Cargando...
Los socios de la SAD de Colón con Pablo Pereira, el referente en la cancha

Fútbol > EN FASE DE DESPEGUE

Colón, el club profesional en un mundo amateur que pondrá al Parque Suero 0 KM

En 2020 Colón se transformó en sociedad anónima deportiva y encaró el torneo de la Primera División Amateur con trabajo e inversión profesional; en 2021 buscarán el ascenso a Segunda y renovarán la cancha con obras e instalación de césped sintético

Tiempo de lectura: -'

14 de febrero de 2021 a las 05:02

Están al día con los pagos al Banco de Previsión Social, compitieron en Primera División Amateur pero abonaron sueldos al día, le dieron a sus futbolistas condiciones profesionales, soldaron, colocaron tejidos y pintaron para empezar a mejorar el Parque Suero donde en los próximos días esperan la aprobación definitiva de parte de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) para la colocación de césped sintético en la cancha. El viejo Colón, fundado en 1907, es ahora el nuevo Colón. Desde 2020 el activo fútbol pasó a ser manejado por una sociedad anónima deportiva por 20 años y el anhelo de volver a Primera División cobra forma.

Así lo siente y expresa el grupo empresarial que tomó el comando del fútbol desde La Verde SA. Pablo Tallarico fue el impulsor. Golero uruguayo que defendió a River Plate y Huracán Buceo, y que emigró a Chile donde jugó en Deportes Puerto Montt, Deportes Temuco, Santiago Morning y Curicó Unido para luego devenir en representante de jugadores siendo el primero en Chile en obtener la licencia FIFA. "En 1988, junto con Paco Casal fuimos los primeros en trabajar en Uruguay y Chile. Llevé cientos de jugadores, equipos a hacer pretemporadas, a Peñarol y Defensor Sporting a jugar amistosos. Manejé a Mauro Camoranesi, Alexis Sánchez, Carlos María Morales, Gerardo Rabajda, Ricardo Perdomo, Sergio Vázquez... Cientos", cuenta a Referí

El viento sopla en el Parque Suero y es como un bálsamo para el pesado calor que interrumpió una larga racha de lluvia estival. El lugar es humilde, pero los empresarios hablan desde el sentido de la pertenencia.   

En Chile, Tallarico  aprendió cómo funcionan las sociedades anónimas deportivas. "Chile es un país de punta en América Latina en varios aspectos económicos y en este tema en particular también. Así compré a Deportes Concepción y empecé a manejar al club, pero en un momento me apuré y vendí las acciones y después la gente que llegó hizo malos negocios, endeudó al club y tres años después terminó desafiliado. Ni a mí me pagaron lo que me debían", recuerda Tallarico.

Junto con Pablo Marchesano fueron los que iniciaron el negocio en Colón. Luego de la pandemia se sumaron Javier Modernell y Pablo Bethencourt. Modernell es hijo de Carlos Modernell, mítico letrista de Carnaval, histórico referente murguero, denominado Dios Verde y reconocido en su trayectoria en los medios de comunicación por su personaje El Gauchito del Talud. Por años, Javier siguió ese camino. Entre varios títulos salió en Patos Cabreros, Momolandia, La Margarita y El Gran Tuleque hasta que en 2014 devino en representante de futbolistas donde hoy maneja a unos 30 futbolistas. 

El grupo se cerró con Pablo Novelo y Matías Marchesano, abogado, el más joven de los socios que se convirtió en el presidente de la SAD. 

Para armar el plantel sumaron a dos jugadores de trayectoria en Primera División: el lateral Mauricio Felipe, ex Liverpool y Rampla Juniors, y el centrodelantero Pablo "Huevo" Pereira, de vasta trayectoria en Uruguay, Chile y Centroamérica y de muy buenos pasajes por Rampla Juniors en 2015 y 2019.  

"El año pasado me vine de Chile por la pandemia y me llamó Pablo (Bethencourt) para contarme del proyecto, el cual me interesó. Pero yo ya tenía arreglado un precontrato en Perú y estaba esperando la salida del primer vuelo humanitario. Eso se fue dilatando, me di cuenta que estaba trabajando en un ambiente de club profesional con cosas que a veces no tienen ni equipos de Primera división, los muchachos empezaron a ver un referente en mí y entonces decidí quedarme", dice Pereira, de 35 años. 

"Acá la convivencia con el dirigente es atípica. En todos los entrenamientos, en todos los partidos siempre estaban presentes. Eso no pasa, ni en Primera, donde solo ves a alguno cada tanto y a veces el resto no aparece por no querer dar la cara cuando están en falta", agrega el goleador 

"Acá el cuadro se armó del vestuario hacia afuera con un grupo sano y por eso buscamos a Felipe y a Pereira. Con él fuimos a buscar al goleador del campeonato y la realidad es que no estábamos tan errados, fue goleador jugando un partido y medio menos", revela Bethencourt para explicar cómo Colón logró meterse en las finales de la División, donde perdió contra Uruguay Montevideo, y luego en el repechaje contra el penúltimo de la Segunda División Profesional, donde fue superado por Albion

"Pablo fue fundamental, lo llamaron muchos clubes después que arregló con nosotros y se quedó, fue un llamador; este plantel fue extraordinario en valores, respeto y trabajo. Felipe, Pablo, Bruno Barreto, Franco Domínguez y Paul Dzeruvs, por mencionar a los que tienen trayectoria en Primera, confiaron en el proyecto y se lo agradecemos", dice Modernell.  

Bethencourt, Modernell, Marchesano, Pereira y Tallarico

"El fútbol es así. A veces hacés todo bien, pero la pelota puede entrar o no", dice resignado Tallarico que inmediatamente replica: "Este año vamos nuevamente por el ascenso". 

"A los jugadores se les dieron manzanas, mandarinas, bananas, nueces, amionoácidos y vitaminas después de cada entrenamiento. En la sede social del club se hizo recuperación en hielo. Hoy a todo el que llamamos para sumarse al equipo nos atienden y hasta nos llaman a nosotros porque se sabe la forma en que trabajamos. Eso es muy valorable", cuenta Bethencourt. 

Ignacio Beltramelli

Más que un equipo de fútbol

El proyecto de Colón abarca mucho más que el principal equipo. Tallarico lo expresa claramente: "Este año sí o sí quiero conformar todas las divisiones juveniles del club porque un club sin juveniles es como un árbol sin ramas". 

El equipo llegó hasta hacer concentración en hotel

Bethencourt ya tiene en mente los puntos donde realizar la captación: "Colón tiene tres zonas de influencia en la capital. Una es San Martín y Fomento, la zona de influencia del club, donde está el básquetbol y el boxeo, donde Colón es el gigante del Reducto. La otra es acá, en las adyacencias del Parque Suero, la zona de la Gruta de Lourdes. Y la otra es el barrio Colón porque cuando hablás con alguien que no es del fútbol te identifica al club con ese barrio y es algo que tenemos que explorar". 

"Ojalá que en unos años los gurises que empiecen con la sub 14 este año sean los que compongan el plantel principal y que nos den los insumos para vender jugadores que a fin de cuentas es la forma de subsistir en este fútbol", explica Tallarico. 

"También queremos reactivar el femenino donde Colón fue un referente de los últimos 10 años y el año pasado llegamos y no había equipo. Con mucho sacrificio, Pablo Chávez y un grupo de padres lograron armar una categoría pero para este 2021 el objetivo mínimo es poner al equipo a competir nuevamente", informa el empresario.

Ambiciosas mejoras en infraestructura

Una de las ventajas que tiene Colón es que en el fútbol uruguayo es uno de los pocos clubes que tiene cancha propia y no la tiene en concesión municipal. La AUF le concedió ya oficialmente las instalaciones de cancha de césped sintético a Tacuarembó y Central Español. Y para esta semana, Colón espera que se haga definitivo la asignación de fondos para su propia cancha de pasto artificial. 

Pereira con Marchesano, Tallarico, Bethencourt y Modernell

"Queremos hacer estacionamiento para el fondo", dice Tallarico señalando hacia la parte posterior del Suero, la más alejada de la puerta de ingreso que da a Avenida de las Instrucciones esquina Mazzei. "También se harán mejoras en los vestuarios, instalar un sistema de riego y esperemos para este 2021 ya tener una o las dos canchas con sintético. Y con iluminación", agrega. 

Colón jugó por única vez en Primera división en 1965. Ahora aspira a volver. "Si hacemos las cosas bien nos va a ir bien, si las hacemos mal nos irá mal", reflexiona Tallarico. "Esto es una sociedad anónima, en las asociaciones civiles el endeudado es el club y los dirigentes pasan y a veces dejan las deudas, acá los que seremos responsables de las pérdidas somos nosotros", agrega el presidente Marchesano. 

"El club en todo sentido está muy bien. Colón realizó mejoras en la sede social a través del presupuesto participativo. Y hay una excelente comunión entre nosotros con los dirigentes de la asociación civil que comanda Héctor Chaine por lo que tenemos todo para crecer", concluye Modernell. 

El nuevo Colón sueña en grande. Los desafíos que se le vienen dirán cuánto podrá crecer. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...