Economía y Empresas > REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Caja Notarial se encamina a séptimo año consecutivo de déficit y corren riesgos sus reservas

Según la asociación de jubilados de la institución, los resultados operativos reflejan un déficit mantenido y se requieren medidas

Tiempo de lectura: -'

20 de noviembre de 2020 a las 05:04

La Caja Notarial arroja resultados deficitarios desde hace seis años y este será el séptimo, indicó la Asociación de Jubilados de la Caja Notarial en base a sus cálculos actuariales, en una resolución presentada a la Comisión de Expertos de la Reforma de la Seguridad Social.

La resolución indica que la situación se continuará agravando, en tanto no se produzca una mejora importante en la demanda de servicios notariales. “Los resultados operativos reflejan un déficit sistemático, evidenciando la insuficiencia de los ingresos para atender los egresos”, dice el informe.

Las proyecciones de la institución indican que el Fondo IVS (invalidez, vejez y sobrevivencia), que es el patrimonio de la Caja, se reduciría en porcentajes que oscilan entre 19% y 41%, dependiendo de las medidas que se tomen. 

Las reservas financieras en los escenarios más desfavorables -es decir, de no recibir recursos- se agotarán en el año 2027, según proyecta la asociación.

Esta caja fue reformada el año pasado (ley 19.826, publicada el 26 de setiembre de 2019), pero -según la resolución presentada- no han solucionado sus problemas, dado que el Poder Ejecutivo no aceptó incorporar como nuevo recurso el producido de una sobretasa registral a cargo de los usuarios del servicio, como fue propuesto por la institución en ese momento.  

Ese recurso hubiera resultado en el equivalente a unos US$ 4,5 millones (según cálculos de El Observador), con los que la Caja Notarial no pudo contar.  

En esa línea, la asociación planteó la necesidad de recursos fiscales para su financiamiento, ya sea a través del Impuesto a la Asistencia de la Seguridad Social (IASS) que pagan los pasivos de esa Caja (para que sea vertido a esta institución), o estableciendo contribuciones a cargo de la comunidad a través de un adicional a la tasa registral y/o reimplantando el timbre de montepío notarial en los servicios notariales. 

También plantean, como alternativa de mayores ingresos, gestionar ante la Asociación de Escribanos del Uruguay (AEU) modificaciones del arancel, incrementando los honorarios o reduciendo las exoneraciones.

Apelando al sistema integral

“Parece difícil que se adopten medidas para nuestra Caja que no comprendan al resto de los subsistemas o incluso que la mantengan aislada de normas de carácter general que se pretendan impulsar para el resto”, dice la Asociación de Jubilados de la Caja Notarial en su resolución.

Agrega que esto no significa la pérdida de su autonomía en el sentido de “independencia jurídica, administrativa y financiera”, ni mucho menos patrimonial, que defiende la asociación.

Los jubilados reafirman que, sin cambios, no es sustentable y plantean que las nuevas fuentes de ingresos que propone el directorio deben ser lo más acotadas posibles, a efectos de equilibrar las cuentas dentro de un período razonable de transición que no ponga en riesgo derechos próximos a ser adquiridos.

 

Otras Cajas: la de Profesionales y la Bancaria

La reforma de la seguridad social que se emprende en el país, en el marco de la Ley de Urgente Consideración (LUC), pone en el tapete la situación de sus subsistemas.
La Caja de Profesionales plantea en su proyecto de reforma un aumento de la edad y la cantidad de años de servicio para configurar la causal de jubilación común, dotar a la Caja de facultades de gestionar ahorros voluntarios (como las AFAP) y ser recaudadores de aportes destinados a fondos de ahorros previsionales radicados en el país, incluidos los administrados por las AFAP, con lo que podrán recibir una comisión por recaudación. Algunos integrantes de esta Caja presentan una propuesta alternativa que incluye los puntos anteriores, pero plantea reducir la integración del directorio de siete a cuatro miembros, entre otras propuestas.
Por su parte, la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU) publicó un editorial de su página web esta semana, en el que la discusión de la reforma debería estar centrada solo en el BPS y en la Caja Militar. Asimismo manifiesta que quieren preservarse en su autonomía e independencia. 
En la Caja Bancaria, a diferencia del BPS y de la Militar, se aporta por el ingreso total del trabajador. Los aportes patronales y personales son por 100% de los salarios. “Por ello, cuando se empieza a razonar sobre las futuras jubilaciones y principalmente se habla de rebaja de prestaciones y aumento de la edad jubilatoria, entendemos que primero habría que discutir si el trabajador no debería aportar por el 100% de sus ingresos”, dice la editorial de AEBU.
Otro elemento que mencionan como diferenciador de la Caja Bancaria es que 20% de sus ingresos no proviene de la cantidad de trabajadores del sistema financiero, sino de un impuesto sobre la actividad que se creó en 2008, relacionado con los ingresos de las instituciones en la actividad financiera (tarjetas de crédito, pólizas de seguros, etc.). Esto hace que, aunque disminuya el número de trabajadores, el volumen de negocios y la riqueza que generan no decae.
 
 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...