Tecnología > Movilidad

Cómo convertir en inteligente un auto con 317.000 kilómetros

Un técnico informático que vive en Reducto le coloca sensores y pantallas a su Renault Megane del 2006. Antes de fin de año, le incorporará un sistema para encenderlo y apagarlo a distancia con el celular

Tiempo de lectura: -'

13 de agosto de 2019 a las 05:00

“No te asustes porque es un auto extraño”, dice a modo introductorio Fernando Álvarez, un técnico informático que vive en Reducto.

Los fabricantes se empeñan en desarrollar nuevas tecnologías para tentar a los compradores a adquirir nuevos vehículos. Pero Fernando desafía al pasado y “refabrica” su viejo Renault Megane de 2006 con intervenciones que lo hacen un verdadero auto inteligente.

Con más de 317 mil kilómetros a cuestas, el coche de Álvarez no recibe el mantenimiento tradicional. La madre de todas sus intervenciones es que el vehículo cuenta con wifi propio. A diferencia del de un hogar, el auto tiene un router, que recibe la señal de un chip 4G  comprado a una proveedora, y que está instalado debajo de la guantera. “Cuando apago el motor, se apaga el wifi”, asegura y lo demuestra.

Debajo del espejo retrovisor hay una pantalla DVR (en inglés Digital Video Recorder). Esta registra todos los movimientos que hace el auto gracias a la cámara delantera y trasera. Las imágenes se almacenan en una memoria micro SD. Todo tiene una finalidad: le proporciona contenido de prueba para reclamar ante algún accidente o una supuesta infracción. “Sirve para demostrar, por ejemplo, que no pasé un semáforo en rojo”, dice.

Tiene, por supuesto, una tableta “común y silvestre” con la que accede a Waze y Spotify. Posee una conexión por Bluetooth con la radio del auto.

El auto está conectado con su casa, también inteligente. Significa que puede abrir y cerrar de manera remota el portón con la tableta de su vehículo: cuando está por llegar a su hogar, abre una aplicación y presiona “abrir garaje”. Cuando llega, no tiene que esperar. “El tiempo que yo estoy expuesto en la calle es casi cero”, cuenta. Cuando entra se activa una luz porque, por supuesto, hay sensores de movimiento en ese recinto. Con la tableta también puede activar y desactivar la alarma de su casa y ver qué está sucediendo dentro de ella gracias a las cámaras que ya tiene instaladas.

En el parabrisas del Renault Megane hay un monitor holográfico, un tipo de pantalla que utiliza difracción de luz para crear una imagen en el vidrio del vehículo. “Es un aparato para autos chinos, pero yo lo modifiqué”, cuenta. Allí ve las revoluciones, la velocidad, la temperatura del aceite y la cantidad de kilómetros que le quedan de combustible. Todo es configurable con un botón. También tiene funciones auditivas: cuando llega a los 60 y 120 kilómetros le avisa con un sonido que superó esas velocidades.

Este aparato está conectado de manera inalámbrica con sensores situados en las válvulas de las ruedas. “Ellos informan qué temperatura tienen los neumáticos. Además, hacen sonar una alarma e informan que alguno puede estar perdiendo presión”, comenta.

Apagar el auto en forma remota

Fernando quiere instalarle un interruptor GSM. ¿Qué es? Es un chip capaz de acatar instrucciones a distancia. “Le puedo mandar un mensaje y pedirle que se apague o se prenda”, cuenta.

“El auto estará conectado a una interfaz que cuando reciba un mensaje desde un número específico, cierra o abre un circuito”, afirma.

El interruptor viene con un GPS incluido, entonces el usuario puede saber en tiempo real dónde está el auto. Además, si el coche se mueve, o alguien lo toca, le manda mensajes de texto a su dueño avisando de alguna anomalía.

Si bien es muy poderoso, “lleva mucho trabajo instalarlo”, agrega.

Estos aparatos se venden en Mercado Libre. “Pero son cosas sueltas que no dicen nada. La cuestión es conectarlas para el propósito que vos estás necesitando”, concluye.

Algunos precios
El monitor DVR cuesta cerca de US$ 35; las cámaras pequeñas para mostrar cómo estaciona el vehículo cuestan US$ 30 cada una; el monitor holográfico US$ 40. El medidor de presión de los neumáticos 2.500 pesos. La tablet que adquirió Álvarez llega a costar US$ 300. "Si le sumaras mano de obra serían 600 dólares más", comentó.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...