Cargando...

Nacional > AJUSTE

Combustibles: de la promesa de bajar tarifas al “mal trago” que asume el gobierno

En el oficialismo reconocen que el aumento no va en línea con las expectativas que se generaron en campaña

Tiempo de lectura: -'

03 de agosto de 2021 a las 05:04

La promesa de Luis Lacalle Pou, en el emblemático acto de lanzamiento de su campaña a la Presidencia, fue despojada de todo tecnicismo. “Se terminó”, dijo el candidato nacionalista en el estadio Parque Viera en marzo de 2019, en referencia a los aumentos de impuestos y tarifas que habían marcado los últimos años de los gobiernos frenteamplistas y que la oposición adjudicaba al “despilfarro” y la mala gestión.

La frase volvió a resonar por igual en estos días en los medios, las redes sociales y los grupos de Whatsapp tras la decisión del gobierno de aumentar $ 5 el precio del litro de nafta y gasoil. El nuevo incremento de la tarifa de combustibles, apalancado en buena medida por la inclusión en el precio de los sobrecostos de Ancap, volvió a poner en debate uno de los principales compromisos de campaña del presidente.

En el gobierno asumen la resolución como un "mal trago", a la espera de que los cambios de gestión en la empresa estatal den mejores resultados a mediano plazo, según fuentes del oficialismo.

La discusión, con su trasfondo técnico, se convirtió en un asunto político de primer nivel, salpicado además por la incipiente campaña del referéndum contra la ley de urgente consideración (LUC), que tiene entre sus artículos impugnados el que estableció –y con los votos de todos los partidos, incluido el Frente Amplio– el nuevo sistema de fijación de precios. 

Si bien reivindican la "transparencia" del nuevo mecanismo, resaltan que fue objeto de amplios consensos en el Parlamento –los disensos se dieron en la interna de la coalición, donde hubo dirigentes que reclamaron la libre importación de combustibles– y argumentan que la decisión obedece a factores que escapan a su control, en el gobierno también reconocen que el aumento no va en línea con las expectativas que se generaron en campaña, y que asoma como un problema político por los cuestionamientos que llegan desde la oposición y los sectores productivos. 

La promesa en campaña

"El bien hay que hacerlo despacio; el mal hay que hacerlo rápido". El consejo que Maquiavelo hizo a los príncipes del siglo XVI en su fundamental tratado sobre política y poder, hoy es uno de los consuelos que encuentran en el oficialismo para afrontar el aumento de los combustibles y fijar las esperanzas en poder revertir la tendencia en los próximos meses. 

El ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, principal encargado de dar la cara por el gobierno ante el incremento de la tarifa, resaltó en estos días que la consideración de los sobrecostos de Ancap en el precio en surtidores se había postergado por una serie de criterios políticos, y señaló que ese factor que explica tres de los cinco pesos de este aumento deberá tender a desaparecer en un plazo de "tres años". 

"Si hoy tenemos estos precios de combustibles es porque hoy tenemos estos costos. Hay que reconocer los costos porque, si no, terminamos teniendo déficit y sobrecostos. Esto es reconocer los costos, estos son los costos de producir combustible en Uruguay", afirmó este sábado entrevistado por Subrayado

Este lunes, consultado por los reclamos del sector productivo, Paganini dijo que "no había más remedio” que ajustar los precios cualquiera fuera el sistema de fijación de tarifas, y que Uruguay tuvo "la mala suerte" de que el petróleo subiera "en estos meses”. “Las soluciones mágicas no existen”, argumentó.

El ministro también hizo referencia a la suerte y los factores exógenos al ser consultado sobre si el aumento suponía un incumplimiento de la promesa de campaña de Lacalle Pou. 

Según Paganini, cuando el hoy presidente prometía terminar con el aumento en el precio de los combustibles "no era un error" porque en ese entonces el precio de paridad de importación (PPI) y lo que costaba el gasoil "tenían una diferencia de $ 6". "En aquel momento era un error decir que no se podía bajar", dijo Paganini en Subrayado, y añadió que lo que sucedió fue que "el mundo cambió".

De todos modos, el escenario de un eventual alza en el precio del crudo no había estado ausente durante la campaña. En octubre de 2019, por ejemplo, la actual ministra de Economía Azucena Arbeleche fue consultada en el programa No toquen nada (radio Del Sol) acerca de qué pasaría con las tarifas de combustible en caso de que se disparara el petróleo o el dólar, dos variables que impactan en la paramétrica. En ese entonces, Arbeleche contestó que el compromiso era "terminar con la lógica de que las tarifas públicas financian el gasto estatal", y que en caso de que el ente regulador recomendara subir el precio, se debía trabajar sobre "la gestión de Ancap". 

"La tarifa tiene que reflejar los costos de las empresas, pero si estos son elevados, entonces solucionamos la parte de que no financio el agujero fiscal (a través de las tarifas), pero sigo transmitiendo costos elevados porque tengo empresas ineficientes. De la mano de esto hay que poner un plan en donde mejore la manera en que funciona Ancap", dijo la hoy ministra de Economía. 

Arbeleche reconoció en esa oportunidad que no era algo "de un día para el otro", y ató ese proceso a la propuesta del Partido Nacional de liberalizar la importación de combustibles. 

Proyecto de liberalización

La fallida iniciativa de desmonopolizar la importación de combustibles es, por su parte, uno de los argumentos de los dirigentes nacionalistas al justificar o explicar los aumentos de las tarifas. 

El senador blanco Sebastián da Silva, quien ha sido muy crítico de la solución política que se plasmó en la LUC, anunció en las últimas horas que insistirá en su iniciativa de habilitar la importación de combustible como medida para mejorar la competitividad de los sectores productivos. 

Da Silva dijo a El Observador que presentará el proyecto de ley junto al colorado Germán Coutinho, que también promueve la desmonopolización y de hecho no votó en el Senado el artículo de la LUC que dispuso el nuevo régimen de fijación de precios. Los senadores tienen previsto presentar el texto el próximo 15 de octubre, cuando se cumplan 90 años de la fundación de Ancap. 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...