Opinión > EDITORIAL

Campo liberado

La inacción del Estado lleva a que la gente se acostumbre a vivir con miedo 

Tiempo de lectura: -'

08 de noviembre de 2018 a las 05:02

El abigeato en el campo es un drama reconocido por el propio ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, que hasta encontró una respuesta para explicarlo.

En el país del como te digo una cosa te digo la otra, que vuelva a estar en el tapete la situación de los robos de hacienda en campaña no hace más que confirmar que el fracaso de las políticas públicas relacionadas con la seguridad es rotunda y nacional. 
El presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz, Alfredo Lago, sostuvo que son aproximadamente 25.000 las denuncias anuales por robo de animales en Uruguay. Agregó que la mayoría de las veces el ganado es faenado y su carne termina en los circuitos informales de venta de comida.

Pero la polémica no termina con las cifras presentadas sino en la justificación que dio el ministro Benech al ser consultado: “Si usted anda por el interior y yo ando toda la semana, usted ve cantidad de lugares que no están habilitados que venden milanesas, chorizos, hamburguesas. Por lo tanto, si hay un negocio atrás de esto es muy difícil de combatir el abigeato”.
En un brutal acto de sinceridad reconoció que detrás del abigeato no hay gente carneando para comer porque tiene “hambre” sino que hay montado un negocio. “Es parte de un negocio, donde necesariamente no son chicos. Hay estructuras organizadas y en algún lugar se vende la carne”.

Pero la polémica no termina con las cifras presentadas sino en la justificación que dio el ministro Benech al ser consultado: “Si usted anda por el interior y yo ando toda la semana, usted ve cantidad de lugares que no están habilitados que venden milanesas, chorizos, hamburguesas.

A los grandes medios y a la opinión pública solo llegan las fotos de algún ejemplar Gran Campeón del Prado descuartizado en el medio del campo, o cuando el que sufre la carneada ilegal de ovejas es un alguien conocido, como el caso del ex arquero del Club Nacional de Football, Rodolfo Rodríguez que hace pocas horas subió las fotos de la faena ilegal junto al alambrado de su campo.
La inseguridad no es solo lo que se vive en los barrios de la costa de Montevideo, ni en las barriadas populares que son las que más padecen la violencia: también en el campo la sensación de impunidad con que se mueven los delincuentes es total. Sorprende la pasividad con que actúa el gobierno más sabiendo que uno de sus ministros sabe de la existencia de un circuito ilegal.
Incómodo para como un tábano, el colectivo Un Solo Uruguay que viene reclamando desde el mes de enero condiciones para poder producir y crecer salió al cruce con un comunicado firme y contundente.

A los grandes medios y a la opinión pública solo llegan las fotos de algún ejemplar Gran Campeón del Prado descuartizado en el medio del campo, o cuando el que sufre la carneada ilegal de ovejas es un alguien conocido

“Al parecer el señor ministro y el gobierno que integra recién se percata de que quien mata una vaca o diez ovejas no lo hace por alimentarse o por necesidad. De ser así, significaría que desde hace ya muchos años no vienen escuchando la voz de los productores del país que han venido alertando por esta actividad delictiva y quienes la practican”.

De tanto sonar las alarmas, a veces, los timbres quedan afónicos. O finalmente, ante la inacción del Estado que tiene la obligación de proteger a la ciudadanía, la gente se acostumbra a vivir rodeados de miedo y delincuentes que deambulan impunes por la sociedad. Entre los cajeros explotados, las rapiñas permanentes y constantes y el abigeato dramático en todo el territorio nacional vale la pena preguntarse: ¿hasta cuándo seguiremos viviendo en el Uruguay de la denuncia permanente que siempre encuentra una respuesta justificadora de los males y no una solución a ellos? Y a muchas veces se encuentra con que ni siquiera se ha prestado atención a planteos razonables. l
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...