercado chino es de capital importancia para Uruguay, sobre eso no hay dos opiniones. Uruguay tiene una sana tradición de seriedad y transparencia en el comercio de productos de origen animal, como la carne en este caso. Toda la cadena agroalimentaria, productores, industria, veterinarios particulares, servicios oficiales, trabaja con responsabilidad para asegurar a los consumidores nacionales y extranjeros productos de calidad y seguros desde el punto de vista de su inocuidad. Esta tradición ha sido reconocida siempre por los mercados y es un patrimonio del país. No es la primera vez que surge un problema y siempre se han resuelto haciendo valer esa tradición de seriedad, haciendo las correcciones del caso por supuesto, con el respaldo de la capacidad técnica y la responsabilidad de los servicios oficiales. Nunca antes, por lo menos que yo recuerde, un problema de este tipo ha significado la renuncia del director de Industria Animal o del director general de los Servicios Ganaderos. De acuerdo a lo que ha manifestado el ministro (Carlos María) Uriarte, en esta circunstancia se ha pedido un gesto desde China, que ha significado el apartamiento de los dos jerarcas. Se trata además de dos colegas reconocidos a nivel nacional e internacional por su capacidad técnica y compromiso, por lo que su pérdida es sin dudas importante. Están también los aspectos personales, en tanto ambos han quedado en el ojo de la tormenta y hay una afectación personal y familiar. Hubiéramos preferido que este tema se hubiera resuelto sin tener ninguna baja en el MGAP, de ningún tipo, y dentro de las formas que han servido en otras oportunidades. No ha sido posible y no es un problema fácil. Por encima de eso, estamos para dialogar y colaborar con el ministro y las nuevas jerarquías en lo que sea posible, como es tradición en la SMVU.

 

¿Qué sensación tienen sobre la disponibilidad de recursos para las labores que se realizan en los complejos industriales?

Hay preocupación sobre la disponibilidad de recursos humanos en todos los servicios oficiales. Es un hecho que la cantidad de funcionarios ha venido descendiendo, algo que incluso ha destacado recientemente el nuevo director general de los Servicios Ganaderos, el doctor Diego De Freitas. Y preocupa porque estamos hablando de tareas extremadamente sensibles, como ha quedado demostrado en este caso.

 

¿Qué visión hay de problemas puntuales, como leishmaniosis, brucelosis y la bichera, de alto impacto por riesgos sanitarios y/o económicos?

Cada campaña sanitaria tiene su característica y su problemática. Los esfuerzos en brucelosis y tuberculosis, incluso garrapata, creemos que deben acompañarse de una actualización en su base legal. Los sistemas productivos han cambiado mucho en los últimos años, también el conocimiento sobre estas enfermedades. Creo que tenemos que revisar y actualizar la legislación para facilitar la lucha. Con la bichera creemos que la iniciativa de control con machos estériles es interesante. Ya se había realizado un programa piloto en Artigas hace unos años con resultados muy promisorios. Hay que capitalizar esos resultados y la experiencia internacional.  La leishmaniosis es otro tema que preocupa, sobre todo porque es una zoonosis que tiene graves consecuencias de salud humana. Se está trabajando el tema en la Comisión de Zoonosis y con el Ministerio de Salud Pública y seguramente intervendrá el Instituto Nacional de Bienestar Animal (INBA) también en lo que le compete. Si bien la enfermedad está con un control relativo, es un riesgo sanitario importante. Abogamos por seguir estrictamente los criterios técnicos en este tema.

El INBA se trazó como meta 100 mil esterilizaciones y 250 mil microchipeados, ¿es viable?

Realmente es un desafío porque hay que conjugar muchos factores para lograr el objetivo, y estamos en un contexto socioeconómico especial por los problemas conocidos. Pero somos optimistas y estamos siempre dispuestos a colaborar. Tenemos nuestros delegados en el INBA y en la Comisión de Zoonosis. La identificación con microchip de todos los perros es una aspiración de larga data de la SMVU. La reducción de la población canina también. Es imprescindible tomar esas acciones en conjunto con una campaña de concientización de la población en el sentido de cambiar algunas costumbres arraigadas en nuestra sociedad con respecto a nuestra relación con los animales. Tenemos que adoptar las prácticas de tenencia responsable y bienestar animal. Esa es la única alternativa si queremos que los esfuerzos y los objetivos que se alcancen tengan permanencia.

 

¿Qué necesitan los veterinarios para ejercer del modo adecuado su actividad profesional?

Uno de los principales problemas es la defensa de las competencias profesionales. Vivimos casi a diario las consecuencias de actos médicos veterinarios realizados por personas sin formación en la materia. También aparecen permanentemente cursos de capacitación para la realización de tareas propias de los veterinarios, cursos que en su mayoría no reúnen las condiciones mínimas de competencia y que terminan siendo una estafa para los que los toman. Sin dudas que el comienzo de actividad del Colegio Veterinario del Uruguay, que esperamos se concrete en el segundo semestre, va a ser un mojón para ir solucionando estos problemas.

 

¿Cómo avanza el traslado de la Facultad de Veterinaria?

Esperamos que ya en el segundo semestre los cursos comiencen en la nueva sede. Pandemia mediante, las obras han sufrido retrasos, la nueva sede se tendría que haber inaugurado el año pasado. Es la culminación de un proceso de varios años. Para la facultad, para la profesión toda, es una enorme alegría contar con instalaciones acordes a las necesidades, de gran comodidad, bien dimensionadas y funcionales. Hoy los colegas que egresan tienen buen nivel de formación y las nuevas instalaciones facilitarán la tarea docente. Es un desafío, abre muchas oportunidades para seguir desarrollando la institución y estamos confiados en que hay capacidad suficiente para aprovecharlas. Somos parte del cogobierno y por supuesto desde ahí, y además coordinando acciones con la facultad, estamos siempre colaborando.

 

El dato

Nuevas autoridades en el MGAP

El lunes 3 de mayo asumieron los doctores Diego De Freitas, director general de los Servicios Ganaderos; Pablo Nadal, director general de la División Industria Animal; Valeria Gayo, directora general de la División Laboratorios Veterinarios; y Martín Altuna, director general de la División Sanidad Animal. Suceden a los doctores Eduardo Barre, Gustavo Rossi, Carlos Fuellis y Álvaro Núñez.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...