Nacional > SEGURIDAD

Bonomi ofreció su renuncia “por lo menos tres” veces, pero Vázquez la rechazó

La última vez que puso su cargo a disposición fue el pasado 23 de junio, tras la fuga del mafioso italiano Rocco Morabito

Tiempo de lectura: -'

25 de julio de 2019 a las 09:41

El ministro del Interior Eduardo Bonomi dijo en entrevista con el semanario Búsqueda que desde marzo de 2015 le presentó su renuncia al presidente Tabaré Vázquez  “por lo menos tres” veces, la última tras la fuga del mafioso italiano Rocco Morabito, el pasado 23 de junio. “Estoy en el ojo de la tormenta desde que asumí en el ministerio” en marzo de 2010, señaló Bonomi, quien explicó que si se mantiene en el cargo es porque Vázquez lo respaldó. 

De todas formas, el ministro del Interior dijo que se mantiene en el cargo “porque el proceso que se ha hecho en la Policía la ha transformado totalmente y esa transformación necesita continuidad”. “Creo que el que venga para seguir este proceso la va a tener más fácil, porque el proceso de cambio está muy avanzado. En determinado momento tuvimos una resistencia interna muy fuerte y se sumaba a la resistencia externa. En este momento puede haber resistencia, pero no es la misma que teníamos”, agregó el jerarca en declaraciones a Búsqueda.

Bonomi implementó a partir de 2011 una serie de reformas con el objetivo de “modernizar” a la policía, lo que implicó un reordenamiento a nivel administrativo y operacional, que le restó potestades a las comisarías y trasladó las decisiones sobre patrullaje e investigación a  las llamadas Zonas Operacionales, que cubren un mayor territorio que las viejas seccionales. 

El ministro del interior explicó que a partir de 2002 hubo un cambio en el sistema de venta de drogas que obligó a transformar a la policía, debido a que la pasta base llevó a que se territorializara el narcotráfico. “En esa lucha cambia el delito y con lo que había antes no lo pueden combatir, hay que ir a un cambio de la Policía. El cambio que hicimos produjo una cantidad de victorias importantes contra el delito. Y creo que eso tiene que ver con la nueva Policía, que está mucho mejor preparada, armada y respaldada”, explicó el jerarca al semanario.

Por otra parte, consultado acerca de si el actual director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del ministerio, Gustavo Leal podría ser un sucesor, dijo que no quería “meterse en esa discusión”, pero que le parecía un buen candidato. “Leal ha trabajado muy bien en su función. Comunica muy bien, además. En los primeros casos que salió Leal, comunicó bien. Además, los periodistas como comunicaba bien iban a él, y nos pareció bien que siguiera porque está comunicando lo que estamos haciendo”, señaló Bonomi.

Según había informado este lunes La Diaria, el candidato del Frente Amplio Daniel Martínez había elegido a Leal como su vocero y  referente en el área de seguridad y convivencia. 


 La reforma de Bonomi

 Antes de la reforma cada comisario se encargaba de planificar el patrullaje de su zona, al tiempo que las investigaciones eran centralizadas por los policías que trabajaban en jefatura, dividiéndose los casos en función del tipo de delitos (unidad de automotores, homicidios, entre otros). 

A partir de 2011 se crearon  Zonas Operacionales en cada jefatura, y se les asignó a cada una de estas unidades la tarea de planificar el patrullaje en función de mapas de calor del delito (lugares donde se producen más denuncias), al tiempo que se les encomendó la tarea de investigar los ilícitos en su jurisdicción.
En Montevideo, antes de la reforma había 25 seccionales y cada una de ellas tenía sus propios efectivos, móviles y criterios de patrullaje. Después de 2011, la capital se dividió en cuatro zonas, cada una de las cuales tenía sus propios vehículos y planificaba el patrullaje de un territorio más extenso. De esta forma, las seccionales quedaron con menos personal, dedicadas fundamentalmente a tomar denuncias y atender casos de violencia doméstica.

Quienes argumentan contra la reforma, señalan que entre 2011  y 2018, el número de denuncias de rapiñas creció 83,3%, al tiempo que los hurtos denunciados aumentaron 41,3% y el número de asesinatos pasó de 199 a 414 (un incremento de 108%). Como respuesta a las críticas, el director Nacional de Policía, Mario Layera, había dicho a El Observador que no se puede responsabilizar a la reforma del incremento de los delitos, porque estos no han parado de crecer desde el 1985 a la fecha, y las comisarías fueron protagonistas de las tareas de seguridad durante 26 años.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...