Cargando...

Nacional > Seguridad

Cambios en el patrullaje especializado: el PADO se centralizará en las jefaturas de policía

Entre las nuevas instrucciones que tiene la policía ahora comandada por el ministro Jorge Larrañaga está una primera modificación a un programa que impulsó Bonomi

Tiempo de lectura: -'

03 de marzo de 2020 a las 05:01

El Programa de Alta de Dedicación Operativa (PADO), un sistema de patrullaje especial implementado desde 2016 por el exministro Eduardo Bonomi, pasará a depender de las jefaturas de policía departamentales, de modo de que cada jerarca pueda poner su "impronta" en su aplicación. Fuentes vinculadas las nuevas autoridades del Ministerio del Interior dijeron a El Observador que esa es una de las primeras "directivas" dispuestas por el nuevo director nacional de Policía, Diego Fernández, quien asumió en ese cargo este 2 de marzo, y estuvo presente en la anunciada reunión con el presidente Luis Lacalle Pou, el nuevo ministro del Interior Jorge Larrañaga, y los 19 nuevos jefes de policía.

Luego de esa instancia a primera hora de la mañana de este lunes, tuvo lugar la primera conferencia de prensa de Lacalle como presidente, y se refirió exclusivamente a temas de seguridad, y sobre todo al objetivo de incrementar la presencia policial en las calles.

Tras la asunción de Larrañaga como ministro y la reunión con los jerarcas policiales, Lacalle Pou dijo ante los periodistas que habrá una "policía presente" con "más presencia y más acción", y que el propósito es que los uruguayos se levanten todas las mañanas con la idea de "que puede haber un policía en su cuadra y no un delincuente".

Una policía que, según el presidente, los ciudadanos verán todos los días "en la vuelta", como lo precisó también este lunes en una entrevista que dio a El Observador. 

"La manera es prevención, persuasión y después represión. La prevención hace mucho a dos elementos: patrullaje en las fronteras, que ayuda a combatir delitos de índole internacional, como el narcotráfico, y después el patrullaje interno, acompañado por una inteligencia potenciada", declaró el nuevo jefe de Estado.

Y en función de esa premisa, aparece el modo como se diseña y controla el PADO, uno de los programas más identificados con Bonomi, como una primera modificación de una de las herramientas que comenzó a ensayar el dirigente del MPP hace cuatro años para combatir por entonces el alza de los crímenes. "Esta iniciativa surge como respuesta al incremento de los delitos violentos en ciertos puntos críticos de la capital y departamentos vecinos", explicaba el sitio web de la Unidad de Comunicación de la cartera de seguridad el 11 de abril de 2016.

El PADO se despliega a partir de una previa determinación de los denominados "puntos calientes" o "mapas de calor", que se diseñan en base a aquellos lugares que registran una acumulación particular de denuncias de delitos.

En el Área Metropolitana de Montevideo  –que abarca también parte de San José y Canelones–, la información sobre dónde se registran más denuncias es actualmente procesada por la Unidad de Análisis Criminal, que hoy depende del Centro de Comando Unificado (CCU), y el que resuelve cómo disponer el patrullaje es el director nacional de Policía. En el interior, en cambio, el análisis corre por cuenta de las oficinas de información táctica de las jefaturas policiales y el despliegue de los recursos depende de sus jerarcas, aunque el CCU hace en paralelo un monitoreo nacional para supervisar que cada jefatura esté haciendo bien su trabajo.

"La idea ahora es que cada jefe pueda ponerle su impronta" y diseñar los circuitos y áreas de coberturas en base a sus "propios necesidades", dijeron las fuentes consultadas. "Ya lo vamos a poner en práctica, porque es parte de lo que la gente está pidiendo", agregaron los informantes.

Hasta que se registró en 2018 el récord histórico de delitos –cuando habían aumentado las rapiñas en un 53,8% y los homicidios un 45,8% en comparación al año anterior–, este sistema venía dando resultados positivos. De hecho, en 2017, a un año de su implementación, mereció elogios del Banco Interamericano de Desarrollo. Morgan Doyle, representante del organismo, había destacado entonces que Uruguay marcaba "el camino" y mostraba "la experiencia práctica a otros países como Argentina, Brasil, Jamaica y Honduras" que en ese entonces estaban iniciándose iniciándose" en ese sistema.

Desde entonces, este sistema que funcionaba en el sur del país fue extendiéndose a distintos departamentos, hasta llegar a los 11 que cuentan con este mecanismo en la actualidad: Montevideo, Canelones, San José, Maldonado, Colonia, Artigas, Salto, Rivera, Paysandú, Rocha y Cerro Largo.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...