Cargando...
Cambalache se emitirá por TNU los martes y jueves

Espectáculos y Cultura > MARTES Y JUEVES A LAS 21.30 HORAS

Cambalache: TNU estrena serie sobre la historia y presente del tango con una mirada personal

Canal 5 estrena este martes la serie de Rosalía Alonso, que en ocho episodios repasa la evolución y la renovación de un género que es pieza clave de la cultura uruguaya

Tiempo de lectura: -'

18 de mayo de 2021 a las 05:01

Rosalía Alonso se encontró con el tango a los ocho años, cuando le enseñaron a bailarlo para una fiesta de fin de año escolar en la que danzó El día que me quieras, el clásico de Carlos Gardel. Si bien la danza fue una presencia constante en su crecimiento, no fue hasta los últimos años de liceo cuando retomó su contacto con el género a través de un profesor que bailaba y enseñaba, y que fue el catalizador para que comenzara a tomar clases en 2005.

Sus compañeros de clase eran todos mucho mayores. Fue recién en su etapa universitaria que descubrió un universo más grande, en el que también había personas de su edad, algo que no esperaba. “Ahí se afianzó mucho más el vínculo, al tener amigos con los que bailar y lugares a los que ir. Me metí en las milongas, y hasta hoy soy bailarina no profesional de tango”, contó Alonso, que desde ese momento desarrolló una sed de conocimiento de la historia y las particularidades del tango, y que fue una de las bases para Cambalache, una serie documental sobre el género que se estrena este martes 18 a las 21.30 horas en la pantalla de TNU, con nuevos episodios cada martes y jueves.

A lo largo de sus ocho capítulos, la serie repasa distintas ramas del tango, su evolución, su historia, y el lugar que ocupa actualmente en la cultura uruguaya, así como en la vida de quienes lo bailan, lo cantan, lo tocan, lo componen y lo disfrutan. Cambalache, además, está atravesada por un tono de intimidad y familiaridad que se ve ayudado por el conocimiento de Alonso y por su participación no solo como directora y guionista, sino también como protagonista directa. Los entrevistados charlan –y bailan– con ella, que a diferencia de otros documentales más tradicionales, se mete en el relato desde la primera persona, uno de los destaques de una serie bien lograda y de ritmo dinámico.

Alonso, que ha tenido hasta ahora una carrera en el rubro audiovisual como productora, se dio cuenta que tenía ganas de filmar lo que estaba pasando con el tango. Pero no encontraba una historia única como para convertir su idea en un largometraje, y viendo la amplitud temática que ofrecía el tango, decidió convertir su proyecto en una serie. Eso fue en 2014. Tres años después, la idea se terminó de formar, sobre todo luego de que un paso por dos talleres en los festivales Detour y DocMontevideo la llevara a darse cuenta que su vínculo tenía que estar en el relato y que tenía que ser la narradora.

“Me pareció que era una forma más genuina de contar esto, porque es parte de mi vida. Esa relación ya estaba en el aire, y con esos talleres tuve el incentivo para estar más presente. La historia del tango la puede contar cualquiera, pero yo puedo aportar una mirada más subjetiva. No me puedo comparar, pero la francesa Agnés Varda lo hace en sus documentales, se involucra de forma más directa. La ficción lo hace desde otro lado, pero el documental, al contar la historia de otra persona, tiene más humanidad en ese sentido”, explica.

La historia, Las voces, La música, El baile, Las letras, Las orquestas, El bandoneón y El género son los títulos de los episodios de 45 minutos a través de los que Alonso y el resto del equipo de Cambalache diseccionan, mediante archivo, entrevistas y registro documental, el pasado y el presente de un género tradicional para la cultura rioplatense, y que está en un estado de ebullición y transformación permanente casi desde sus inicios. Sin embargo, según la responsable de la serie, no es tan visible como debería.

“Es una invitación para el que no conoce tanto de lo que está pasando, en particular para los jóvenes, no es algo que se vea tan cercano”, dice Alonso, que incluso lo vivió de forma personal con su sobrina, a la que le costaba pensar en tangueros jóvenes. “Hay muchos preconceptos, y creo que con el tango pasa que hay obras consagradas que no pueden ser reemplazadas por obras nuevas, y eso hace que la difusión de lo que está pasando sea difícil. De todas formas, pasa cada vez menos y hay cada vez más apertura. Los propios tangueros quieren escuchar cosas nuevas. Pero falta difusión, entonces, si alguien descubre música o artistas o al tango con esta serie, sería genial”, dice la directora.

Los hallazgos

La presencia femenina en el tango es más habitual y más visible en los últimos años

La realización de Cambalache trajo descubrimientos personales para Alonso, pero también a nivel global. Para la responsable de la serie, el principal hallazgo fue el de encontrarse con más grupos de música, compositores y bailarines de los que pensaba, así como el de reafirmar su vínculo con el “dos por cuatro”. Y a nivel del baile, encontrarse con que la mayoría de los entrevistados, de los cuales muchos fueron sus compañeros de danza o docentes, coincidían en la importancia del abrazo como parte central del baile. En ese sentido, para Alonso fue corroborar la sensación que ya tenía de que la clave no está en la destreza o en la cantidad de pasos que se conozcan, sino en esa mínima expresión de la danza, el abrazo tanguero, en el que se concentra la emoción, la intimidad, la comunicación entre la pareja y la entrega de los bailarines.

Por otra parte, también fue la comprobación de que el tango es un género que a lo largo de las décadas ha mutado y cambiado, reflejando también los cambios que ha tenido la sociedad.

“Si ves la historia del tango, primero con Gardel, después con el tango más romántico, luego con las grandes orquestas, y con Piazzolla, siempre ha estado en movimiento, siempre se revisitó a si mismo. Los cambios siempre estuvieron. Ahora hay una mayor presencia de mujeres, por ejemplo, y eso pasa porque a nivel social se están construyendo y deconstruyendo ciertos espacios”, reflexiona Alonso, que señala la poca visibilidad que han tenido a lo largo del tiempo las mujeres compositoras, músicas y directoras de orquesta, con la excepción de las cantantes.

“Nos estamos preguntando otras cosas desde los 2000 en el Río de la Plata, ya sea eso o ver a una pareja del mismo sexo en una milonga. Estamos viendo qué tomamos de la tradición y qué cambiamos. Cada uno da su aporte, y la cultura siempre está en movimiento”, apunta la responsable de Cambalache, que es una mirada a un género que para quienes se meten en él se convierte en un estilo de vida. Y así lo resume ella: “Es una fuente de trabajo y un espacio de expresión, que involucra mucho tiempo que no se traduce en rédito económico. Es amor, es hacerlo, difundirlo y construirlo”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...