Cargando...
El agro tuvo una expansión superior al 10% en la comparación interanual.

Economía y Empresas > CUENTAS NACIONALES

Caída trimestral del PIB compromete previsión de crecimiento del gobierno para 2021, según analistas

Los privados consideran poco probable que el PIB pueda crecer a una tasa de 3,5%; el MEF analizará ese dato antes de presentar la Rendición de Cuentas a fin de mes  

Tiempo de lectura: -'

24 de junio de 2021 a las 05:01

Por Federico Comesaña y Andrés Oyhenard

La economía uruguaya interrumpió su recuperación en el primer trimestre del año. Un traspié que si bien coincide con las expectativas de algunos expertos, puede obligar a las autoridades a corregir sus proyecciones de cara a la Rendición de Cuentas de este año, y adaptar sus planes de mediano plazo a una economía que va a demorar aun más de lo previsto en recuperar los niveles de producción previos a la pandemia.

Según los datos divulgados por el Banco Central (BCU), la economía uruguaya se contrajo 0,5% en el primer trimestre en relación al último cuarto del año pasado –una vez depurados los factores estacionales de la variación–.

El principal coletazo económico de la pandemia tuvo lugar en el segundo trimestre del año pasado, cuando la actividad se contrajo 10,9%. Enseguida mostró un repunte de 8% en el tercer trimestre, que se complementó con un crecimiento adicional de 1,8% en el último cuarto del año. De esa manera, la economía uruguaya logró durante 2020 asegurar un primer salto de recuperación, además de salir de la recesión que se generó con tres trimestres consecutivos de caída del nivel de actividad.

La caída del arranque del año lleva a que la actividad se mantenga todavía 2,8% por debajo del primer trimestre de 2020 y en el acumulado de los últimos 12 meses, continúa profundizando su contracción a un ritmo de 6,1% interanual, dos décimas de caída adicional respecto a igual medición cerrada en diciembre.

La caída frente al primer trimestre del año pasado se da de forma relativamente generalizada en la economía, con la inversión y el sector público desde el gasto final, como los únicos dos motores que impulsan la actividad desde la perspectiva del gasto. Por su parte, el consumo privado siguió en caída (-4,2%) pese a la recuperación de la confianza de los hogares, y las exportaciones cayeron 13,3%.

En materia de inversión, el aumento fue de 14,5% respecto a igual período del año anterior, potenciada sobre todo por la segunda planta de UPM y el Ferrocarril Central. La comparación se da contra un trimestre –el primero de 2020– donde la inversión se encontraba en niveles particularmente bajos.
Desde la perspectiva de la producción, la realidad de los sectores es heterogénea. La administración pública (2,4%) y otros tres sectores escaparon a la caída de la actividad en el primer trimestre del año.

El agro mostró una expansión de 13,4% y se recupera de un muy mal principio de 2020. Ese mayor dinamismo comenzó en la segunda mitad del año pasado, con una mejor temporada tanto agrícola como ganadera. También la producción de madera contribuyó a esa evolución.

En tanto, la construcción creció 3,3%. Al igual que el agro, este sector inició su expansión a fines del año pasado, pero mostró cierta desaceleración en la última medición –había crecido 7,8% interanual en el último cuarto de 2020–. La novedad en términos de crecimiento la tuvo la industria  manufacturera, que se expandió 0,7% en el primer trimestre. El impulso lo dio la industria frigorífica, compensando por creces la elaboración de alimentos y bebidas, que siguió en caída respecto a 2020.

La actividad cayó 0,5% durante enero-marzo versus el trimestre anterior.

Los mayores retrocesos se dieron en las actividades profesionales y de arrendamientos (-7%) afectadas por el cierre prácticamente del turismo receptivo debido a la pandemia, pero también por los servicios profesionales en general, actividades técnicas y científicas, que tuvieron un retroceso en la última medición.

Salud, educación y actividades inmobiliarias tuvieron una caída de 6,9%, energía eléctrica, gas y agua cayeron 6,1% y las actividades comerciales, alojamiento y suministro de comidas y bebidas se contrajo 6%. Por su parte, el sector transporte, almacenamiento y comunicaciones cayó 4,6% y los servicios financieros 0,9%.

Entre lo esperable y la presión para ajustar 

Para los analistas privados el desempeño de la economía doméstica durante el primer trimestre no fue una gran sorpresa, incluso el dato final estuvo unas décimas por debajo de lo previsto. La consultora CPA Ferrere tenía una previsión de una contracción de 3,2% para enero-marzo. “El dato no cambia mucho el diagnóstico y confirma un dato positivo por el lado del repunte de la inversión que ya se vio durante el cierre de 2020”, destacó su economista senior manager Alfonso Capurro. 

Su colega Nicolás Cichiveski, gerente de consultoría económica de Grant Thortont, dijo que si bien el desempeño del agro pudo darle un mejor empuje superior al proyectado al PIB durante el primer trimestre, “la tónica de la recuperación” tuvo una “pausa” y confirmó un desempeño “muy heterogéneo” de las distintas ramas de actividad.

“El comercio y los servicios siguen muy afectados. El comercio estuvo muy afectado durante el primer trimestre por el agravamiento de la pandemia desde diciembre y seguramente también lo estarán en el segundo”, proyectó. Como punto positivo destacó la mejora de algunos indicadores adelantados como un repunte de la producción industrial y la construcción en el trimestre abril-junio y el dinamismo del sector agroexportador por buenos precios. 

Capurro dijo que si bien el dato fue “algo mejor” a lo esperado no cambia sustancialmente el diagnóstico y mantuvo su previsión de una expansión de 2,3% para 2021. 

Los agentes que respondieron la Encuesta de Expectativas del Banco Central de mayo, proyectan un crecimiento de 2,7% para la economía uruguaya, casi 1 punto por debajo de la previsión que tiene actualmente (3,5%) el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). Las autoridades del equipo económico tienen previsto revisar sus proyecciones macro para la presentación de la próxima Rendición de Cuentas antes del 30 de junio ante el Parlamento. El Observador intentó comunicarse con autoridades del MEF para tener una evaluación del dato trimestral pero no tuvo respuesta. 

“Con una economía que en el segundo trimestre se comportaría similar al primer trimestre, condiciona esa previsión de crecimiento promedio 3,5% que tiene el Ministerio de Economía. A nuestro entender, esa posibilidad es bastante baja. Nuestra previsión es de una expansión de 2,6%”, dijo Cicheveski.

El experto indicó que la economía uruguaya estuvo más afectada de lo previsto meses atrás por los efectos de la pandemia y añadió que si bien puede esperar una cierta mejora del consumo privada para el segundo semestre, habrá sectores como el turismo que continuarán afectados por las restricciones sanitarias por algunos trimestres más. 
 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...