Cargando...

Nacional > SIGNOS Y SÍNTOMAS

Cómo saber si tenés sarampión y otros mitos y verdades sobre una enfermedad que regresó

El MSP recomienda que toda la población verifique que se encuentra correctamente inmunizada 

Tiempo de lectura: -'

09 de abril de 2019 a las 15:10

Pasaron veinte años sin que Uruguay tuviera diagnósticos activos de sarampión dentro del país, pero el jueves pasado se rompió la racha. Un turista ruso importó el virus a fines de marzo, cuando cruzó enfermo desde Buenos Aires a Montevideo en barco, y contagió en ese trayecto a una mujer uruguaya quien, al poco tiempo de pisar tierra, comenzó a manifestar los primeros síntomas patológicos. A la fecha hay un segundo caso autóctono confirmado.

El Ministerio de Salud Pública (MSP) advirtió a la población sobre el peligro que implica el sarampión, aunque distinguió que todavía no existe un estado de alerta epidemiológica.  “No es una situación de alarma, sino de información”, afirmó el jueves pasado el ministro de Salud, Jorge Basso, cuando exhortó a la ciudadanía  a que verifique en su carné de vacunas si está inmunizada contra la enfermedad. Aquel que no se encuentre al día, dijo, debe vacunarse cuanto antes.

El sarampión es una patología altamente contagiosa que se transmite por el aire. El 90% de las personas no inmunizadas que respiran cerca de una infectada adquieren la enfermedad que, además, se propaga desde la tos y estornudos. De hecho, el virus puede vivir en el aire hasta dos horas después de que una persona enferma haya estornudado. Si otros respiran ese aire o tocan una superficie contaminada y luego pasan su mano por la nariz o la boca, tienen grandes probabilidades de contraer la enfermedad, advirtió el MSP. 

Síntomas

El virus del sarampión empieza a manifestarse con un simple malestar corporal. “Un cuadro de cansancio puede presentarse antes de que el paciente haga fiebre”, explicó a El Observador Alicia Cardozo, infectóloga grado 4 de la Universidad de la República y jefa de Servicios de Cuidados Moderados del Hospital Español.

A las 24 horas de que el paciente se siente decaído, entonces, comienza a subir la temperatura corporal hasta llegar a los 40 grados, aproximadamente. “Acompañado de eso, los ojos empiezan a ponerse moderadamente rojos. Aparece como una pequeña conjuntivitis que dejará a los ojos con un aspecto brilloso y un poco de tos”, apuntó la infectóloga.

Cardozo advirtió que si se toma algún medicamento para bajar la fiebre, como ibuprofeno o paracetamol, por más de que la temperatura del cuerpo se reduzca, la evolución del virus continuará su curso. Y el siguiente paso serán las manchas en la piel. 

A los dos o tres días de haber contraído la fiebre aparece una erupción roja en forma de sarpullido. “Se ven claramente manchitas rojas. No tiene nada que ver con una picadura de mosquito ni con una lastimadura. Es una erupción con una pequeña elevación que puede causar picasón, aunque muy poco”, detalló Cardozo y agregó que, a veces, puede también sangrar levemente.

El sarpullido se manifiesta primero atrás de las orejas y, de a poco, comienza a descender de la cabeza para abajo. Si bien afecta a todo el cuerpo, el tronco es quizá la zona corporal con mayor enrojecimiento, dijo.

“Al tercer día las manchas comienzan a irse. Primero se vuelven un poco más blancas, luego con un tono amarronado y al final se escama hasta desaparecer por completo”, apuntó la médica. Se van de la misma manera en que aparecieron, dijo, primero las de la cabeza y luego las del resto del cuerpo. Asimismo también puede aparecer un cuadro con diarrea.

El sarampión no es un resfriado

Es probable que aparezcan resfrios en estas épocas, ligado al cambio de temperatura y a la llegada del frío, comentó Cardozo. “Eso no es sarampión. Puede ser una gripe y contra eso también hay que vacunarse”, distinguió. El cuadro del sarampión está “clamramente definido” por la conjuntivitis, la erupción cutánea y la fiebre. Ante cualquier duda lo adecuado es consultar al médico.  

A vacunarse 

“Todos debemos estar inmunizados contra el sarampión. Es muy fácil. Los que nacimos antes del 1° de enero de 1967 no vamos a contraer la enfermedad porque en esa época circuló mucho el virus y es probable que todos lo hayamos contraído. No importa si la tuvimos con tres años y ahora tenemos más de 60. Ya estamos inmunizados. Los demás a vacunarse”, insistió la infectóloga.

El resto de la población debe corroborar en su carné de vacunación si se le aplicó las dos dosis que prevé el sarampión. En caso de que no dispongan de esa información deben acudir a un centro vacunatorio igualmente a pedir el inyectable. Es gratuito y se aplica únicamente presentando la cédula de identidad. 

Los extranjeros que viven en Uruguay y no tienen cómo verificar su vacunación deben igualmente asistir a un centro de salud. “Es muy sencillo, todo el que no pueda comprobar que tiene las dos dosis contra la enfermedad, debe vacunarse y listo”, puntualizó la médica.

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...