Cargando...

Mundo > Geopolítica

China y Taiwán: siete décadas de tensiones, negociaciones y crisis militares

La visita de Nancy Pelosi a Taipéi se convirtió en uno de los puntos más altos de una relación compleja y tensa que comenzó en 1949, con la creación de la República Popular china y la separación de la isla

Tiempo de lectura: -'

04 de agosto de 2022 a las 05:00

La visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, volvió a poner en primer plano la tensión permanente que trasciende el conflicto territorial entre China continental y la isla que se separó luego del final de la guerra civil china en 1949 entre comunistas y nacionalistas.

En ese contexto, las relaciones entre China y Taiwán, difíciles desde su separación de facto, son fuente también de conflictos recurrentes entre Washington y Pekín, que se incrementaron con la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, a Taipéi.

Desde 1949, el estrecho de Taiwán ha sido escenario de tres graves crisis militares y pieza en juego dentro del tablero político internacional. Con un ancho de solo 130 kilómetros en su punto más estrecho, es a la vez un importante canal de navegación internacional y el obstáculo natural que separa a la pequeña isla de su gran vecino continental.

La separación

El 1 de octubre de 1949, el líder comunista Mao Zedong proclamó en Pekín la fundación de la República Popular de China, tras derrotar a los nacionalistas en la guerra civil de cuatro años que estalló tras la Segunda Guerra Mundial.

Las tropas nacionalistas del Kuomintang, encabezadas par Chiang Kai-shek (1887-1975), se replegaron a Taiwán y el 7 de diciembre formaron un gobierno, que consideraron como la continuación de la República de China fundada tras la caída del Imperio en 1911. A su vez, prohibieron toda relación con China continental.

En diciembre de ese mismo año se produjo la primera de una serie de tentativas del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China de apoderarse de los islotes de Quemoy y Matsu.

Taiwán se convirtió en aliado de Estados Unidos en 1950, entonces en guerra contra China en Corea.

Las primeras crisis

La primera crisis del estrecho de Taiwán estalló en agosto de 1954, cuando los nacionalistas de la República de China -el nombre oficial de Taiwán- desplegaron miles de soldados en Kinmen y Matsu, dos pequeñas islas situadas a pocos kilómetros del continente.

La República Popular China respondió con bombardeos de artillería sobre el archipiélago y tomó las islas Yijiangshan, a unos 400 km al norte de Taipéi.

La crisis terminó finalmente, pero casi provoca un conflicto directo entre China y Estados Unidos.

Un segundo enfrentamiento estalló en 1958, cuando las fuerzas de Mao bombardearon Kinmen y Matsu con el objetivo de desalojar una vez más a las tropas nacionalistas.

Temiendo que la pérdida de estas islas condujera a la derrota de los nacionalistas y a la toma de Taiwán por parte de Pekín, el presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower ordenó a sus militares escoltar y reabastecer a sus aliados taiwaneses.

Estados Unidos llegó a considerar el uso de armas nucleares contra China. Al no poder tomar las islas situadas cerca de sus costas ni someter a los nacionalistas con sus bombardeos, Pekín anunció un alto el fuego y luego se estableció un statu quo tenso, si bien las fuerzas de Mao continuaron bombardeando Kinmen de forma intermitente hasta 1979.

“Una sola China”

El 5 de octubre de 1971, China reemplazó a Taiwán en la ONU, y un año después el presidente norteamericano Richard Nixon visitó por primera vez Beijing, lo que marcó el principio del fin de la preeminencia de las relaciones de la isla con Washington.

En 1979, después de años de negociaciones, Estados Unidos rompió sus relaciones diplomáticas con Taiwán y reconoció a Beijing. Sin embargo, el Congreso estadounidense votó mantener el suministro de armas a Taiwán para su autodefensa.  

A partir de entonces, Estados Unidos y casi toda la comunidad internacional adoptaron la política de "una sola China", que excluye las relaciones diplomáticas con la isla de gobierno nacionalista.

Washington siguió siendo sin embargo el principal aliado de Taiwán y su primer suministrador de material militar.

Ley antisecesión y otra crisis

En 1987, Taiwán autorizó viajes a China continental para reuniones familiares y se abrió así la vía a los intercambios comerciales.

En 1991, Taipéi abrogó las disposiciones que instauraban el estado de guerra con China. Pero en 1995, Beijing suspendió las negociaciones de normalización para protestar contra un viaje del presidente taiwanés Lee Teng-hui a Estados Unidos. Lee estaba a favor de que Taiwán se declare formalmente un estado independiente.

Las tensiones estallaron nuevamente y Beijing comenzó a probar misiles en las aguas que rodean a Taiwán para protestar por esa visita.

China realizó ensayos con misiles un año después, mientras que Taiwán organizó sus primeras elecciones presidenciales por sufragio universal directo.

Pero estas pruebas nucleares se volvieron en contra de Beijing: Estados Unidos envió dos grupos de portaaviones para hacer que China retrocediese, y Lee Teng-hui obtuvo una victoria electoral aplastante.

Al año siguiente, Newt Gingrich se convirtió en el primer presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos en visitar Taiwán, un precedente que Nancy Pelosi ha renovado en 2022, un cuarto de siglo después.

El 14 de marzo de 2005, China adopta una ley antisecesión que prevé medios "no pacíficos" si Taiwán declara la independencia.

Diálogo y más tensiones

En 2008, China y Taiwán reanudaron el diálogo suspendido en 1995, en 2010 firmaron un acuerdo marco de cooperación económica y cuatro años más tarde establecieron un diálogo intergubernamental.

El 7 de noviembre de 2015, los presidentes chino y taiwanés se entrevistaron en Singapur, algo inédito desde la separación de 1949.

En 2016, Tsai Ing-wen, surgida de un partido pro-independencia, se convirtió en presidenta de Taiwán.

En 2017, Donald Trump autorizó una importante venta de armas estadounidenses a Taiwán. El año siguiente, Estados Unidos adoptó una ley que refuerza sus relaciones con Taiwán.

En 2019, el presidente de China, Xi Jinping, afirmó que no renunciaría a la fuerza para recuperar Taiwán y advirtió a Washington del riesgo de "jugar con fuego" tras una nueva venta de armas a la isla.

En enero de 2020, Tsai Ing-wen, reelegida, afirmó que Taiwán “es un país”, y en octubre, Xi Jinping, ordenó al ejército de la República Popular china “prepararse para la guerra”".

El 12 de abril de 2021, aviones militares chinos penetraron a la zona de identificación de defensa aérea (Adiz) de Taiwán. De enero a comienzos de octubre, más de 600 aviones chinos fueron detectados en esa zona.

El 22 de octubre, el presidente estadounidense Joe Biden afirmó que su país estaba dispuesto a defender militarmente a Taiwán en caso de ataque chino.

El 27, China rechazó una propuesta estadounidense de acordar a Taiwán una “participación significativa” en la ONU y la presidenta de Taiwán reconoce la presencia de tropas estadounidenses en territorio taiwanés.

En ese contexto se realizó la visita de Pelosi que terminó la noche del martes.

(Con información de AFP)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...