17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
4 de enero 2024 - 17:06hs

Carlitos Paéz, sobreviviente de la tragedia de los Andes y conferencista, visitó El Observador Radio 107.9 y en conversación con Oscar González Oro remarcó que dar charlas es su profesión. “No tiene nada que ver con la política”, aclaró y apuntó que ha dado conferencias para personalidades como Mikhail Gorbachev, Al Gore y hasta la selección de fútbol de Colombia. “Eso viene de mi familia, mi padre era apolítico y se vinculaba con todos por igual. En su velorio batió el récord de asistencia con cinco presidentes”, remarcó, en relación a su padre, el artista Carlos Páez Vilaró.

Recientemente Carlitos Páez interpretó a su padre en La sociedad de la nieve, película dirigida por J. A. Bayona, basada en el libro homónimo de Pablo Vierci, ofrece un nuevo punto de vista sobre el accidente aéreo que marcó el destino de Páez y hoy se estrena en la plataforma de streaming Netflix. “Es una bestia de película, con una producción monumental”, comentó. Para el rol tuvo que adelgazar 17 kilos, dijo a González Oro.

Mirá la entrevista completa aquí:

 

Como conferencista, trabajás para diferentes organizaciones y perfiles políticos. ¿Eso interfiere con tus inclinaciones políticas?

Para mí no interfiere en absolutamente nada. Yo doy conferencias a quien pueda compartir la historia. Lo mismo pasa en el mundo del deporte. Le doy conferencias a basquetbolistas y a futbolistas, y yo jugaba al rugby. No interfiere para nada en mi vida. Mi meta es compartir la historia con la gente.

¿Qué soñabas ser cuando eras chico?

Cuando era chico soñaba con ser detective.

Contás una historia de supervivencia. ¿Por qué pensás que es una historia universal?

Nuestra historia es universal porque es una historia de gente común. No somos gente que estamos entrenados para vivirla, somos gente del común. Cualquiera que escucha nuestra historia pudo haber estado en ese avión y pudo haber salido adelante. No es un mérito mío, es un mérito del ser humano capaz de encontrar sus propias habilidades para poder salir adelante.

¿Y qué historia inspira a Carlitos Páez?

La historia que me inspira es La vida es bella. Porque el humor y la inconsciencia fueron parte de mi vida, y creo que fue lo que yo más aporté en esa historia nuestra. Esa inconsciencia y ese sentido del humor.

Cuando das conferencias en el exterior, ¿sentís que reciben la historia de los Andes de manera diferente?

Siento que en el exterior la historia se recibe con mucho más potencia que lo que se recibe en Uruguay. En Uruguay como que ya la conocen, en el exterior la gente adora la historia, te aplauden de pie, es increíble. La historia trascendió fronteras, la respuesta en el exterior es increíble.

¿Alguna vez recibiste algún comentario distinto respecto a cuando das conferencias en Uruguay?

El uruguayo es de difícil aplauso. El otro día cerramos el festival de Venecia con la película La sociedad de la nieve y fueron 12 minutos con toda la sala aplaudiendo de pie, y eran 800 personas.

¿Cómo te sentiste al ver tu historia en el cine nuevamente?

Me parece maravilloso. La sociedad de la nieve es una película que no te la podés perder. Por más que sea dura y dolorosa, es una película del ser humano común. Muchas veces nos entretenemos con otras cosas y realmente la esencia de la vida está en las pequeñas cosas. Cuando la escala de valores cambia.

¿Hay algún recuerdo específico que te surge al ver la película de un momento de cuando estabas en los Andes?

Sí, obvio. Dos momentos tengo muy claros. Uno fue la avalancha, que fue como un garrotazo que nos pegaba a Dios, y el otro fue cuando aparecieron los helicópteros, que es cuando yo lloro.

¿Descubriste algo nuevo con el proceso de esta película?

Descubrí en esta película que uno tiende a minimizar las historias y en esta es un llamado a la realidad. Es más, le dije al director: “la verdad, sos un hijo de puta”, porque me llevó al lugar de los Andes como yo lo había vivido en aquel momento.

¿Qué pensás sobre la gente que va al lugar del accidente?

Me parece fantástico que vayan al lugar del accidente, pero no por ir a ver la tumba o los restos del avión. Creo que en el fondo es un viaje al interior de cada uno. Yo fui con mis nietas que vivieron de todo, la ilusión de ir, el dolor del viaje que es a caballo, el frío de la noche.

¿Cuántas veces fuiste al lugar del accidente?

Al lugar del accidente fui tres veces. Una vez fuimos 11 sobrevivientes, otra vez fui con Discovery Channel, que estaban haciendo un documental, y la última vez, hace cinco años, volví con mi familia, con mis dos hijos, cuatro nietos y como 100 personas más. Y bueno, yo no sé si volveré. Quedan dos nietos que no fueron, así que de pronto hago el esfuerzo.

En algún momento te pesó el apellido de tu padre?

El apellido de mi padre me pesó, obviamente que me pesó. Son años de terapia. Ser hijo de un famoso no es tarea fácil. Y bueno, al final comprendí que yo no soy Páez Vilaró, yo soy Carlitos Páez, y yo tengo un camino y él tenía otro camino.

¿De alguna forma pensás que eso le puede pasar a tus hijos?

Pienso que les está pasando, por lo menos a uno de mis hijos, que no solamente padece ser hijo de alguien famoso, sino que es nieto de un famoso.

¿Hay algo de Carlitos Páez que no se relacione con lo que viste en los Andes?

Hay muchísimo de Carlitos Páez. Tengo también una vida, me acuerdo en Puerto Rico, una empresa que me encontró me preguntó de qué hablaba cuando no hablaba de los Andes. Yo les dije: “ustedes no me dejaron hablar de otras cosas, pero tengo otras cosas. Juego al golf. En fin, tengo mi vida. Tengo una vida aparte, pero la gente quiere saber todo del tema de los Andes.

¿Eso te abruma?

No. Ya admito que es una historia que ya no me pertenece a mí, le pertenece al mundo entero. Donde yo voy están los videos, donde voy a hacer un canal de televisión están los videos de la historia. Es una historia que no es mía, es del mundo.

Cuando terminó la entrevista, habló de La Sociedad de la Nieve:

Temas:

Punta del Este Carlitos Páez Vilaró Parador El Observador

Las más leídas

Te Puede Interesar