Cargando...

Mundo > Jair Bolsonaro

Bolsonaro le da la espalda a América Latina en festejos por el día de la independencia de Brasil

La cancillería informó que solo están invitados a la gran fiesta nacional del país los jefes de Estado de las naciones de habla portuguesa

Tiempo de lectura: -'

02 de agosto de 2022 a las 05:04

El Palacio de Itamaraty, sede de la Cancillería brasileña, informó que por directiva del presidente Jair Bolsonaro, la diplomacia brasileña solo ha enviado invitaciones a los jefes de Estado de los países de habla portuguesa para la gran fiesta nacional del 7 de setiembre, ocasión en la que se celebrará el bicentenario de la independencia de Brasil.

Fuentes de Itamaraty precisaron que solo recibieron invitaciones los jefes de Estado de Portugal, Cabo Verde, Guinea Bissau, Sao Tomé y Príncipe, Angola, Mozambique y Timor Oriental para la celebración en la que se recuerda la decisión del príncipe Don Pedro I, que en 1822 rompió con la corona portuguesa para instaurar una monarquía independiente, que se prolongó hasta la proclamación de la República, el 15 de noviembre de 1889.

El programa anunciado por el Ejecutivo brasileño incluye dos desfiles militares, uno en Brasilia y otro en Río de Janeiro, que según los analistas locales se inscriben en un intento de Bolsonaro por convertir la fiesta cívica en una muestra de apoyo populara su candidatura de cara a las presidenciales que se realizarán el 2 de octubre, para las cuales aparece segundo en las preferencias del electorado, a casi 20 puntos del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

"Queremos innovar en Río de Janeiro. Por primera vez, nuestras Fuerzas Armadas y las fuerzas auxiliares desfilarán en la playa de Copacabana", dijo el sábado Bolsonaro durante la convención del partido Republicanos, ligado a la evangélica Iglesia Universal del Reino de Dios, que le dio su apoyo para la reelección y lanzó como candidato a gobernador de San Pablo al ministro de Infraestructura, Tarcísio de Freitas.

La parada militar en la tradicional Avenida de Copacabana será la primera que se concrete desde 1960 en Río de Janeiro -un bastión del poder castrense-, año en el que la capital del país se trasladó a Brasilia. Un desfile que tendrá como uno de sus principales animadores al general del Ejército Walter Souza Braga Nieto, exministro de Defensa y actual compañero de fórmula de Bolsonaro.

Además de precisar que la celebración comenzará por la mañana con un acto protocolar en Brasilia y que por la tarde participará del desfile militar en Río de Janeiro, Bolsonaro arengó a sus partidarios: “Vamos a mostrarle a nuestro pueblo que más que desear, tiene el derecho de exigir paz, democracia, transparencia y libertad", dijo el mandatario, quien ha cuestionado en reiteradas oportunidades el sistema de voto electrónico, como así tambiéna la justicia electoral.

Un punto de inflexión

La semana pasada, Bolsonaro convocó a 70 embajadores, ocasión en la que reiteró que el actual sistema electoral no ofrece transparencia y defendió la posibilidad de un escrutinio paralelo vigilado por los militares. La denuncia ante los representantes de los países extranjeros contra el propio sistema con el cual fue elegido presidente en 2018 fue interpretada por los principales referentes de la política y la economía del país como un intento por desconocer un eventual triunfo de Lula da Silva.

Las afirmaciones de Bolsonaro, sumadas a los desfiles militares y a la convocatoria hecha a sus partidarios, se convirtió en un punto de inflexión a poco memos de dos meses de las elecciones. De hecho, la Facultad de Derecho de la Universidad de San Pablo anunció que lanzará un manifiesto para condenar un eventual desconocimiento de los resultados titulado “Carta a los brasileños en defensa del Estado Democrático”.

"Estamos pasando por un momento de gran peligro para la normalidad democrática, de riesgo para las instituciones de la República e insinuaciones de desacato a los resultados de las elecciones", señala el texto. "Los ataques infundados y no probados ponen en tela de juicio el proceso electoral y el Estado democrático de derecho conquistado con gran lucha por la sociedad brasileña. Las amenazas contra otros poderes (...), la incitación a la violencia y la ruptura institucional son intolerables", dice el texto.

El documento, que será leído el 11 de agosto en un acto que se realizará en San Pablo, reunió hasta el momento más de 540.000 mil apoyos, entre ellos de personalidades de diferentes ámbitos y representantes de organizaciones poderosas, como la Federación Brasileña de Bancosy la muy influyente Federación de Industrias de Sao Paulo, entidad que anticipó que en los próximos días emitirá un documento de contenido similar.

El aislamiento regional

Ambas iniciativas se inscriben el contexto de las recurrentes amenazas de Bolsonaro de no aceptar el resultado del voto ciudadano ni  las sentencias del Supremo Tribunal Federal, que lo investiga a él y a varios de los integrantes de su círculo íntimo por hacer campaña para intervenir militarmente el máximo tribunal de justicia. Amenazas de las que Bolsonaro se desdijo el viernes pasado con un mensaje irónico en Twitter, misiva que tituló "Carta en apoyo a la democracia" con un sucinto mensaje: "A través de esta carta, declaro que estoy a favor de la democracia. Firmado Jair Messias Bolsonaro, presidente de Brasil".

Según el último sondeo del instituto Datafolha, Bolsonaro figura 18 puntos detrás de Lula da Silva, el gran favorito con el 47 por ciento de intención de voto. Los analistas, en tanto, señalan que la decisión de no invitar a la celebración del bicentenario a los jefes de Estados de América Latina debe leerse en clave regional. Desde que asumió la presidencia en 2019, el mandatario de ultraderecha fue perdiendo aliados ideológicos, tras las elecciones en Argentina, Perú, Chile, Bolivia y Colombia.

De hecho, en las cancillerías de América del Sur todavía sigue fresco el recuerdo de lo afirmado por Bolsonaro al lanzar su candidatura el domingo 24 de julio, en Río de Janeiro, cuando calificó como ejemplos que no deben ser seguidos a Venezuela, Chile, Argentina, Bolivia y Colombia. Países a los que definió como "comunistas", en el marco de su estrategia para posicionarse contra la candidatura de Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...